IRREVERENCIA
Marginal - Que vive o actúa, de modo voluntario o forzoso, fuera de las normas sociales comúnmente admitidas Irreverente - Contrario al respeto debido.

Respeten la imagen

Por Alonso Marroquín Ibarra - 1 de Octubre, 2010, 22:47, Categoría: IRREVERENCIA

Respeten la imagen

Pedirle ex profeso,
a los que saben leer,
que se respete la imagen
da un resultado al  revés.

Pero hay que agradecer
lo que les queda de cuerdos,
porque al menos a la imagen
no le pusieron los cuernos.

Fotografía y texto: Alonso Marroquín Ibarra


Hijos muy hijos

Por Juan Cervera Sanchís - 19 de Septiembre, 2010, 14:07, Categoría: IRREVERENCIA

¿De dónde, oh, sí, de dónde;
de dónde salen, ay, tantos hijos muy hijos
de sus putas y putísimas madres?
Miro a izquierda y derecha,
miro arriba y abajo
y los hijos muy hijos están ahí
y son cada vez más en todas partes.
Irremediablemente proliferan.
¡Oh, ateos y creyentes,
mercaderes voraces,
víctimas y verdugos,
perversos e inocentes!
Es horroroso, cierto, cierto,
muy cierto, indiscutible, torva realidad.
Son los dueños del mundo. Son los dueños  
y al mismo tiempo esclavos,
que el hábito, señoras y señores,
no hace al monje. Queden claras las cosas.
No se confunda nadie.
Los hijos muy de hijos están aquí y allá,
ya sea entre los mendigos y los muertos de hambre
y entre aquellos que llamamos felices, triunfadores,
y damos por sabido que flotan
en las fuentes rutilantes del oro. ¡Qué falacia!
En todas partes, sí, en todas sin excepción
hay consumados hijos muy hijos
y muy hijos de sus muy santas madres.
La putez es condición humana  
indispensable, necesaria quiero decir,
que así parece ser nuestra graciosa especie,
que diría el viejo sabio convencido
hasta el hueso de su enorme ignorancia;
pues ¿qué sería, decidme, de este mundo
sin los hijos muy hijos?
Sin santos hemos sobrevivido desde siempre
y aquí seguimos saltando triste y alegremente
por las ramas del complejo, frondoso
y enigmático árbol indescifrable de la vida.
Sin santos todo marcha más mal que bien,
pero marcha y continúa marchando,
pero sin hijos de puta, sin los hijos muy hijos,
¿cómo, decidme cómo podríamos subsistir
en este mundo puto hasta el extremo
de todos los extremos de la extrema y puta putería?
La Creación es en sí una putada y no otra cosa.
Nadie se haga coloridas mamaditas mentales
inventando querubines y arcángeles.
La Creación, lo creado y todos los etcéteras,
como muy bien tú sabes, como hijo muy hijo
de las mil y una santas putas que han sido y son,
que lo que es sin más está a la vista,
por más que nos neguemos a aceptarlo,
y es que la mierda es mierda y la vida y la muerte
son porque sí y sin más, y no nos quepa duda,
la misma y jocosísima putada.

Juan Cervera Sanchís
México D. F., 16 Septiembre 2010

Farfamalladas

Por Chobojo Master - 20 de Diciembre, 2009, 12:55, Categoría: IRREVERENCIA

Por Guachi Pe

 

¡Chale! Me dijo alopésico, como si la ausencia de cipandarrias en mi cabeza me traqueara. Para nada, yo no me arridamio con fulquencias vanas. De frente al espejo me colmino con detenimiento y asisco, poco a poco, cada detalle. A final de cuentas son puras melanadas, quiripotas locas, que si bien me meduscan un poco en mi vanidad, no soplonan mi esencia.

Vandileo y vandileo cuando carcadusos como éste intentan solasarse con mi físico. ¿Cómo no desbaratarse en cuandimas, si no tienen ojos para ellos? ¿Acaso su imagen no es guandilona, rayando en las lameas, sapoleándose de aquí para allá, como salmeatara, sin sentido?

¡Que bolrileen cuando quieran! Yo extasto, bendalado bendito, y prefiero candarme en triscas trascas, no en lelulencias.

En fin, ¿ustedes que opinan? o ¿son acaso verdolones solentes que sólo de vez en vez ricolean las farfamalladas?

 


 

Complejo o rencor

Por Guachi Pe - 13 de Diciembre, 2009, 8:14, Categoría: IRREVERENCIA

Por Guachi Pe

 

Así decía, ante cualquier opinión, gastándose la lengua:

"Son unos pobres pendejos. No saben, ni quieren, ni pueden apreciar la cultura. Yo estoy más allá, mucho más, de sus críticas y opiniones. Ellos sólo tienen el poder para publicar y hacer lo que se les dé la gana, pero no aprecian. Ciegos, ensoberbecidos, dicen qué va y qué no va. Para mí lo que piensen no tiene valor alguno. Sólo obedecen a sus intereses; tienen como único Dios al dinero y a él lo siguen, por él se mueven.

Mi trabajo vale mucho, aunque ellos no lo entienden… No saben de literatura. Saben de asociaciones y beneficios, de triquiñuelas para llevar agua a su molino. ¡Pobres pendejos! Eso son, unos pobres pendejos.

¿Acaso piensan que voy a dejar mi producción, que voy a permitir que la mutilen para que ganen y ganen y ganen? ¡No! Tengo proyectos más allá de su codicia, que valen oro… ¡Pobres pendejos! Monitos cilindreros de clase media acomodada. Nada saben. Sólo tienen buenas relaciones. Así se mueven las cosas, por relaciones. ¡Qué van a poder apreciar mi trabajo! Pero lo mío vale; está por encima de todo; la gente de talento, con inteligencia superior, lo puede ver claramente. Ellos no. Insisto, son unos pobres pendejos: niñitos pañalones, niñitos perfumados desde la cunita en que los mecieron por primera vez.

Ellos son felices con el fútbol, no con la poesía, ni siquiera pueden apreciarla. Son felices con sus puestos y con su vida social, eso sí. Si me ofrecieran dinero a cambio de mi producción, no se las daría; la mutilarían y el verdadero premio se lo quedarían ellos. Yo tengo proyectos que apuntan muy alto, muchos proyectos. Nada que se compare con sus tirajes miserables, donde pareciera que te hicieran un favor. Voy a llegar a las comunidades universitarias, a todos los sectores de la población donde realmente se reconozca mi calidad, mi esfuerzo, mi dedicación.

Tienen miedo de lo que escribo, los "pavoriza", se "apanican", porque saben que lo mío tiene peso, mucho peso y no les gusta; todo lo quieren "lait", suavecito, que se sienta como terciopelito y, yo escribo fuerte, a lo pelón, sin disfraces, no soy niño bonito…

¡Son unos pobres pendejos!"

Así decía, ante cualquier opinión, gastándose la lengua y llenándose de mierda el corazón. ¡Ah!, escribía mal, muy mal, sin noción ni sentido.

 

Ando cargado de rabia

Por Herpes Trismegisto - 11 de Agosto, 2009, 6:05, Categoría: IRREVERENCIA

Por Herpes Trismegisto


 

La neta, muchas veces me pasa: me cargo de rabia. Por esto, por aquello, por pendejadas de todo tipo: que si este güey me vio feo, que si la chavita me soslayó, que si la patrulla se detuvo para repasarme de arriba abajo como si fuera yo una especie de cucaracha gigante, que si los cuadernos andan con veinte chelas adentro y me camorrean porque no los acompaño, que si una mosca, de esas pegajosas que van y regresan a cada rato, me anda rondando cuando estoy comiendo... Muchas veces me cargo de rabia. Yo creo a todos nos pasa, ¿no? A"i les va un caso, entre muchos, que, a no ser que nos acostumbremos, digo yo, que nos predispone al enojo.

 

Se sube uno a un pesero, colectivo o como le quieran decir y si mides más de un metro ochenta tienes que torcer el pescuezo porque la altura de esos armatostes no da para más. Bueno fuera que el asunto quedara ahí, pero no es así. Si de casualidad encuentras un lugar donde sentarte, resulta que está hecho para niños o enanos o para mexicanos de a tiro muy chaparros: no cabes, o tienes que hacerle al yogui experimentado para comprimirte y ajustarte a ese infame espacio. Hay que tomar en cuenta que la tapicería de los microasientos nunca está en buenas condiciones o que la estructura metálica puede tener rebabas (casi siempre filosas) y si no te pones buzo te desgracias una pierna o una mano. Las bellas, y las fellas también, tienen que cuidar sus medias, porque aunque sean baras baras, tienen que gastar más si se les van los puntos o se les desgarran de a tiro. Cuando el mugroso camioncito ya va hasta el tope de paisas, el chafirete empieza con la clásica letanía de: -Recórranse, pásenle pa" atrás, en doble fila por favorcito, atrás hay lugar, muévase señora...

 

Los peseros de esta capitalota son así: vidrios rotos, ventanas que no abren cuando el calor está al máximo o que no cierran cuando llueve, goteras, puertas en iguales condiciones, luces interiores negras, moradas, rojas –cuando funcionan-, motores que a penas pueden arrancar, o súper motores que los chavitos conductores aprovechan para rebasar a lo jijo de la jijurria a cuanta nave vean adelante, ruidos de maraca por todos lados como si la unidad se fuera a desbaratar... ¡Ah, y la música! Subir a un pesero es garantía cañona de que se va a escuchar la música más desagradable posible y a un volumen de "toque sonidero", de los que arman las fiestas en las calles de los barrios populares y populosos... ¡Pa" su madre!

 

Les decía al principio que ando cargado de rabia. El día de hoy tuve que usar varios de esos dichosos colectivos y, al chile, traigo los nervios de punta. Me encanijé con los chafiretes, con los pasajeros, con un puñalón que quiso hurgar mi intimidad, con una vieja fea y fufurufa que se sentía muy fufuy, como si la hubieran hecho en molde de muñeca de sololoi; perdí tiempo a lo bruto porque todos los güeyes estos, los choferes, además de mover sus cacharros a vuelta de rueda, se paraban a hacer base en cuanta avenida cruzaban... el asunto fue que llegué tardé a todos mis importantísimos compromisos. Digo, todos tenemos compromisos importantes, yo también. Ni comí, con eso les digo todo.

 

Para acabar, les aclaro que la canija rabia que traigo alcanza, no puede ser de otra manera, a las cabrestas autoridades que permiten que estos "transportistas que transportan" lo hagan en esas condiciones y de esa manera.

 

Si las cosas fueran al tiro, como deben ser, la mayoría de esos vales no circularía, porque sus unidades ni la "revista" pasarían.

 

Pa" descargarme tantito que todos se vayan a Chi...huahua a un baile. Digo, ¿no?

 

Si tienen tele, pos a"i se ven, o por lo menos en un espejo.


Monstruos perfectos

Por Alonso Marroquín Ibarra - 9 de Agosto, 2009, 22:00, Categoría: IRREVERENCIA

Por Alonso Marroquín Ibarra

Los jóvenes del siglo XXI:

Mientan madres sin tapujos donde sea, cuando sea;

Beben cerveza y alcohol para quedar tirados lo más pronto posible;

Fornican irreverentes en las calles, los estacionamientos y las azoteas;

Evaden responsabilidades y hay padres que son consecuentes con ellos;

La autoridad es una referencia, nada más, ellos no tienen compromiso;

Exigen y consumen cuanta estupidez les brinda la tecnología;

Danzan primitivamente y brincan y gritan irrefrenables en sus fiestas;

Consumen drogas y "qué importa", "no pasa nada", "vive hoy" y "dale al cuerpo lo que pida";

Las calificaciones escolares aprobatorias sólo son un requisito para tener contentos a los viejos y que no la hagan de tos con sus letanías moralistas;

Toman y retoman el "sexo drogas y rock & roll" como su Biblia imprescindible;

Inventan y viven sus tribus oscuras, llenas de acertijos inteligibles sólo por ellos;

El lenguaje procaz, desvergonzado, altisonante vuela rampante y alcanza todos los oídos;

Buscan las imágenes oscuras, demoníacas, pornográficas, de decapitados, de torturados, de vampiros bebiendo sangre...

La violencia les es moneda de cuño corriente y la vida de los demás no importa, "no es su pedo";

Ellos nacieron y viven un mundo lleno de corrupción, de hombres depredadores, donde los individuos amorales viven mejor que los honrados, donde el prestigio se obtiene por medio del dinero y las posesiones, nunca por la dignidad, ni por meritos o logros benéficos para la sociedad. Los hombres de valor para ellos no existen, salvo en función del fuero, las relaciones "adecuadas", los "conectes" y los "beneficios" que por su conducto se puedan obtener y, por supuesto, sin mover un dedo.

Ellos los hijos del siglo XXI, son producto de nosotros, la generación anterior.

¿Acaso tenemos derecho de reclamar?

Nosotros los engendramos y así los criamos y educamos.

Los monstruos nos han quedado perfectos.

 

Alonso Marroquín Ibarra

Ciudad de México. Año 2009 y corriendo

Nudos en el corazón

Por Herpes Trismegisto - 5 de Abril, 2009, 16:11, Categoría: IRREVERENCIA

Por Herpes Trismegisto

 

Estaba yo bien chavito, tendría como dieciséis años, cuando fuimos con María Sabina, la chamana, allá en Oaxaca. Ya sabes que María Sabina era la mera mera en todo eso de curar y de los hongos alucinantes. Nadie como la señora.

Nos recibió en una casita que le dio Carmen Romano de López Portillo, la esposa de Jolopo *, era como su oficina, porque ella no vivía allí. Ella tenía su casa, donde cocinaba para sus hijos y para ella, donde dormía.

María Sabina era toda una autoridad, todos la respetaban y la querían y buscaban de todas partes. La consultaban para que los curara, la gente le llevaba regalos... de todo: un conejo, verduras, una gallina... así era el asunto.

La fuimos a ver siete. Huautla era el foco de atención en ese tiempo, más que foco era un imán, a todos atraía. Muchos de la onda hippie iban por los hongos, para echarse un viaje loco y único, pero otros iban a ver a María Sabina, para que los curara. Ella tenía el don de la sanación. También, es cierto, llegaban paisas que se hubieran podido aliviar con un mejoral, pero querían ver a María y qué mejor pretexto que un simple resfriado para llegar a ella.

Los siete, después de esperar un buen, pero un buen, entramos a la casita de la santa. Nos miró despacito, nos recorrió enteritos, hasta las uñas, digo yo. Fui casi como un escrutinio de la judicial, pero amable. Luego señalando a cinco dijo que deberían de salir, que iba a trabajar con los otros dos.

Nos quedamos mi cuate Alejandro y yo. Maria Sabina le dijo a Alejandro que él debería observar en silencio y creer. Nada más.

-Tienes nudos en el corazón- me dijo –y eso no te permite vivir tranquilo-.

¿Nudos en el corazón?, mastiqué... Nudos en el corazón. ¿Qué onda es eso?

Antes de que pudiera pensar más en el asunto, María Sabina empezó su trabajo pidiendo que me hincara frente a ella. Por mi coco pasaron mil cosas: habíamos llegado siete compas con ella, número cabalístico; yo era el séptimo, el anudado. ¡Chale!

Te cuento que la chamana estuvo haciendo sus oraciones, como susurrando. Era su modo de conectarse con la energía, ¿no? Poco a poco me fui sintiendo mejor y pensaba ¿cómo me puedo sentir mejor si no me sentía mal? El punto es que me sentía mejor. Y como leyéndome el pensamiento, calmada, muy calmada, me dijo:

 -Cuando los sentimientos están encontrados, no te dejan vivir en paz. El equilibrio es lo importante y ya estás curado.

Será de chile, de dulce o e manteca, pero la neta es que me sentí fresquecito, con mucha energía, entero y al mismo tiempo tranquilino mi pequeño minino. No en balde la fama de María Sabina se había extendido dentro y fuera de Oaxaca, qué digo de Oaxaca, del mismo México.

Maria Sabina la señora de la vida, la conocedora del secreto de los hongos alucinantes, de las energías del universo, de los conocimientos de nuestros ancestros, la bondadosa, me alivianó. Sólo puedo darle las gracias aunque hayan pasado ya un resto de años.

Son otras ciencias las de mis paisas indígenas, otras percepciones y valen un chingo. Pueden apreciar el mundo desde otros puntos de vista, aquellos que los "civilizados" no pueden ver porque están impedidos para verlos.

Les puedo decir para despedirme que desde aquella experiencia he buscado siempre estar en equilibrio, moderando mis sentimientos, aplacándolos cuando se alocan. El odio, el rencor, la envidia, es fácil que se cuelen a nuestro corazón, es fácil que lo anuden, que lo enreden y lo atrofien.

Gracias María Sabina, donde quiera que estés, por haberme alivianado. Te recuerdo siempre.

 

*   Jolopo. Jopez Portillo, expresidente de México)

 

Gran demanda de milagros

Por Alonso Marroquín Ibarra - 12 de Diciembre, 2008, 1:15, Categoría: IRREVERENCIA

Por Alonso Marroquín Ibarra

Todos los días del año, sin excepción, es requerida una gran cantidad de milagros. Las razones de la apabullante demanda son obvias, empezando por la crisis económica, que se ha colgado la cualidad de ser permanente y para nada exclusiva de estos tiempos.

Un viejo dicho popular reza: "Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana", de donde se concluye que si el amor mismo huye -que es el que rompe el récord de permanencia desinteresada-, lo demás también se desbarata. Los individuos se sienten totalmente desamparados.

Así, cuando el trabajo se pierde, la salud merma, el abasto de la casa escasea o se minimiza al extremo, la desazón campea y la angustia crece sin medida, aquellos que son creyentes, inician una interminable lista de peticiones a Dios, a la Virgen y a los Santos de su devoción, esperando que llegue la solución divina a través de un milagro.

Sucede, nos guste o no, que una sociedad como la nuestra integrada por millones de creyentes, la mayoría desposeídos -y entre más desposeídos más creyentes- se la pasan esperando que se les conceda el milagro que resuelva, aunque sea temporalmente, sus vidas y el milagro es solicitado cuando "la liga ya no aguanta otro estirón".

Existe una proporción siniestra entre un mal gobierno y la solicitud de milagros. Una  sociedad como la nuestra con altos niveles de desempleo y salarios miserables, un sistema de salud insuficiente, con educación magra y alejada de la autosuficiente en alimentos, donde por añadidura la riqueza esté distribuida sin equidad razonable, generará millones de solicitantes de milagros. Los milagros son directamente proporcionales a la manera de gobernar.

A peor gobierno, mayor solicitud de milagros.

Es claro que no sólo los olvidados de todo solicitan a granel y con urgencia milagros al altísimo y su grey, también los señorones piden, y piden en grande. A ellos con inusitada frecuencia se les hace realidad lo solicitado.

Los milagros son concedidos a los poderosos vía fast track.

Aquí cabe un poco de humor, recordando el cuento aquel donde un paisano lleno de desgracias le pide a Dios, de rodillas y sollozante, que le haga el milagro de tener 5 mil pesos para comprar las medicinas que necesita su hijo. Junto a él está el cacique del pueblo, amigo de todos los influyentes, pidiéndole al sacramentado 50 millones de pesos. El paisano, pobre hasta la lástima, repite como tarabilla, sin parar, su petición. El cacique con tanta letanía, no se concentra, así que le dice al paisano: "¿Qué le estás pidiendo al señor?" "5 mil pesos para las medicinas de m"hijo" "Ten los 5 mil y no me lo distraigas"

La pesadumbre y el desánimo están metidos en el cuerpo de la paisanada, pero los milagros no llegan. Han pasado siglos, y los milagros no llegan. No sé si se ha cerrado el despacho o existan problemas burocráticos para su satisfacción, o, simplemente, no se den a basto allá arriba para satisfacer la demanda tan alta que existe.

Cada domingo, cada celebración de los santos patronos, cada fecha religiosa festiva, cada misa, cada convivio de fe, se pide una y otra vez. "Hazme el milagro" y el milagro no llega. Todos le piden a Dios, a la Virgen y a los santos: "Hazme el milagro"… y nada.

A mayor solicitud de milagros, menos milagros se conceden.

Muchos al morir llevan una última esperanza: haber sido perdonados por los pecados que cometieron, y le encomiendan a Dios a sus seres queridos, que se quedan en este mundo esperando que, algún día, se les haga el milagro de…

Muchos, coloquialmente hablando, viven de milagro

 

Artículos anteriores en IRREVERENCIA

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Diciembre 2017    
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog