13 de Julio, 2012

La vida... Alicia Esperanza Olivera Sedano

Por Martin Bonfil Olivera - 13 de Julio, 2012, 16:36, Categoría: Obituario

Quería yo escribir del bosón de Higgs, pero los amables lectores disculparán: a veces la vida impone sus prioridades.

La muerte es eso que siempre sabemos que está, pero que nunca queremos ver. Ayer (escribo el martes) falleció mi señora madre, Alicia Esperanza Olivera Sedano. Puedo decir que vivió una vida plena, productiva, valiosa. Y vivió el tiempo suficiente –casi 82 años– para recoger ampliamente sus frutos.

Mi madre fue historiadora. Y de las buenas (quién sabe por qué yo salí químico). De joven practicó la danza folklórica, y bailó en el Ballet de Amalia Hernández. La recuerdo de niño todavía con el maquillaje y peinado que adquirió en ese entonces.

Hija de un médico militar –combatiente zapatista–, estudió historia en la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Se interesó en los movimientos campesinos del siglo XX, y gracias a que Don Miguel Palomar y Vizcarra, guardián de los archivos cristeros, le abrió las puertas de los mismos, pudo publicar en 1966 uno de los primeros trabajos de investigación documental sobre ese todavía reciente movimiento.

Fue pionera de la historia oral en México y Latinoamérica; junto con Eugenia Meyer estableció en 1969 el Programa de Historia Oral en el Instituto Nacional de Antropología e Historia INAH, que recopiló grabaciones en vivo de supervivientes del movimiento zapatista. Tuve la suerte de acompañarla, todavía niño, en los setenta, en esos viajes a entrevistar viejitos cargando una pesada grabadora de carrete. Testimonios hoy invaluables que permitieron recuperar, como ella decía, "la historia de los de abajo". Luchó hasta formalizar y lograr el reconocimiento de esta metodología, en su momento descalificada por no basarse en documentos escritos.

En los ochenta ideó un concurso, "Mi pueblo durante la revolución", que invitó a quienes vivieron el movimiento a escribir o grabar sus recuerdos, y a enviar cartas, fotos y objetos para construir una memoria colectiva y popular. Los tres tomos del mismo nombre, recién reeditados, reúnen los mejores textos recibidos.

Tuvo una amplia producción académica, formó alumnos valiosos y exitosos, y tuvo la suerte de recibir en vida un amplio reconocimiento a su labor, que compartimos sus hijos y familia. En 2000 fue nombrada investigadora emérita del INAH.

Uno siempre debe lo que es, antes que nada, a sus padres. No podría yo haber tenido una madre mejor. Recordarla con orgullo y cariño es el mejor homenaje.

*

Derechos Reservados © Martín Bonfil Olivera y Grupo Editorial Milenio 2003-2011

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Héctor Suárez (I). Alquimista de la actuación

–Yo nací, nos confiesa Héctor Suárez, el 21 de octubre de 1938, en la calle de Argentina, exactamente donde está el Templo Mayor. Ahí había un hospital que ya no existe.

– ¿Y dónde te criaste?

–En la colonia Obrera me acunaron y ahí crecí... Hasta que conocí a Argentina a los veintiún años de edad. Por Argentina, por esa mujer salí de mi barrio.

–Era Argentina de origen argentino.

–No, no, era mexicana, pero ahora que me preguntas eso me recuerdas algo que no había pensado en relación con el nombre.

– ¿Qué te recuerdo?

–Me recuerda otro cambio rotundo en mi vida. Cuando dejé el alcohol. Tiene también que ver con el nombre de Argentina. Fue en Buenos Aires, Argentina, donde un día me dije: Se acabó. Y se acabó el alcohol para mí.

– ¿Cómo decides dedicarte a la actuación?

–Si quieres que te diga la verdad, mano, fue por accidente.

– ¿Cómo estuvo eso?

–Para empezar te diré que soy un hombre que cree profundamente en el destino. Tanto que creo que desde antes de nacer, inclusive, escogemos a nuestros padres y la manera como hemos de vivir.

– ¿Con qué fin?

–Para pagar las deudas de otras vidas.

– ¿Qué pruebas tienes de todo eso?

–La vida no es un caso policíaco. Estas pruebas son de otro orden. Te diré que soy un buscador. Creo en la reencarnación. Pero…

–Entiendo. Ahí lo dejamos. Hablemos de tu carrera teatral y artística.

–Sí, sí. ¡Ah!, te decía que fue por accidente. La culpa la tuvo una española llamada Rosa María Monserrat, quien era novia de Sergio mi hermano mayor. Eran los tiempos en que yo estudiaba arquitectura en la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura. Yo nunca viví con mis padres, vivía con mi abuela doña Josefina que era amiga de todos los compañeros. Recuerdo que hacía mis tareas cuando apareció Rosa María y me dijo: "¿Héctor no me ayudas a leer esta escena?" Ella estudiaba en la academia de don Andrés Soler, en la Asociación Nacional de Actores (ANDA). Para refrescar mi mente le ayudé. Desde entonces insistió en que estudiara actuación. La verdad es que al principio me reí y ni siquiera la tomé en cuenta.

– ¿Y…?

–Pues así como el que no quiere la cosa, y sin darme cuenta me cayó el centavo de tanto oír a Rosa María diciéndome que estudiara actuación, un día fui de oyente a las clases que daba don Carlos Ancira. Al terminar me levanté y le pedí al maestro que me pusiera algunos ejercicios. Me miró de arriba hacia abajo y tras preguntar a los demás: ¿Quién es éste?, y un poco con son de burla sometió a votación mi petición. Pensé que se iban a reír de mí, pero después que votaron don Carlos me puso ocho ejercicios. En lugar de reírse, me aplaudieron. Desde aquel momento hazte cuenta que me inyectaron algo extraño. Sentí que me volví loco y desde aquel momento no quise ser otra cosa que actor. Me faltaba un semestre para terminar la carrera de arquitecto. Fue un broncón enorme con mi familia. Lo menos que me tildaban era de loco de remate. Pero como yo cuando tomo una decisión soy el tío más bruto del planeta, nadie pudo doblegar mi determinación. Estaba enloquecido por ser actor y comenzó en aquel momento y desde aquel momento este camino por el que no he podido dejar de transitar. Recordé entonces que desde niño me gustaba la actuación, pues antes de estudiar arquitectura trabajé siendo un chiquillo con mi tío que era sastre, él me llevaba al cine, recuerdo muy bien que íbamos al Estrella y a otros, lo mismo a las "Carpas". Viendo aquellas películas y aquellos actores de carpa creció mi admiración por los grandes actores cómicos Charles Chaplin y Jesús Martínez "Palillo". Algo que me impresionó una barbaridad cuando yo apenas tenía ocho años fue, estando con mi tío en la Carpa, ver cómo bajaban a "Palillo" del escenario y se lo llevaban a la cárcel. Le pregunte a mi tío que por qué se lo llevaban y mí tío contestó: "Por decir la verdad". Todo aquello había marcado mi vida y al descubrir mi vocación frenética por ser actor, lo volví a recordar y a repensar.                

 ***********************       

* Exclusiva para NOTIMEX. Sin fecha y sin año.

* Foto tomada de: http://www.eluniversal.com.mx/espectaculos/111163.html 

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Julio 2012  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog