Rubén Salazar Mallen (I). Inolvidable figura de nuestras letras.

El escritor Rubén Salazar Mallén nos dice:

         –Nací en Coatzacoalcos, Veracruz, el 9 de julio de 1905. Me gradué como licenciado en Derecho el 21 de marzo de 1934, en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, UNAM. He sido catedrático de la Escuela Nacional Preparatoria, de la antigua Facultad de Estudios Superiores, hoy Facultad de Filosofía y Letras, de la Facultad de Derecho y, actualmente, soy de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Todas ellas de la UNAM.

         Hasta ahora he publicado los siguientes libros:

Ensayo: La democracia y el comunismo, (1937); Tres temas de literatura mexicana (1947); Apuntes para una biografía de Sor Juana Inés de la Cruz (1952); Las ostras o la literatura (1953-55); Desarrollo histórico del pensamiento político, en 2 volúmenes, (1962 y 1972); La polémica chino-soviética y la revolución proletaria (1965); El Hegel de Hegel y el Hegel de Marx (1966); La Escuela Nacional Preparatoria, su papel en la vida cultural de México (1968); Samuel Ramos (1968); El pensamiento Político en América, 2 volúmenes  (I937)

         Ficción, novela: Camino de perfección… (1937); Soledad (1ª. Edición, 1944, 4ª. Edición, 1972); Páramo (1944), Ojo de agua (1949); Camaradas (1959-1974); La iniciación (1966); ¡Viva México! (1968 y 1974)

         Cuento: Dos cuentos (1932); Ejercicios (1952); El sentido común (1960). He colaborado en varios periódicos, diarios y revistas.

         Rubén Salazar Mallén es un hombre difícil y a las primeras de cambio resulta (para la gran mayoría) un tipo antipático. Esto es algo que el sabe muy bien. Es hombre de pocos amigos, pero es amigo de sus amigos (esos pocos) a morir. Realmente, Salazar Mallén es un tipo raro que asusta con su presencia y sus escritos a más de uno. Ha sido un escritor con dificultades para publicar. ¿Recuerdan ustedes el escándalo que se organizó en 1957 al prohibirse su obra Ninón? Bueno, ya en 1932 sucedió algo parecido con su novela Cariátide. Nosotros hemos leído algo sobre esto y, la verdad sea dicha, los juicios de los que lo atacaron son de risa, aunque aparecieron en los principales diarios de la época. Salazar Mallén, como se dice en mi tierra, "no es de todo comer". Pero es justo reconocer que es un escritor consecuente consigo mismo. Esto es un mérito. En cierta manera, Salazar Mallén es padre legítimo (o antecedente) de algunos libros importantes, escritos y publicados en México. Si ustedes hacen memoria y recuerdan aquella polémica entre Emmanuel Carballo y el poeta Octavio Paz, sabrán que Emmanuel Carballo acusó a Paz de haber plagiado a Salazar Mallén algunas ideas madres para escribir su Laberinto de la soledad, a lo que Paz respondió lo que sigue: "Pero ahora Carballo ya no me acusa de ninguneo, sino de plagio. (De paso: no estoy contra el plagio, cuando la víctima desaparece. Ya se sabe; "el león se alimenta de cordero". Pero aquí no hay leones ni corderos"). Unos artículos de Salazar Mallén, que nadie recuerda y un libro de Samuel Ramos, que todo el mundo conoce, son mis fuentes secretas". En fin, que Salazar Mallén no sólo ha hecho una obra propia sino que ha inspirado a otros. Y con este hombre difícil, antipático, raro, que algunos ven como si fuera la presencia del mal fario, platicamos hoy, y estamos seguros de que a tirios y troyanos (para regocijo o malestar) les agradará leer cuanto él nos dice.

         –Mire, Cervera -nos dice RSM -, a mí no me gustan las entrevistas, porque soy torpe en la expresión oral, porque soy de una vanidad nada recomendable: de que me dejan hablar a mí, o me incitan a que lo haga, no tengo para cuando acabar. Y me temo que usted, oyéndome, experimente la misma tentación que Juan José de Soiza Relly ante Gabriel D" Annunzio, al que sin ningún miramiento llamó por su verdadero nombre, Gaetano Rapagnetta, después de oírlo con sordo disgusto. Hagamos, pues, una entrevista limitada, con muy pocas preguntas.

–Bien. ¿Qué autores jóvenes destaca?

–Ya me puso usted a pontificar, que es uno de los quehaceres más antipáticos que pueden practicarse, pero ¡vamos! Si tantas veces he sido antipático inconscientemente, tal vez hoy que tengo conciencia de serlo, me salga mejor. A usted, que es poeta, le ha de interesar que empiece por los poetas, y ahí puedo enseñarle desde luego a Jaime Reyes, que hace poco iba muy bien encaminado y, si no descarrila, puede llegar a gran poeta. También debo señalar a Marco Antonio Campos, el de Muertos y disfraces, que es un libro de poesía fuera de lo común. Alejandro Aura, con su poesía coloquial y tierna, también me parece que debe figurar entre los mejores de los jóvenes. Y no hay que olvidar a David Huerta, que, pienso, si no decae en su esfuerzo, puede ir muy lejos, quizás más lejos que su padre, Efraín, "El Cocodrilo". En la prosa y concretamente en la narrativa, Juan Tovar ha conseguido el dominio de su materia literaria: cultiva la novela y el cuento y en ambos géneros tiene publicadas obras de sobresaliente mérito. Otro prosista notabilísimo, cuya edad no conozco, pero a juzgar por su fotografía merece ser considerado joven, es Miguel Aguayo, el autor de Juego de espejos, conjunto de cuentos que han caído en el silencio, debido a que Aguayo, a lo que parece, no sabe moverse en el traspatio de las letras y, obviamente, los que ahí barren y riegan lo han condenado al silencio. De los más jóvenes entre los narradores, está Jesús Luis Benítez, autor de un pequeño volumen de cuentos llamado A control remoto (y otros rollos). Benítez ha dado nueva frescura al lenguaje de "la onda", que amenaza acartonarse o ya empezaba a acartonarse en José Agustín, La "China" Mendoza y Gustavo Sainz. Benítez no ha caído en ninguna capilla, en ninguna mafia, y si continúa así, es probable que alcance una plenitud envidiable. Habrá usted notado que le hablo de gente desconocida, o casi desconocida al referirme a los jóvenes. Es muy explicable que sea así; son muchachos que no saben promoverse y son tenidos a raya por los que saben hacerse publicidad y anuncian y propagan su obra como si se tratara de específico para eliminar la caspa o la seborrea. La publicidad y la intriga son instrumentos para la fama, mucho más eficaces que el mérito.

–Hablando de un amigo suyo, Ermilo Abreu Gómez, ¿no cree usted que en cierto modo no se le ha dado el verdadero valor que tiene?

– ¡Claro! Ermilo por su prosa limpia y elegante, es un escritor mexicano que debió conquistar un puesto eminente en las letras mexicanas. Bastarían Canek y su San Francisco para probar lo que digo. Se le ha olvidado y postergado, porque ya no sirve para calzar con su firma proclamas y manifiestos políticos, que fue la función que le asignaron algunos de los que se decían sus amigos.

–Y hablando de "ninguneo", ¿usted se siente "ninguneado"?

–No es que me sienta, es que estoy "ninguneado" y sé que lo estoy. Mi obra literaria tiene partes valiosas. Incluso con ellas he cambiado la realidad literaria de México. A partir de la sentencia absolutoria que en 1932 dictó el juez Jesús Zavala en el proceso penal que se me instruyó por haber publicado algunos capítulos de mi novela Cariátide, los escritores mexicanos emplearon el idioma con una libertad y una soltura que antes no existía. José Emilio Pacheco lo ha dicho sintéticamente: "El gran mérito de Rubén Salazar Mallén y la deuda no reconocida que nuestra narrativa tiene con él, es que desde 1932 -mediante la novela Cariátide, que provocó la persecución de la revista Examen, dirigida por Jorge Cuesta, y un batalla a raíz de la cual se disolvió el grupo sin grupo de los Contemporáneos -se atrevió a dar existencia literaria al lenguaje que verdaderamente empleamos los mexicanos.

(Y aquí, Salazar Mallén nos regaló el folleto Adela y yo, que hemos leído con verdadero interés y que, a nuestro juicio, merece una nueva edición de gran tiraje para que muchos jóvenes conozcan este curioso e importante caso que es ya historia, y muy importante, de la literatura mexicana, aunque algunos historiadores literarios lo pasan por alto). 

–Pero -continúa RSM -, aunque usted piense que cada loco con su tema, no es sólo el caso de Cariátide. Es también Soledad, mi relato que vio la luz por primera vez en 1944, cuando todo era guaraches y sombreros de soyate en la narrativa mexicana, y los asuntos eran vistos desde fuera, periodísticamente, debido a la influencia de Mariano Azuela. A pesar de lo que digan Rojas Garcidueñas y Brushwood, que son uno y lo mismo, porque el segundo no hizo más que copiar al primero, con Soledad contribuí a que la narrativa mexicana volviera  a la ciudad y los asuntos no fueran vistos en superficie, sino en profundidad. No sólo en el plano de la narrativa me han "ninguneado", sino también en el de la investigación. Dicho sea sin modestia, mi obra El pensamiento político en América es lo mejor en su género; pero la han "ninguneado", sin perjuicio de que algunos honestos intelectuales la saquen, beneficiándose con el provechoso boicot.

Salazar Mallén hace una pausa para tomarse unos sorbos de café, pues nuestra entrevista transcurre (aunque hasta hora no lo hayamos dicho) en el indefinible café La Habana de las calles de Bucareli, por donde pasan y anidan aves de los más disímbolos géneros y especies, e incluso pajarracos de imposible clasificación.

–No me sorprende -vuelve a la carga RSM -el "ninguneo" y antes considero que es una consecuencia necesaria de mi modo de ser. Como soy desbozalado y vehemente y suelto verdades de a puño, eso provoca rencores y enemistades. Además, no descarto el hecho de que, en lo personal, soy un hombre antipático. Una vez lo dijo Aurelio Ballados, el "Fósforo", un profesional del béisbol al que quise mucho. "Te soportamos por amistad, "Vago" (este era mi apodo de estudiante), me dijo: pero eres el tipo más antipático del mundo". Me sorprendió de que hablara con tan magnífica franqueza; pero entonces él echó a perder las cosas. Creyendo haber ido demasiado lejos, añadió: "No sabes callarte la boca". Y esto era ya una alabanza. Y… ¿No cree usted que ya hablé bastante de "ninguneo"?

–Pues… Pero…Bueno, ¿qué opina usted de Octavio Paz? ¿Es, a su juicio, el gran poeta que dicen?

–Como poeta, lo acredita su Raíz del hombre y su Piedra de sol y lo desacreditan y exhiben Sus discos visuales y su participación en Renga, en donde se advierte que a Octavio Paz le interesa más llamar la atención que acendrar su poesía. Por eso se ha entregado con tal frenesí a la política literaria y, como político de la literatura, busca recibir en vida grandes homenajes. Haciéndolo, ha logrado que su nombre vaya por el orbe, ha ganado el espacio; pero ¿no será vencido por el tiempo? Cuando ya no pueda hacer política literaria, ¿qué quedará de él, aun cuando ahora sus vasallos le atribuyen genio?

Rubén Salazar Mallén vuelve al café. El es un hombre que se toma tres o cuatro al hilo. Nosotros tenemos más que suficiente con uno para medio día. Luego, prosigue:

–No crea usted que lo que he dicho se deba a que Paz es mi enemigo o yo enemigo de él. Al contrario, es mi amigo; pero, ya se sabe, amor no quita conocimiento, y, además, hay que imponer el criterio de que la facultad de criticar es irrestricta. La gente inteligente lo ha comprendido ya. Hace poco conocí a José Agustín, de cuya obra he dicho pestes siempre, y estuvo conmigo de lo más amable: es un muchacho inteligente. En el caso de Paz, podría pensarse que hay resentimiento de mi parte, porque él me plagió en su Laberinto de la soledad. No hay tal resentimiento: ya me desahogué a su debido tiempo, y desahogarse impide el rencor. Por eso no me interesa abundar en esto. Ahora, dejemos por la paz a Paz.

Y aquí dejamos, a pesar nuestro, ya que nos estábamos divirtiendo de veras, no es fácil entrevistar a gente como RSM, nuestra conversación con "el tipo más antipático del mundo", como dijera el "Fósforo", pero, al mismo tiempo, con el hombre que, por "no saber callarse la boca" -algo que nos parece magnífico a nosotros como entrevistadores al servicio del lector por encima de todo -dice, entre bromas y veras, grandes verdades que, sin duda, hacen añico el ego -demasiado desarrollado entre artistas e intelectuales -de aquellos a los que van dirigidas, lo que les servirá a la postre, para que cumplan mejor la sapiente sentencia en el templo de Delfos: "Conócete a ti mismo". Que a conocernos a nosotros mismos -sépase de una vez por todas -jamás nos ayudaran los aduladores, en el fondo -aunque nos engañe nuestra vanidad –nuestros peores enemigos.

*

Suplemento Dominical, El Nacional, Revista Mexicana de Cultura, VI época, núm. 325, 27, Abril 1975, p. 2

*

Foto tomada de: http://www.museoblaisten.com/02asp/english/hugePainting.asp?numID=355

*

Permalink ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Septiembre 2012  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog