Arcadio Poveda. El astrónomo.

Arcadio Poveda se doctoró en la Universidad de California, en Astronomía. Actualmente es investigador titular del Instituto de Astronomía y Director del Observatorio Astronómico Nacional de México. Ha escrito numerosos artículos de investigación y de divulgación en revistas científicas de América y de Europa. Es profesor de la Facultad de Ciencias y miembro de diversas instituciones científicas nacionales y extranjeras. Nació en Mérida, Yucatán el 15 de julio de 1930.

         Con este joven hombre de ciencia hemos querido hoy charlar sobre el apasionante viaje a la luna, entre otras cosas. El viejo sueño de la humanidad está apunto de realizarse. Las fantasías astronáuticas del poeta griego Luciano autor del primer viaje literario a la luna, o del sabio Kepler que también se ocupó del mismo tema en su Sueño lunar, así como posteriormente Julio Verne en su novela De la tierra a la luna, es hoy una realidad visible. La frase de Goddard, padre de los cohetes, viene aquí como anillo al dedo: "Es difícil decir lo que es imposible, porque los sueños de ayer son la esperanza de hoy y la realidad de mañana. Hoy ya es mañana en lo que respecta al soñado viaje a ese arrabal de la tierra tan cantado por los poetas que llamamos luna". Pero vayamos a la conversación.

–Señor Poveda, ¿podría usted decirnos las consecuencias que traerá a la humanidad la conquista de nuestro satélite?

–Esta conquista tiene grandes consecuencias para la humanidad. En el orden cultural nos ampliara los horizontes geográficos. Para el hombre moderno la geografía no termina ya en las Antípodas o en los polos, pues ahora es común considerar los problemas de la exploración del espacio tan natural, como en una época lo era la exploración del Himalaya o de otras regiones apartadas. Esta ampliación cultural alcanza al hombre de la calle y ya es preocupación cotidiana, gracias a los medios de comunicación. Es corriente, al platicar hoy con los niños, ver la naturalidad con que hablan de la luna, de los astronautas y de la exploración de los planetas. El hombre está consciente ahora de que vive, no sólo en la tierra, sino que su casa también el sistema planetario. Desde el punto de vista económico y tecnológico, la exploración de la luna y los planetas ha traído ya muy importantes avances, tales como la comunicación telefónica intercontinental vía satélite que antes, sólo podía hacerse por cables submarinos, los cuales tienen una capacidad muy limitada comparada con esta nueva técnica vía satélite. También el pronóstico del tiempo está experimentando un notable avance, gracias a las fotografías cotidianas y globales producidas por medio de la serie de satélites metereológicos que, desde hace años vienen funcionando. De gran importancia para la economía mundial son los satélites dedicados a la prospección remota de los recursos naturales, tales como recursos marítimos, hidrológicos, descubrimiento de plagas, etc. Si a tan pocos años de haberse iniciado la exploración espacial ya estamos cosechando algunos frutos como los mencionados anteriormente, no se necesita pues una bola de vidrio para predecir que el impacto que tendrá sobre la humanidad esta nueva tecnología será tan revolucionante o más que los grandes descubrimientos, tales como la electricidad o la energía nuclear, por ejemplo.

– ¿Cuáles son los principales experimentos científicos asociados al vuelo a la luna?

–En primer lugar, el recoger muestras del suelo lunar, hasta veinticinco kilos, las cuales serán analizadas exhaustivamente en la tierra para determinar, entre otras cosas, la edad de la superficie lunar así como su composición química detallada y la historia de los agentes que la han conformado. También los astronautas dejarán un sismógrafo en la superficie de la luna, a fin de establecer el grado de actividad sísmica de este cuerpo. Se harán estudios de la composición química del viento solar, que constantemente sopla en el medio interplanetario.

– ¿Podría usted decirnos quiénes fueron los primeros hombres que pensaron en serio en llegar a la luna?

–Es muy difícil decir quienes fueron los primeros hombres que pensaron en viajar a la luna en serio, ya que esto es un sueño que se remonta casi a los albores de la ciencia. Es claro que las fantasías de Julio Verne fueron alimentadas por las ideas científicas que prevalecían en su época. Para un novelista resulta siempre mucho más difícil poner por escrito estas especulaciones que para un hombre de ciencia.

– ¿No cree usted que si el desarrollo técnico que se está logrando no va acompañado de un desarrollo moral semejante, resultará a la postre monstruoso para nuestra humanidad.

–Yo pienso que, en efecto, si no hay tal desarrollo moral no solamente resultará monstruoso, sino fatal, pues la consecuencia de este creciente dominio del hombre sobre la naturaleza puede llevarnos a la destrucción de nuestro medio ambiente, de no existir la suficiente sabiduría para utilizar los poderosos medios que el conocimiento científico está poniendo a nuestro alcance.

– ¿Qué dificultades técnicas supone usted que serán las mayores que encontrará el hombre en este viaje?

–El hombre se está lanzando a la exploración de un medio cuyas condiciones físicas se conocen ya bastante bien por todas las investigaciones que han precedido a este vuelo y son tan violentamente ajenas al ambiente natural del hombre que para llevarlas a la luna, requieren de una tecnología tremendamente complicada. Existen miles de funciones que deben desarrollar las naves, y la falla de cualquiera de ellas resultaría fatal. No siendo yo experto en ingeniería astronáutica, no me es fácil evaluar cuáles son las mayores dificultades. Desde mi punto de vista de mecánica celeste y teoría de control, la maniobra consistente en la separación de Módulo Lunar de la Nave Madre (todo esto en movimiento orbital alrededor de la luna) se me antoja como más difícil de todos los pasos.

– ¿Cree usted en la posibilidad de que haya habitantes racionales en algunos de los planetas de nuestro sistema?

–Sí, la posibilidad es diferente de ser, pero pienso que es prácticamente nula.

– ¿Qué es la luna realmente?

–Eso tratamos de averiguar.

– ¿Cree usted que los astronautas se enfrentaran con más dificultades que los navegantes españoles y portugueses que exploraron América?

–Desde luego que sí, pero ciertamente los astronautas tienen un apoyo técnico para su misión mucho más superior al que tuvieron los navegantes del siglo XV. En la medida de las dificultades de la meta, los astronautas tienen un apoyo superior, pues los navegantes, hay que reconocerlo, estaban completamente solos.

– ¿Cree usted que en los próximos cien años el hombre habrá logrado conquistar la mayoría de los planetas del sistema al que pertenecemos?

–Sí, pero siempre que no nos enfrasquemos en una locura destructora.

– ¿Qué planeta de nuestro sistema solar cree usted que puede ser el más interesante para el hombre?

–Probablemente el planeta Marte, el cual es posible que algún día, ante la incesante explosión demográfica, resulte ser una segunda América.

– ¿Permitiría la atmósfera de Marte la vida del hombre?

–No, en las condiciones actuales, pero no se ve imposible la creación de una atmósfera artificial para Marte liberando el oxígeno aprisionando en las rocas del suelo marciano.

-¿Nacerá un hombre nuevo a consecuencia de esta conquista?

–El hombre es un ser en evolución, nada más que sus varias facetas evolucionan a velocidades distintas. Su evolución cultural evidentemente es más rápida que su evolución biológica y, en este sentido, la exploración del espacio va acelerando la primera. Pero yo no entiendo muy bien su pregunta y todo depende de lo que usted entienda por un hombre nuevo.

–Yo entiendo, por un hombre nuevo, un hombre capaz de mayor responsabilidad, mayor amor a sus semejantes y con un coeficiente mucho más alto de inteligencia del que ahora posee.

–Ah, en ese caso yo no conozco la respuesta.

–Pues dejémoslo ahí. ¿Qué piensa usted de la llamada ciencia ficción?

–Que a veces nos da atisbos del futuro que no siempre el hombre de ciencia se atreve a divulgar.

–Usted es un teórico de la astronomía. ¿Cree que existen seres extraterrestres que nos vigilan o, por el contrario, piensa que todo eso no es más que un cuento de los autosuficientes?

–Pienso que existen otras civilizaciones en el Universo, por otro lado pienso que es mucha presunción de nuestra parte creer que somos tan importantes como para estar siendo vigilados.

– ¿Cómo se estimula en México a los jóvenes para el estudio de la astronomía?

–En el Instituto de Astronomía damos facilidades a los estudiantes interesados en esta ciencia, incorporándolos, en la medida de sus capacidades a los programas de investigación que desarrollamos.

– ¿Hay muchos jóvenes en México que estudian astronomía? ¿No cree usted que en los tiempos que vivimos los jóvenes deberían interesarse mucho más en esta ciencia?

–Claro que sí, porque en la etapa actual el desarrollo científico y tecnológico de la humanidad, no es posible, de ninguna manera, desatender el conocimiento de esta nuestra casa, que es el Sistema Planetario.

– ¿Influyen los astros en el destino del hombre, en el sentido que los llamados astrólogos sostienen?

–No.

– ¿En qué otro sentido cree usted, entonces, que influyen?

–Es evidente que el sol condiciona y determina la vida de nuestro planeta, pero de ahí a lo que los astrólogos quieren hacernos creer hay un verdadero abismo sideral.

 – ¿Cree usted que el hombre está perdiendo su capacidad de asombro, dados los acontecimientos que en el sentido espacial se están desarrollando?

–No.

– ¿Cree usted que antes de haber emprendido el hombre estos proyectos de viajar por el espacio debería haber atendido, en primer término, al conocimiento de sí mismo?

–El conocimiento de sí mismo se puede lograr por muchos caminos. No es claro, por lo tanto, que la exploración espacial de la luna y los planetas puedan perjudicar al hombre en el conocimiento de su propio yo, sino más bien resultará que, debido a ello, el hombre alcance su mejor conocimiento de sí mismo y del planeta que habita.

– ¿Es realmente una obra de amor esta hazaña del hombre o por el contrario, no es más que un afán de ambición, con el objeto de dominar a los demás?

–Yo creo que se trata, por un lado, del amor a la naturaleza y, por el otro, de la pasión que hay en el hombre de hacer grandes realizaciones.

–Y aquí pusimos punto final a la conversación con Arcadio Poveda. La conquista del espacio está en marcha. Ziolkovsky, Goddard, Herman Oberth y tantos otros pioneros de este gran sueño podrán darse por satisfechos. Nosotros esperamos que el hombre tenga la suficiente sabiduría para emplear los poderes que ha conquistado y, como decía León Felipe de la poesía, diremos de la ciencia: Si no vale para hacer mejor al hombre, no vale para nada".                 

¨****¨

Suplemento Dominical, El Nacional, Revista Mexicana de Cultura, VI época, núm. 26, 27 de Julio de 1969, pág. 1, (Con pseudónimo de Antonio Herrera).

¨****¨

Imagen: http://www.astroscu.unam.mx/congresos/adela/esp/comite.html

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Octubre 2012  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog