POLÍTICA Y OPINIÓN

Noticias desde el Oriente del Planeta Tierra.

Por Eugenia Roldán Vera - 2 de Enero, 2016, 10:46, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

Diciembre 2015. Las piedras en Jerusalén tienen una energía de dogma y de muerte, de conflicto, de muros, de lamentos y de sangre. El cristianismo, el islam y el judaísmo son herencias demasiado pesadas que, más que convivir, acentúan las diferencias de los habitantes de la ciudad ya de por sí partidos por muros y leyes. Es difícil elevar el espíritu ahí. En Belén, la energía es de madre tierra, cálida, acogedora, muy sencilla. En las montañas de Jericó la roca contiene al espíritu que quiere salirse y volar. En el valle, entre el desierto y el oasis, se alza el monumento palestino al retorno. El mar muerto, donde las piedras flotan antes de caer al agua, no es de nadie; es de la sal y de la neblina y del aire. Todo en esta tierra está transido por el dolor y la esperanza, la historia que no termina, el amor, el odio y la injusticia.

La literatura como mercancía

Por Leócrates - 31 de Diciembre, 2015, 11:35, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

(30/XII/2015) Hoy si ha estado muy mal la venta: tan solo un libro y muy barato. De repente decido a darle rienda suelta a una idea que ya traía y me pongo a buscar varios libros con precios entre 45 y 75 pesos. Dicen que no hay cosa peor que un idiota con iniciativa, pero hoy amanecí con algunos gramos de autoestima. Una vez que tengo tres docenas los amontono cerca del aparador con un letrero que dice $50 pesos. Para no verme gandalla con mi empleador, "dono" tres libros míos algo maltratados, uno de Eco y dos de García Márquez (para también correr riesgos y pagar mi parte de responsabilidad). En menos de lo que aletea un colibrí, El nombre de la rosa pasa a otro dueño. El nuevo dueño, en cuestión, es un muchacho de unos 20 años que venía buscando "algo que leer". Le platico someramente la trama de la famosísima novela de Eco y le brillan los ojos, saca su billete y sale disparado; conozco ese comportamiento, hace tiempo yo era así y me devoraba los libros con un hambre de niño de hospicio intelectual.

Viene un señor de edad y me pide algo de algún ganador del Nobel, le ofrezco los de García Márquez y me dice que no, que ya le perdió el gusto, no el respeto pero sí el gusto. Me viene a la mente Solschenitzin para recomendárselo, pero no digo nada. Entre el montón de libros de 50 pesos encuentra uno que se títula Cinco novelas clave de la literatura hispanoamericana de un tal Antonio Sacoto, lo hojea un poco, ve el índice y me dice: -"Este". -"Las he leído todas, sabe usted...creo que va a ser interesante conocer la opinión de otra persona sobre estas maravillosas obras". Le respondo que sí, que seguramente va a ser muy interesante porque "no sólo son cinco novelas clave de la literatura hispanoamericana sino de la literatura universal". Entablamos charla entonces sobre las exquisiteses de las letras y terminamos hablando sobre El Quijote. Me dice:-"Nunca he podido pasar de los molinos de viento". -"Yo sí, pero nunca he llegado al final...¿Sabía usted que en este año se cumplen 400 años de la publicación de la Segunda Parte del Quijote?...¡No! Pues así es, en un inicio, El Quijote no era tan largo como lo fue después y, de hecho, es posible que sea la primera novela propiamente dicha en donde los personajes principales tienen un desarrollo psicológico complejo, antes de eso, los Míos Cid y los Roldanes eran cantares de gestas, siempre de los personajes de la nobleza y siempre de los vencedores...a Don Quijote y a Sancho Panza, el choque con la realidad los va moldeando, los va transformando a lo largo de la trama de sus singulares aventuras, no terminan siendo como eran...".

La presencia de un nuevo cliente me detiene de mis desquiciadas disertaciones y me tengo que despedir del cliente anterior. No me molesto, al fin de cuentas mis esquizofrénicas opiniones no deben ser fomentadas por más de algunos minutos. Me dispongo a atender a otra persona con no sé qué gustos, intereses o manías. Y resulta ser un individuo muy chistoso y muy grosero; me pregunta por un título que no está y luego me pide que le recomiende algo "interesante de a de veras". A todo lo que le sugiero dice que no de forma tajante y altanera. La neurosis ajena me divierte mucho, por eso digo que es muy chistoso, pero después de un rato de intentar atenderlo me comienzo a impacientar tratando de que no lo note. Casi a punto de sacarme de quicio, abruptamente decide irse y yo vuelvo a respirar a todo pulmón. ¿Y esos corajes quién me los paga?

Llega una señora, pone dos bolsas llenas de libros sobre aparador y me pregunta a quemarropa: -"¿Cuánto me da...? Y tenga en cuenta que ya soy clienta...". Reviso el material. Nada extraordinario, sólo una que otra cosa de interés general. De hecho, le devuelvo más de una tercera parte porque son libros de texto escolar, carísimos en su temporada, pero comercialmente insignificantes después de su uso. Hasta abajo encuentro Caballo de Troya 1 y 2 junto con Azteca de Gary Jennings (que se lee en México mucho más que La visión de los vencidos de León Portilla). No es literatura que me atraiga, pero esos tres títulos están en la lista de "cotizados". Le digo: -"Le doy $50"-"No; quiero $100 de menos, fíjese que vienen dos caballos de Troya y un Azteca...". No sé porque carambas, pero me surge un impulso que no puedo detener y con toda la intención de hacerla enojar le pregunto irónicamente: "¿Están buenos? ¿De qué se tratan?". Se me queda viendo como si yo fuera marciano. Me carcajeo para mis adentros, pero no se lo hago notar...-"Le doy 60". -"70 y órale!". -"Va que va". Le pago y me dice: -"El otro señor me daba más". No le creo en lo absoluto, yo apenas soy aprendiz en esto de comerciar con libros y sé que precisamente ese es el negocio de los libros usados: comprar lo más barato posible y vender lo más caro que la demanda de los clientes y la moda lo permita. Pero total, no lo hice tan mal para ser la primera vez.

Llevo los libros al área de nuevas adquisiciones, anoto el gasto y una brevísima descripción del lote comprado; acto seguido, pongo el Caballo de Troya I en el aparador y casi me lo arrebata un cliente. Como está muy maltratado, se me ocurre decirle: -"$70". El individuo saca el dinero y paga sin chistar y se va. ¡Ver para creer!

¿Y yo de qué me quejo si, hace algunos años, para conquistar a una ladie pseudointelectual me tuve que echar tres libros de Coelho al hilo y decirle que eran una maravilla? Además me la pasé muy bien con ella y los libros los canjeé después con un amigo por Las variedades de expériencias religiosas de William James. La vida es muy corta como para asesinar a todo aquel que no haya leído a Nietzsche.

Hablando al chile, también hay veces en que me la creo que el universo entero conspira para que yo logre mi leyenda personal. Nomás que en mi caso, el azotón con la vida real cada vez es peor. Lo que sí es indiscutible es que existe una enorme demanda de literatura como moda, como mercancía en el mercado de las personalidades. Pero aquí no estoy para juzgar las lecturas de nadie, cada quien puede tener las patologías literarias que le vengan en gana y la simple estrategia de venta dio resultado y salvo el día. Mañana otro día será.

Visiten:Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul

Reflexiones del hijo de Pablo Escobar Gaviria

Por Chobojo Master - 7 de Agosto, 2010, 22:50, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

Enviado por Julio Torres Jiménez

El 10 de diciembre se estrenó en Colombia el documental "Pecados de mi padre", dirigido por Nicolás Entel (a México llegará en 2010). Es la primera vez que, tras 15 años de exilio en Argentina, acepté romper mi silencio y contar mi vida junto a mi padre, Pablo Escobar, el más importante narcotraficante colombiano de los últimos tiempos.

Son muchas las razones que tuve para salir ahora a la luz pública. Con mi largo silencio quise mostrar mi respeto absoluto a las víctimas de mi padre, a todo mi país. Aproveché este largo tiempo para poder encontrarme a mí mismo como persona, en busca de una propia identidad y sabiendo que nada crece bajo la sombra de un gran árbol como la de mi progenitor. Elegí y decidí, humildemente, reinventarme como ser humano y estudié dos carreras universitarias: soy arquitecto y diseñador industrial. Me preparé por años para la construcción de sueños, no para la destrucción.

Con dolor he aprendido a separar al padre del Pablo Escobar que recuerda la mayoría. Jamás podría renunciar al amor que como hijo le profeso, pues además lo recuerdo siendo un padre que me cantaba las canciones de Topo Gigio y me inventaba cuentos para dormirme, me enseñó a jugar al fútbol, a montar en bicicleta, en moto y hasta en elefante. Me enseñó a ser un hombre de palabra, decía que la palabra era un contrato. Lo acompañaba a los barrios marginales a donar decenas de canchas de fútbol y polideportivos, vi cómo crecía su proyecto de construir 5,000 viviendas equipadas para regalarle a estas familias que vivían en el basurero municipal de Medellín y restaurar así la dignidad de las clases que nos negamos a reconocer aún hoy en la sociedad. Fue además un gran maestro de lo que no debemos hacer y es así como lo recuerdo a diario frente al espejo, debatiéndome en un duelo permanente de sentimientos explosivos y contradictorios que estoy obligado a enfrentar, buscando encontrar un equilibrio y una paz que respete la dignidad de todos sin excepción.

No es fácil, aprendí que el odio mantiene a muchos atados al pasado, y perpetúa infinitamente el dolor generado por el victimario hasta enfermarnos de violencia.

Por ello busqué una reconciliación y un perdón público ante los hijos de las víctimas más prominentes de mi padre, Rodrigo Lara Bonilla y Luis Carlos Galán. Un ministro de Justicia que se atrevió a denunciar públicamente la infiltración del narcotráfico en la vida política de Colombia, y un líder reformista seguro ganador de las elecciones presidenciales de 1990.

Además de ellos pido aún hoy perdón a cada uno de los 44 millones de colombianos víctimas de la violencia generada por mi padre. Es una larga lista, que tristemente no excluye a nadie: policías, jueces, políticos, periodistas, cientos de inocentes transeúntes que ni siquiera osaron enfrentarlo y otros narcotraficantes, pero que estuvieron en el lugar y el momento incorrecto cuando explotaban sus bombas indiscriminadamente.

Como su familia, no nos fue ajena esa violencia ni logramos escapar de ella. El primer coche bomba de la historia de Colombia explotó en mi hogar un 13 de enero de 1988 a las 05:13 horas. Allí nos encontrábamos con mi madre

Victoria Eugenia, quien tenía 28 años, mi hermanita Manuela, con escasos meses de edad, todavía no tenía ni siquiera la posibilidad de declararse inocente por no saber hablar aún. Yo tenía 11 años. Mi padre tenía para entonces un enorme poder económico y militar. Cuando vio la foto de la cuna donde dormía su hija durante la explosión que destruyó los vidrios de todas las viviendas de Medellín en un kilómetro a la redonda, enloqueció de violencia y respondió con ferocidad. Una sola bomba contra su familia lo hizo ordenar la explosión de más de 200 bombas por todo el país hasta casi lograr la claudicación de todos los poderes del Estado frente al poder del narcotráfico.

Estábamos todos ciegos y aturdidos en ese ambiente hostil. Aprendí que la vida es un bumerang, que los actos violentos generan una violencia cada vez mayor y desenfrenada, llevándonos hacia una espiral inconmensurable de maldad que luego es imposible detener, salvo por nuestra propia e íntima voluntad. Así corren aún hoy en Colombia ríos de sangre que tiñen de odio, maldad, tristeza y desazón a la sociedad. Solemos olvidar la historia, y por ello es que siempre se repite, pues insultamos así el precioso legado de las experiencias de la vida. Colombia ya era violenta antes del nacimiento de Pablo Emilio Escobar Gaviria.

La carta más difícil que escribí en mi vida fue para los hijos de aquellos líderes que prometían rescatar el país y que murieron junto a la esperanza de muchos. Allí les dije a sus hijos en la misiva enviada a principios de 2008, comprendo que nací en un ambiente fértil para la violencia, pero el legado de nacer en un ambiente tan hostil no podría ser otro distinto al de la búsqueda de la paz. No quiero repetir la historia. Recordé que "mi padre con su violencia obligó a muchas familias a exiliarse, principalmente a las suyas, ignorando que con ello se estaba también gestando en forma repentina el exilio de sus seres más queridos". Quiero tener un hijo, pero no le dejaré por ello un testamento de violencia.

Tengo el honor de estar casado con una mujer mexicana, que tiene un coraje que haría palidecer a cualquier guerrero, parafraseando a Gandhi. Ella me ha enseñado mucho sobre esas lindas y sabias tierras. Me ha acompañado en los más pétreos caminos. Es mi gran amor y así también lo es México para mí.

Adoro las rancheras y me atrae el tequila. Pero me entristece ver lo que estoy observando desde el lejano Buenos Aires, pues se parece mucho a la primera parte del documental "Pecados de mi padre".

Siento una profunda amargura de que México esté repitiendo casi literalmente esta historia, aquella de la que tanto me cuesta aún hoy hacerme cargo. Siento que la película que hoy están viviendo mis compadres mexicanos, es la misma que yo viví en Colombia exactamente en 1984, a mis siete años de edad, cuando mi padre decidió por cuenta propia mandar a asesinar al entonces ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla (Q.E.P.D.).

De ahí en más, mi país vivió una violencia sin precedentes. Ese día mi familia se desmembró para siempre, mi padre pasó luego toda su vida en la clandestinidad, el hogar por él construido no existió más. Por eso me decidí a participar en este documental y a romper el silencio sepulcral que mantuve 16 años después de su muerte, porque he vivido en carne propia el horror de una violencia sin par que no quiero para Colombia, para México ni para ninguna nación del planeta. Fui testigo, al igual que mi país, de una guerra sin cuartel del narcotráfico contra el poder del Estado que no ganó nadie, pues sólo quedamos como mudos testigos los miles de huérfanos y viudas de todas las esferas de la sociedad. La violencia no discrimina.

Comprendí que aun en las más segregadas familias (como la nuestra) hay padres, hijos, hermanas, abuelos, etc. Ahí también hay sentimientos por encima de lo machos que pretendamos ser ante otros en la vida. Veo en mi esposa a diario el fiel reflejo del tesón del pueblo mexicano. Respeto la dignidad de cada persona y no distingo entre uniformes o nacionalidades, sólo veo a ciudadanos de la raza humana y a nadie más. Sólo veo a hombres con su voluntad de sobrevivir en un ambiente donde las oportunidades son escasas y donde el hambre abunda, así como los deseos de brindarle la mínima dignidad a nuestros seres más queridos. Algunos están dispuestos a matar para no vivir en la indigencia, pero no puede haber excusa válida para generar violencia hacia nuestros hermanos a costa de nuestras necesidades o ambiciones personales.

En Medellín, mi ciudad natal, la presencia de la arquitectura y el urbanismo aplicado desde el Estado ha comenzado a aportar ejemplos de exportación de estas ideas para el mundo como una esperanza de paz para brindar dignidad, seguridad, cultura y oportunidades a los más marginados.

Creo en la arquitectura como una herramienta capaz de transformar la realidad a partir de hechos arquitectónicos concretos. Es definitivamente una herramienta eficaz para la paz. Por ello no me dedico a la política.

En nuestra vasta familia latinoamericana solemos heredar las virtudes y los pecados de nuestros padres, y es bajo esta excusa que vivimos por décadas enfrascados en unos círculos de violencia y venganzas generacionales que se repiten incesantemente. Yo no fui ajeno a esto, de hecho, al enterarme de la muerte de mi padre, a mis 16 años, caí en esos círculos y armado de ira e intenso dolor amenacé públicamente con matar a quienes habían dado muerte a mi padre.

Sin embargo, ahora agradezco a Dios que 10 minutos después me hizo reflexionar y transformar el odio para no perpetuar este aparente estilo de vida que -les aseguro- es más de sufrimientos y de persecuciones que de placer.

¿Un ejemplo? Un día la policía dispuso, sin saberlo, un control rutinario en alguna calle de la ciudad justo frente a la casa donde yo me escondía con mi padre. Ese control policial comenzó un domingo y duró siete días frente a nuestro escondite. Se nos terminaron los víveres y estábamos solos pero rodeados de millones de dólares. Aguantamos hambre mientras comprendí que el dinero del narcotráfico no servía para nada si no te podías comprar siquiera una libra de arroz con él.

La muerte de mi padre no afectó en absoluto el tráfico de drogas en el planeta, la violencia y las drogas ya estaban afincadas en Colombia y en el mundo antes de su nacimiento, y siguen lamentablemente estando aún hoy, hasta que elijamos perdonarnos unos a otros desde nuestras más íntimas fibras.

La guerra consume y derrocha inconmensurables recursos humanos y públicos. Distintos países y los enemigos de mi padre gastaron más de 3,000 millones de dólares para perseguirlo a él y su organización. Mi padre usó toda su fortuna para la guerra y para defender sus intereses, y lo que queda de ella está destruido por completo o en manos de las más diversas autoridades.

Miles de millones de dólares que podrían haber sido gastados para asegurar salud, educación y un futuro mejor y más digno para el pueblo colombiano.

La paz, en cambio, ¡es gratis!, pues sólo se requiere de nuestra humana voluntad de hacerla.

 

La camiseta de (casi) todos los mexicanos

Por Chobojo Master - 24 de Octubre, 2009, 14:18, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

 

De venta en los mejores almacenes

y

puestos ambulantes.

 

Producto de Felipe Calderón

y

El Palacio Legislativo

 

El precio incluye todos los impuestos:

IVA.(15%),

ISR. (a nueva tasa 30%),

IDE (con aumento),  

IEPS con incremento,

el nuevo impuesto del 4% a las telecomunicaciones,

el impuesto (uno más) a los cigarrillos

el IVA disfrazado de reciente creación a tasa del 2% para combatir  la pobreza,

más todos los que se les ocurran (*)


En qué se usan mis impuestos

Por Chobojo Master - 11 de Febrero, 2009, 0:01, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN


Por Chobojo Master

Antes de entrar en los detalles, puedo decir que ya empezaron a despilfarrarse los dineros de toda la sociedad en la transmisión, por televisión y radio, de 24,000,000 de cápsulas publicitarias (a muchos les gusta decirles spots) para las llamadas "elecciones intermedias" y como dato de pilón, el llamado Partido Verde Ecologista, que cuida a las plantitas y animales pero apoya ferozmente la pena de muerte, "para tu seguridad", ya gastó 30,000,000 de pesos en camisetas, para promoverse...

No leyeron mal chobojos, la primera cifra se refiere a 24 MILLONES de cápsulas propagandísticas para las elecciones y la segunda a 30 MILLONES de pesos para hacer camisetas propagandísticas de un partido político, que nunca ha hecho nada honroso...

¡Qué bonito y sabroso es gastar a lo bestia cuando el dinero no es nuestro!

No creo que exista ningún país en el mundo donde se presenten aberraciones de tales dimensiones. Vivir esto es vivir una locura de dispendio; es pararse en la frontera de lo inverosímil y lo abyecto; es viajar de la inconsciencia a un terreno rayano en la estupidez.

A final de cuentas, si nos preguntamos "¿por qué tiran a la basura tanto dinero?" es obligada una respuesta, única -¿cuál otra podría haber?-: "Porque es un negocio estupendo, que le llena la bolsa a muchos" y enajena de maravilla a la raza (incluyendo, por supuesto, a la clase media, que siempre se considera a sí misma "especialísima", bordada a mano con hilos de oro, casi, casi poseedora de la verdad divina).

Esto, por supuesto, les vale queso a los políticos; ellos continuarán en la búsqueda incesante de triunfos electorales, porque, de alcanzarlos, pasarían a formar parte de la grey maldita que tiene acceso al "botín" llamado México. Ya sentados en sus curules, o en sus butacas de cuero, dictarán y ordenarán mafufada y media, pero lo más importante es que dispondrán de nuestros impuestos acomodados en múltiples partidas contables que manejarán a su total antojo.

Entre otras cosas, chobojos, que no son para nada de beneficio social, nuestros impuestos sirven para:

  • Pagar los sueldos injustificados, verdaderamente estratosféricos, de los funcionarios de primer nivel *.
  • Cubrir todas y cada una de las prestaciones y canonjías de dichos fulanos. Conózcanse,  entre un "bonche, buti, guato, chingo, madral", algunas de ellas:
    • Que se les compren automóviles y/o camionetas, último modelo, pero nada que emule o recuerde a los viejos Volkswagen o automóviles similares, chiquitos, ¡no! Los vehículos deben ser algo "decente", acordes a su nivel: supervehículos, flamantes y apantallantes, con accesorios chidos, muy exclusivos.
    • Gastos de automóvil: gasolina, servicios de mantenimiento preventivo, reparaciones, accesorios de seguridad, pago de cuotas por uso de autopistas, seguro contra robo y daños materiales...
    • Pago ilimitado de teléfonos celulares y radio teléfonos, con conexión a Internet, obligada, para que puedan leer sus correos (algunos traen chistes muy buenos y no se los pueden perder).
    • Bonos extraordinarios sustanciales por haber hecho "nada extraordinario" (en muchas ocasiones mayores que sus salarios).
    • Choferes, secretarias(os) personales, recepcionistas, edecanes, guaruras...
    • Seguros de vida, de accidentes y enfermedades, incluyendo la cobertura familiar
    • Atención médica privilegiada en instalaciones nacionales y extranjeras.
    • Períodos vacacionales pagados sin pichicateses...
    • Presupuesto, amplio, para la celebración de comidas y "tomidas", tan necesarias para fortalecer sus relaciones públicas, llegar a acuerdos y hacer sus negociaciones. El billete asignado a este rubro no es para comer en el mercado o en la fonda de la esquina; al contrario, es para lugares "top class". De otra forma los podrían confundir con Juan Pueblo y eso no es conveniente.
    • Viáticos suficientes para poder viajar, siempre en primera clase, hospedarse y comer como Dios manda, en hoteles de cinco estrellas o en los grandes "resorts"no como si fueran ciudadanos de salario mínimo. ¡Faltaba más!
    • Aguinaldos, regalos de fin de año (Por ejemplo: lap tops con tecnología de punta  o relojes rolex, cuando menos).
    • Una lanita, que más bien es lanota, para su jubilación....
    • Faltas pagadas, ausencias de cualquier índole, también pagadas, días de comisiones, permisos especiales... Los cuates estos pueden faltar cuando se les pegue su rechintola (por no decir su rechingada) gana (podría decirse que este Master es mal hablado) y de cualquier forma cobran íntegro su sueldo.
  • Que ellos, los políticos, organicen y lleven a cabo lindas y espléndidas "Pasarelas" para su lucimiento personal en cuanto lugar y país se les ocurra, porque: "es muy importante tener una presencia internacional".
  • Atenderse de lo lindo es grandes Banquetes de lujo, con menús principescos, mantelitos individuales tejidos con preciosismo, chupe de primera, e ilimitado, bellos y agradables adornos exclusivos, fuegos pirotécnicos "fríos" en sus mesas, globitos y globotes, bocadillos, caviarcito, salmoncito ahumado, conjuntos musicales y artistas de moda, sin faltar los recuerdos, que deben ser "muy originales" de la celebración...
  • Pagar giras, giras y más giras, a cada rato y a todas partes, para ofrecer el país en bandeja de plata, en un marco de sonrisas y protocolos, a los capitales extranjeros... porque es importantísimo que la imagen de México, bla, bla, bla... para atraer a los inversionistas y más bla, bla, bla...
  • Pagar la presencia en costosísimas Ferias y Exposiciones, en cuanta fecha se les ocurre, siempre con el mismo argumento: La presencia de México, bla, bla, bla...
  • Pagar, sin escatimar en nada, los "Eventos Especiales" de cuanto se les pueda ocurrir hasta una celebración de "El día que se castraron las moscas a machetazos", o para homenajear a la "Viejita de oro, corredora y saltadora, excelentísima matriarca del deporte", o para salir en la tele dándole a los jodidos su atole champurrado y sus tamalitos -verdes, rojos y de dulce- el "Día del niño" en la residencia presidencial de Los Pinos...
  • Pagar a una barahúnda (un montón, quiero decir) de argüenderos profesionales que se cuelan en todas partes, que chismorrean con cuanto fulano tiene nexo con medios políticos televisivos o empresariales, que intentan influir y convencer a los más que pueden para apoyar  o defender tal o cual "magnífica e original y maravillosa iniciativa" (tal vez para alcanzar una marca histórica). Es una belleza la lana que se suelta de manera espléndida en los famosos "Cabildeos". ¿Dónde? La respuesta es obvia: en México, en los Estados Unidos o en cualquier parte del extranjero que se considere necesario.
  • Pagar la publicidad que se hace dentro de nuestro México, y en el extranjero, para apoyar y difundir las acciones y hechos gubernamentales, las más de las veces demasiado impopulares, incluso francamente rechazadas dentro del país, pero que benefician a los núcleos de grandes capitalistas, nacionales y ajenos.
  • Pagar, incluídos los viáticos siempre acordes al nivel de los "simpáticos y eficientes políticos", los cursos especializados para ganar elecciones. De preferencia que sean impartidos en algún estado de la unión (norteamericana, claro está) y que induzcan y enseñen a los asistentes al uso de los recursos "sucios" para desprestigiar a los opositores y confundir o alterar la claridad que pudiera tener la opinión pública.
  • Pagar los fletes de aviones (charteres) para incluir las abultadas comitivas, que siempre acompañan a esta caterva irrefrenable, de marcadísima conducta despilfarradora, que gasta el dinero a manos llenas, sin molestia alguna de conciencia. Es inevitable, en las dichosas comitivas nunca pueden faltar los pegotes, los familiares, los cuates, los funcionarios de otras dependencias, las secretarias o las asistentes "preferidas" y uno que otro vivales que logró colarse, gracias que tiene un cuate o un "contacto" en....
  • Dar donativos a organizaciones privadas que hacen, a veces muy pinchemente, actividades de cobertura social que son obligación primaria del gobierno.
  • Realizar Festivales populares para promover la imagen de políticos y sus allegados.
  • Adquirir armamento y pertrechos para la lucha contra el crimen organizado, sin  que tengan límite ni llenadero los titulares de las dependencias involucradas. Las "necesidades" se dimensionan hasta lo inverosímil, igual que los resultados que dicen se han obtenido, aún cuando la realidad, ¡esa necia maldita!, diga exactamente lo contrario: ¡Que van perdiendo! Si esto no fuera cierto ¿cómo se explica entonces que cada día que pasa el reguero de muertos por todo el país aumente de manera sostenida?
  • Realización de propaganda permanente, en cantidades abusivas, de lo que dice el gobierno que ha hecho (¿?). Las interrogaciones entre paréntesis son procedentes porque no se sabe de nada concreto que haya sido realizado en beneficio de la sociedad mexicana, absolutamente nada, por más que hablen.
  • Gastar miles de millones de pesos, con generosidad inusitada y de manera oprobiosa, en algo que llaman democracia y que en realidad se reduce a la elección de ellos -políticos de ambición desmedida, sonrientes y verbeadores-, que hasta ahora han sido las principal desgracia del país y que pueden ser considerados, nadie lo duda, como los principales causantes del saqueo, merma y depredación del país.
  • Dar donativos a la Iglesia, disfrazados en los últimos tiempos como inversiones para una vaina que bautizaron con el nombre de "Turismo religioso". Los "acólitos del diablo" (me refiero, para que no quede duda alguna, a los sacrosantos ministros, los "padrecitos", de la "santa madre iglesia"), por supuesto, están de plácemes y quieren más.
  • Trasladar los dineros públicos, disfrazados de donativos a instituciones privadas con directivos de dudosa integridad, y no sólo eso, hay casos que se hicieron públicos de probada indignidad: Compra de tangas, inducción al desnudismo de las asistentes a un "evento" público, noches de alcohol y cotorreo...
  • Pagar las jugosísimas pensiones vitalicias, guardias de seguridad y otras gracias a los expresidentes del país.
  • Pagar cientos de miles de llamadas telefónicas, millones de cartas a color –siempre desagradables, por cierto- y sus correspondientes portes postales, para promover las caritas de los políticos, con frases inevitablemente absurdas, incluso de evidente "poco seso".
  • Pagar millones y millones de pesos en encuestas de opinión –siempre a modo- que, finalmente, no logran convencer a nadie, pero que sí le dan a ganar a los despachos de los cuates verdaderas carretadas de dinero.
  • Gastos que no tienen fin, al sustituir equipos tecnológicos a cada rato, aunque no sea necesario. Las computadoras, y las licencias de software es uno de los campos de su preferencia, dejando de lado los estándares, la normatividad e las adquisiciones, etc.
  • Pagar a los banqueros los intereses de la belleza del FOBAPROA, cuyas siglas, para que no se nos olvide, significaban: FONDO BANCARIO DE PROTECCIÓN A LOS AHORRADORES. Se les han pagado a los "tan honrados y bondadosos" banqueros, más de 700,000,000,000 (setecientos mil millones de pesos) y el asunto tiende ad infinitum, Aunque ya se sabe que este inmenso fraude era para "rescatar a la banca mexicana", hoy todos sabemos que eso ya no existe. Los bancos son de extranjeros con excepción de Banorte y los agio-bancos de los amigos (Banco Azteca, por ejemplo). Es claro que a los ahorradores no se les protegió para nada, pero sí se beneficio escandalosamente y de manera anticonstitucional a los pobrecitos banqueros... felipe (de jesús calderón hinojosa) propuso un FOBAPROA MUNDIAL en la reunión reciente de Davos, en Suiza. Sólo merece un ¡JA!
  • Pago a la iniciativa privada por los rescates carreteros...
  • Pago a la iniciativa privada por el rescate azucarero...
  • Reducirle los precios del gas y la energía eléctrica a los más ricos: industriales y grandes consorcios tanto mexicanos como extranjeros.
  • Y un etcétera inmenso, larguísimo, de aberraciones, cinismo y abusos...

 

DECENAS DE MILES DE MILLONES DE PESOS DE MIS IMPUESTOS SE VAN EN ESTO,

Y POR SI FUERA POCO, AHORA HAY QUE TRAGARSE:

"24 MILLONES DE CÁPSULAS PROPAGANDÍSTICAS

¿NADA MÁS PARA ELEGIRLOS?"

¡ES EL COLMO!

 

Esto es México, Chobojos, así se gobierna, así se han hecho las cosas. Eso nada más, hasta que los ciudadanos ya no aguanten... Alguien podría animarse a estimar ¿Cuánto falta?

 

DEJEN SUS COMENTARIOS.

Tecleo: Chobojo Master

chobojo_master@hotmail.com

 

* Para el caso que tratamos, los funcionarios a que se refiere esta entrada van desde el presidente de la república, los gobernadores estatales, secretarios de estado, subsecretarios y puestos homólogos, como pueden ser los directores de las empresas paraestatales o institutos, magistrados de la corte, etc. No se excluye del extraordinario dispendio a diputados, senadores o funcionarios públicos no electos de manera popular, pero sí colocados en los altos niveles de las estructuras del gobierno por los "ganadores".


El Pacto

Por Chobojo Master - 10 de Enero, 2009, 12:45, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

Por Chobojo Master

Chobojos todos: Nos hemos convertido en un país de puros rollos, choros diría Leonel Puente, colaborador permanente de este proyecto cultural. En la actualidad la manera de gobernar se da a puros microfonazos y pantallazos de televisión

El verbo, y sólo el verbo, es la carta de presentación de todos los políticos de Chobojotlán ­–el país donde prevalece la maldita realidad– desde el titular del ejecutivo hasta el lambiscón más insignificante de esa ralea depredadora, y no solo eso: el verbo es la receta de todos los días para querer convencer a la raza a como dé lugar de que todo va de maravilla en Fecalgangueo(1) –país virtual donde todo es bonanza, donde todo es mejoría (que nadie ve), donde siempre se rompen marcas históricas y donde el futuro (allá por el 2040) será de pura luz, como si el creador del universo nos alumbrara.

Dice el dicho: "prometer no empobrece, dar es lo que aniquila" y eso es lo que nos hemos tragado por más de un cuarto de siglo: puras promesas, puro rollo, puro verbo, puro choro... demasiadas mentiras también.

Cuando el mundo entero se da cuenta y vive una de las más inquietantes crisis económicas, para nuestros enriquecidos políticos aquí no pasa nada, todo sigue un curso suavecito, increíblemente bello y hermoso, paradisíaco, de poca jefa (madre).

Finalmente hay una "pequeña reaccioncita", como si se tratara nada más de una muy oportuna prevención, -casi, casi "por si las moscas"- y no sólo eso, sino que nos presentan acciones "maravillosas" para "fortalecer la economía", ayudar la "los que menos tienes" (léase fregadaje), planes de infraestructura que "apoyarán la creación empleos" y toneladas de gua-gua-gua.

Por supuesto, no podía faltar la celebración de un pacto, y así, hoy se ha creado el "Acuerdo Nacional en Favor de la Economía Familiar de la autoría de Fecal & Co.  (felipe calderón y colaboradores).

Llevamos más de 25 años con pactos. El primero nació con el presidente gris, miguel de la madrid hurtado (así con minúsculas, ninguno merece más) y han continuado de manera ininterrumpida hasta el día de hoy. Hay que decir que los resultados para la población han sido igual a cero, no así para el eterno círculo de cuates y grandes capitalistas nacionales y extranjeros.

Alonso Marroquín Ibarra, chobojo insigne, compuso la canción "El Pacto", cuando se firmó aquel primer acuerdo nacional: El pacto de Solidaridad –bombos y platillos incluídos en el evento-. Su contenido, crítico desde aquellos años, tiene una vigencia asombrosa.

Échenle una leída y digan si no es así.

Este Master le ha solicitado al autor una grabación de la mentada canción para que esté disponible en Audio Chobojos.

Por hoy y siempre: Chobojos sean

Para pactos, Satanás. Ése sí cumple: Chobojo Master

 

El pacto

L y M de Alonso Marroquín Ibarra

 

Yo no veo sufrir al patrón;

sigue siendo tan rico como antes.

Yo no veo más pobre al cacique,

al político o al comerciante.

 

Todos ellos tienen grandes casas,

tienen muchos sirvientes y coches.

Yo no veo que algo les falte;

al contrario, sólo veo derroches

 

Solidaridad, ¿con quién o pa' qué?

¿Solidaridad con qué?

Solidaridad, ¿con qué o pa' quién?

¿Solidaridad con quién?

 

Día a día se acaban mis fuerzas

en la fábrica o allá en la tierra,

y pasito a paso, como pasa el tiempo,

todo se lo llevan y nada me dejan.

 

Nuestros hijos no tienen futuro,

a no ser que se vuelvan esclavos.

Pa' mi Patria el cielo está re oscuro

'toy pensando... mejor la cambiamos

 

Solidaridad, ¿con quién o pa' qué?...

 

Con estos salarios se trabaja gratis;

para el campesino hay garantía de hambre;

créditos bancarios pero no a los pobres,

y pa'l que proteste un rato en la cárcel.

 

Los que están arriba están haciendo pactos,

'tan haciendo pactos contra nuestro pueblo.

Todos los jodidos démonos las manos,

y empujemos recio que éste es nuestro suelo

 

Solidaridad, ¿con quién o pa' qué?...

 

 

1  Vocablo compuesto de las silabas iniciales del nombre de Felipe Calderón y gangueo (lugar), terminación que tienen muchos poblados en el estado de Michoacán de donde es oriundo el actual titular del poder ejecutivo federal (también le llaman presidente del país).

Entendiendo la Bolsa de Valores

Por Enviado por Pascual Pérez - 15 de Octubre, 2008, 12:00, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

Enviado Por Pascual Pérez

Una vez llegó al pueblo un señor, bien vestido, y se instaló en el único hotel que había, puso un aviso en la única página del periódico local comunicando que estaba dispuesto a comprar cada mono que le trajeran por $10. Los campesinos, que sabían que el bosque estaba lleno de monos, salieron corriendo a cazar monos. El hombre compró, como había prometido  en el aviso, los cientos de monos que le trajeron a $10 cada uno sin chistar. Pero, como ya quedaban muy pocos monos en el bosque, y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron interés, entonces el hombre ofreció $20 por cada mono, y los campesinos corrieron otra vez al bosque.

Nuevamente, fueron mermando los monos, y el hombre elevó la oferta a $25 y los campesinos volvieron al bosque, cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.

Llegado  a este punto, el hombre ofreció $50 por cada mono, pero, como tenía  negocios que atender en la ciudad, dejaría a cargo de su ayudante el negocio de la compra de monos.

Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles: Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección. Yo les ofrezco  venderles a ustedes los monos por $35, y cuando el Jefe regrese de la ciudad, se los venden por $50 cada uno.

Los campesinos juntaron todos sus  ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula, y esperaron el regreso del 'Jefe'. Desde ese día, no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida.

Ahora tienen ustedes una noción bien clara de cómo funciona el Mercado de la Bolsa de Valores. ¡Mucha suerte en sus Inversiones!...

Una vez llegó al pueblo un señor, bien vestido, y se instaló en el único hotel que había, puso un aviso en la única página del periódico local comunicando que estaba dispuesto a comprar cada mono que le trajeran por $10. Los campesinos, que sabían que el bosque estaba lleno de monos, salieron corriendo a cazar monos. El hombre compró, como había prometido  en el aviso, los cientos de monos que le trajeron a $10 cada uno sin chistar. Pero, como ya quedaban muy pocos monos en el bosque, y era difícil cazarlos, los campesinos perdieron interés, entonces el hombre ofreció $20 por cada mono, y los campesinos corrieron otra vez al bosque.

Nuevamente, fueron mermando los monos, y el hombre elevó la oferta a $25 y los campesinos volvieron al bosque, cazando los pocos monos que quedaban, hasta que ya era casi imposible encontrar uno.

Llegado  a este punto, el hombre ofreció $50 por cada mono, pero, como tenía  negocios que atender en la ciudad, dejaría a cargo de su ayudante el negocio de la compra de monos.

Una vez que viajó el hombre a la ciudad, su ayudante se dirigió a los campesinos diciéndoles: Fíjense en esta jaula llena de miles de monos que mi jefe compró para su colección. Yo les ofrezco  venderles a ustedes los monos por $35, y cuando el Jefe regrese de la ciudad, se los venden por $50 cada uno.

Los campesinos juntaron todos sus  ahorros y compraron los miles de monos que había en la gran jaula, y esperaron el regreso del 'Jefe'. Desde ese día, no volvieron a ver ni al ayudante ni al jefe. Lo único que vieron fue la jaula llena de monos que compraron con sus ahorros de toda la vida.

Ahora tienen ustedes una noción bien clara de cómo funciona el Mercado de la Bolsa de Valores. ¡Mucha suerte en sus Inversiones!...

¿Por qué el peso se devalúa?

Por Chobojo Master - 11 de Octubre, 2008, 15:46, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

Por Chobojo Master

 

¡Esos chobojos! ¿Cómo les va de crisis? ¿Todavía no la ven o no la sienten? ¿Todavía no son conscientes de lo que está pasando? ¿Sólo ven en la televisión los reportes de que todo está de la rechintola en la economía mundial?

El presidente mexicano Lipe Calderón (Lipe porque la Fe ya se perdió), y Agustín Carstens, su Secretario (ministro) de Hacienda, dijeron inicialmente que lo que estaba pasando en Gringolandia no nos haría ni cosquillas. En estos momentos el peso mexicano se ha devaluado sabroso. Hace poco se pagaban 10.50 pesos mexicanos por dólar norteamericano y en estos días ha llegado hasta 15.00 por billete verde.

Si el dólar se devalúa frente a otras monedas y nosotros siguiéramos pagando los mismos pesos por él, significaría que también nuestro peso se está devaluando frente a esas monedas “duras”, pero el hecho de que además se devalúe frente al dólar significa que la cosa está verdaderamente de la chi...fosca.

Sin tirar más rollos, veamos y reflexionemos sobre lo siguiente.

Si en lugar de invertir en el campo para producir alimentos, se compran a cualquier precio en el exterior, la economía de debilita.

Si siendo un país petrolero, se desmantelan las refinerías, no se construyen nuevas y se le compra la gasolina en Estados Unidos en lugar de producirla nosotros, la economía se debilita.

Si la mayoría de las exportaciones tienen como destino final a Estadios Unidos y ese país entra en crisis, las ventas bajan y nuestra economía se debilita.

Si el precio del petróleo baja y el gobierno se mama la mayoría de esos ingresos para el “gasto público”, la economía se debilita.

Si el fisco exonera a los grandes capitales y les deja de cobrar decenas de miles de millones de pesos de impuestos, la economía se debilita.

Si el gobierno, que se dice enemigo de los subsidios, les otorga todo tipo de beneficios y precios bajos a las grandes empresas, nacionales y transnacionales, la economía se debilita.

Si no se resuelve el eterno, casi infinito, problema del empleo, y su justa retribución, el mercado interno seguirá estancado, casi inmóvil y la economía se debilita.

Si los paisanos que han migrado al otro lado de la frontera (a Estados Unidos) en busca de un mejor modo de vida se quedan sin empleo, dejan de enviar sus “remesas” a sus familiares (hablamos me miles de millones de dólares). Los dólares que la gente deja de recibir no serán gastados en el mercado interno. La economía se deblita.

Si en lugar de fomentar la investigación y la aplicación de tecnologías nacionales, se sigue comprando y dependiendo de las tecnologías extranjeras, nos convertimos en un país dependiente (ya lo somos) que tiene que pagar “al precio que sea” equipos y recursos vitales para la sociedad actual. La economía se debilita.

Si se sigue con empeño obstinado en traer capitales extranjeros a nuestro país (las inversiones de capital extranjero son pavorosas) lo único que se logra es “extranjerizar” nuestra economía, tener cada vez menos en nuestras manos. La economía se debilita.

Si todo se quiere resolver en los niveles macroeconómicos (súper empresas nacionales y, principalmente, extranjeras) que más que generar empleos (ese siempre ha sido el “supuesto”)  traen a sus ejecutivos y un montón de tecnología para “eliminar al máximo” la mano de obra, ello no resuelve ningún problema de fondo, salvo el de traer divisas con las exportaciones. Las empresas transnacionales finalmente remiten, a discreción, las “utilidades” a donde más les conviene. La salida de capitales debilita la economía.

Si se sigue con los esquemas de “rescates”: bancarios, carreteros, azucareros y demás florituras, la escasez de recursos públicos cada vez será mayor y las áreas prioritarias quedarán cada vez menos protegidas. Sin dineros la economía se deblita.

Si se tolera la forma en que operan los bancos en el país, otorgando casi solamente créditos al consumo, con tasas de interés despiadadas (hasta más del 60%) y no ejercen su función social de promover el crédito para fomentar la producción, la economía se debilita...

Si se permite la especulación financiera, dándole manga ancha a unos cuantos consorcios para que compren dólares de manera ilimitada, creando una demanda ficticia y mermando las reservas nacionales, el peso de devalúa, la economía se debilita y el país mismo puede reventar.

Bueno, chobojos, con esto, creo, es más que suficiente, para darnos cuenta de por qué a nuestra moneda se la está “cargando el pintor”.

En tiempos de luis echeverría álvarez (las minúsculas son a propósito) el dólar se compraba con 12.50 pesos y vino la primera devaluación. En el sexenio de carlos salinas de gortari (siempre con minúsculas, no merece más) el dólar costaba 3,000. A este tipo se le ocurrió quitarle 3 ceros a nuestra moneda y la paridad quedó en 3 pesos por 1 dólar. Si no se le hubiesen quitado los 3 ceros al peso, el dólar habría llegado en estos últimos días a 15,000 pescolines mexicanos. Casi nada, ¿verdad?

-Propón soluciones, no nada más digas qué es lo que está mal. Master.

-Mira, paisa, agarra cualquier punto de los anotados y en él está contenida la propuesta para resolver las cosas. Yo no soy el presidente de este país, pero, como ejemplo y por sensatez, haría fuertes inversiones en el campo, para lograr, primero, lo más importante: ser autosuficientes en alimentos... Cada punto marcado, implica la solución. Claro que es necesario que el que manda sea verdaderamente nacionalista.

Se esperan comentarios

Chobojos, sean.

Artículos anteriores en POLÍTICA Y OPINIÓN

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Julio 2017    
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog