Eya

Pudo ser de otra manera

Por Leonel Puente - 3 de Enero, 2010, 20:19, Categoría: Eya

72 – Pudo ser de otra manera

 

Eya intenta darme un beso en la mejilla. Yo la evado.  ¡Que estupidez esa de besarse en las mejillas después de haberse besado hasta las patillas! Hay que tener orgullo aunque sea por unos segundos. Y dignidad aunque sea por un ratito. Un policía salido de una dimensión desconocida se acerca y le pregunta a Eya que si la estoy molestando. La pregunta debió hacérmela a mí en todo caso. ¡A mí es a quien le molesta esa patética actitud!. Eya dice que no y el policía se me queda viendo retadoramente y luego le mira a Eya los senos con lascivia. Como este señor policía no me gustaría ser. ¡Pobre de su esposa!. Si es que tiene. Pobre y desgraciado de mí, que estoy junto al amor de mi vida y ya se tiene que ir y yo también. Al torbellino del mundo donde pertenece. Yo a mi soledad. Sería tan fácil decirle: -¡No te vayas!-. Pero llevo mas de 9 años diciendo lo mismo. Eya comienza a caminar hacia la derecha. Yo hacia la izquierda. Diestra y siniestra. Debió ser de otra manera. Pudo ser de otra manera.

 

México, D. F. Septiembre del 2003

 

Fin

Promesas de eternidad

Por Leonel Puente - 3 de Enero, 2010, 20:18, Categoría: Eya

71 – Promesas de eternidad

 

Llegamos al lugar señalado. Pago un poco mas de lo marcado. Ni las gracias me da el señor taxista y nos mira con desprecio y se asoma para ver si no dejamos tiradero. ¡Que no diera yo por tener un destino como el del señor taxista!. Con su taxímetro exacto y su esposa hacendosa y seguramente persignada. Pero no, ni sé manejar carros ni voy a las iglesias a escuchar misa. Solo me subo a ellos cuando tengo necesidad o prisa y solo voy a esos lugares porque me gustan los techos altos y las promesas de eternidad.

 

Continuará...

Extraña conversación

Por Leonel Puente - 3 de Enero, 2010, 20:17, Categoría: Eya

70 – Extraña conversación

 

Otro taxi. Una dirección intermedia entre su casa y la mía. Esta última era nuestra casa. Ahora es el lugar donde habito. La conversación es demasiado extraña. En un semáforo, un niño de la calle vende chicles. ¡Bendito querubín vestido de mugre!. -Danos dos cajas de los de menta extra-fuerte- ¡Como si con eso se arreglara el mundo! Eya no le dice por favor ni le da las gracias. ¿Cómo puede ser tan insensible?. Se supone que el insensible soy yo. Y de todas maneras el que pago fue mi bolsillo. Y ya casi esta vacío. Nos metemos un puño de chicles en el hocico. Cuando uno anda tan pior, la boca se convierte en hocico. Aunque la tía esté muy linda o el tío muy guapo. Aunque se adoren o se desprecien los dos. Y entre bombas//bombitas continua la extraña platica. Noto que el chofer nos mira por el retrovisor. Un espejo retrovisor es algo muy sofisticado. Nos mira sin saber si estamos hablando en serio o estamos representando una obra inventada pues lo que nos decimos son cosas muy inusuales entre una pareja de novios. Tampoco son usuales en una pareja de esposos. Incluso ni en la de una pareja de amantes. Es algo mas extraño todavía. Y, en especial, Eya es más descarada. Si en vez de hablar estuviéramos ladrando o maullando, creo que el conductor se sentiría más tranquilo y no nos miraría por su espejo retrovisor. No ha de tener mucho trabajando en eso de la manejada. Cosas peores existen. O en lugar de taxista debiera ser reportero. En fin.

 

Continuará...

Bien piores

Por Leonel Puente - 3 de Enero, 2010, 20:16, Categoría: Eya

69 – Bien piores

 

Se sienta y yo me voy entonces al baño. Mientras orino me entra una cruel desesperación. ¿Que tal que al salir ya no esta?. Es capaz de irse. Pero no puedo detener el curso de los acontecimientos. Menos detener el chorro. Ni modo de salirme antes de haber terminado la evacuación. Y como buen borracho, no me lavo las manos adrede. No es cierto, pero hay que intentar ser un barbaján para ver que se siente. Salgo volando como los vampiros por la que sigue. Eya ya no esta...,... Tampoco es cierto. Lo que pasa es que me gusta atormentarme. La ultima y la cuenta. Una de cada una. A saber: Una cerveza, un tequila, una copa de tinto y una de blanco. Lo echamos todo al azar. Me toco la maldita copa de blanco y el tequila. A ella entonces le toco la maldita copa de tinto y la cerveza. Mandamos al diablo el azar y cambiamos las copas de vino. Así ya no es maldita ni la una ni la otra. Con el tequila y la cerveza no hay problema. ¡Y va pa’dentro!. Traductores hagan bien su trabajo por favor. Yo fui a buenas escuelas, pero en la calle eso vale madres. Hasta sale pior. (Esta bien escrito pior: tiene una p; una i; una o y una r de rorro). Y pues bien. No solo nos cruzamos sino que nos ponemos bien piores los dos. Nos traen la cuenta. Pago y le pido que deje la propina. Eya se enoja. ¡Hasta con eso!. Siempre fue así. Borracha no iba a cambiar. Pero la deja. Y buena. Yo los gastos gruesos. Eya los regalitos. No es muy buena combinación, pero combinó. Peor hubiese sido que nos sacaran a madrazos.

 

Continuará...

Párvula boca

Por Leonel Puente - 3 de Enero, 2010, 20:14, Categoría: Eya

68 – Párvula boca

 

Eya llora con eso de la párvula boca. Y no sabe que significa párvula. Se lo explique una vez, pero no me entendió. Nunca se lo volví a explicar porque antes de que llegue la palabra ya esta inconsolable. Yo entiendo la palabra perfectamente, pero preferiría saber llorar. Pido dos copas con vino tinto. Eya pide dos con vino blanco. Nos vamos a cruzar. Otra vez. Ya nos cruzamos hace rato. Cualquier mexicano entiende el albur. Los traductores que hacen bien su trabajo para los otros idiomas no lo hacen bien para el propio. Pero ese no es el tema. De que nos vamos a cruzar, nos vamos a cruzar. Y de que nos cruzamos, ya nos cruzamos también hace rato. Pido otro flan. Y me lo trago yo. Veo su sufrimiento al verme disfrutar lo que le gusta disfrutar a Eya. Se levanta y pone un disco. El mismísimo disco y la mismísima canción. Pero no las mismísimas lágrimas. Son otras. Eya agarra su copa con la izquierda. Yo con la derecha. Mi vino esta templado; el de Eya frío frío. Algo me dice que cuando Eya tenga mi edad va a ser una ruina. Por el momento solo es seguro que yo soy el que se esta haciendo pedazos. Y que nos vamos a cruzar. Eya se va al baño. Pero no a bañarse. Aunque si hay una regadera es capaz de hacerlo de nuevo. Yo me quedo ahí mirando como anochece. Pienso que hubiera sido hermoso emborracharnos juntos alguna vez. Pero cualquier sabio o no sabio sabe que el hubiera no existe. Eya sale caminando con ese vaivén seductor. A lo mejor nomás es zigzag de niña babosa, pero dejémoslo en seductor.

 

Continuará...

Piensa en mí

Por Leonel Puente - 3 de Enero, 2010, 20:13, Categoría: Eya

67 – Piensa en mí

 

Pido otro flan. Napolitano. Se lo pongo enfrente. Con un delicioso mal gusto lo hace desaparecer entre sus preciosas fauces. Pido dos cervezas. Esas son para mí. Eya enciende un cigarro y me quita una de las cervezas. ¡Ahora ya hasta toma y fuma la desgraciada!. Alguna vez la vi encender un cigarro o tomarse una cerveza; pero la manera en que enciende y se empina no son de aprendiz. Ni tose ni se atraganta. Pido dos tequilas. Eya pide otros dos. Lo dicho: no es para convivir. Es gusto o necesidad. Pongo una canción en la rockola. Sé que va a llorar. ‘’Sabes bien que venero, tu imagen divina, tu párvula boca, que siendo tan niña me enseño a pecar’’.

 

Continuará...

Pedacito azucarado

Por Leonel Puente - 3 de Enero, 2010, 20:12, Categoría: Eya

66 – Pedacito azucarado

 

Nos metemos en el primer lugar que encontramos. Comemos con avidez. No recuerdo que era. Lo juro. Pero estaba bueno. Le pido dos flanes napolitanos al mesero. Nos sirven uno a cada uno. Pero no es así la repartición. Los dos son para Eya. Le encanta. El flan napolitano es su postre favorito. Yo pido un vaso grande con agua. Eya se los devora como si en vez de comérselos se los respirara. Me ofrece una probadita del segundo. A mi no me gustan las probaditas. Pero abro la boca y me como ese pedacito azucarado. Le pregunto que si quiere disfrutar otro. Me contesta que no porque ‘’es de mal gusto tragar tanto’’. Linda boquita. Hermosa boquita. Divina boquita. Y, sin embargo, cuando habla es tan, pero tan vulgar. La he oído decir cosas que ni el más bárbaro de la cantina se atrevería a pronunciar.

 

Continuará...

¿Resucitar o ayudar a vivir?

Por Leonel Puente - 3 de Enero, 2010, 20:11, Categoría: Eya

65 - ¿Resucitar o ayudar a vivir?

 

Me hace prometer que nos veremos cuando comience el Otoño. Yo le digo que sí, que sin duda. Pero para mí ya no hay un mañana tan claro. Siento hambre y sé que Eya también la tiene. La invito a comer. Aunque todos nos vayamos a morir, tenemos que comer. Y también beber. Agua o lo que sea. Y entonces me doy cuenta que Eya no ha cumplido su promesa. Es tan simple que me desespera que no pueda cumplirla. Tan simple como darle de comer al hambriento o de beber a quien tiene sed. Es más difícil resucitar que ayudar a vivir. Pero entonces los científicos se quedarían sin trabajo y los maestros tendrían que volver a aprender cómo enseñar.

 

Continuará...

Artículos anteriores en Eya

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Noviembre 2017    
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30    
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog