Sueño de la madrugada del 26 de julio del 2011

Por Axel Fungus - 3 de Marzo, 2012, 22:13, Categoría: CUENTOS Y MICROCUENTOS

En un bar cualquiera, de estructura un tanto extraña…

Mi razón me hace pensar que con base a su estructura debió tener escaleras helicoidales, todo tapizado de rojo con ornamentos rococó color oro y algunos barandales de madera aparentemente de nogal oscuro.

Bastante curioso aquel mesón en el que nos encontrábamos Alejandra, Fanny, su hermana, su primo John y yo, recuerdo que bebimos como habitualmente se hace ahí; después de algunos tragos y pláticas sin sentido decidimos salir.

Ahora que lo recuerdo bien, más que decidir irnos, ya casi cerraban las puertas de la alienación.

Tuvimos que ir a buscar a un tipo apodado "el güero" para poder pagar; en realidad no recuerdo el porqué del afán de pagarle forzosamente al famoso "güero" pero dudo que tenga importancia. Así en cuanto pagamos, ipso facto salimos del establecimiento, no miramos el reloj como deberían de haberlo hecho aquellos que de momento se siente despabilados por la fría brisa de la madrugada pero, sin embargo, miré al cielo y me percaté de que la hora oscilaba entre las 5:50 y las 6:20 de la mañana.
 
Aquel lienzo gélido poco a poco se tornó menos negro y más azul. Solamente las estrellas más brillantes y aferradas del firmamento combatían contra el alba que poco a poco desgarró el mundo sublunar, dejando ver el delgado trazo de azul celeste, muy parecido a la experiencia de mirar haces de luz blanca a través de una gema aguamarina.

Nos decidíamos a detener un taxi cuando recordé (cosa extraña, quiero enfatizar) que traía un Volkswagen azul rey un tanto deteriorado, el cual de pronto apareció ante nosotros como si psíquicamente lo hubiese materializado. Lo abordamos, yo al volante obviamente, y lo primero que se me vino a la mente sin importar lo que los demás pensaran fue, dejar sano y salvo a John en su casa, para lo cual debíamos haber viajado por el periférico, pero por temor a un accidente y basado en mi poca experiencia, opté por tomar una avenida paralela menos transitada, avenida que sin temor a equivocarme no es físicamente posible que existiese, ya que en ese lugar está el lago de Cuemanco.


Recuerdo aquella ficticia avenida por la que viajamos, una arteria evidentemente de caravana escasa; con abundantes sauces llorones de nuestro lado derecho y en su reflejo un prado con unos cuantos árboles más, que por la hora se nos mostraba oscuro y sin fin.


De un momento a otro me vi fuera del auto, aunque este siguió andando a una velocidad normal y con una dirección establecida, ahora miraba nuestro medio de transporte como si fuese un peatón ajeno a dicho vehículo, lo más extraño es que alcance a ver una leyenda en inglés con lo que parecía ser sangre sobre la parte trasera del VW, si mal no lo recuerdo la frase era bastante intrigante; "llegando tarde a la casa del infierno", algo que hasta el momento me trastorna en demasía.

Poco recuerdo de lo que sucedió después, así que me temo que daré un salto cuántico y nos ubicaremos afuera de mi hogar llegando del bar Alejandra, Fanny y yo. Ellas descendieron del auto mientras yo alistaba todo para dejarlo fuera de la casa sin que ocurriera algún nefasto hurto, me parece haber entrado a un cuarto que no formaba parte de mi casa, una habitación en la que sólo había una cama y una ventana por la que entraba la luz de nuestra interminable madrugada. Allí dentro se encontraba un sujeto que lloraba desesperadamente y en cuanto tuvo conciencia de que ya no estaba solo se abalanzó sobre mí, se arrodilló, gimoteó y gritó con aturdida desesperación -¡me los mataron! ¡mataron a mis hijos!- y entre descargadores sollozos me explicaba -¡los degollaron, les sacaron los intestinos y abandonaron a mi muchachos como perros en medio de la calle!- la impresión fue inexplicable después de escuchar a este hombre describir tan horripilante suceso, me quedé pasmado, pero lo que más me trastornó fueron la serie de imágenes que me llegaron posteriormente de su inconsolable pérdida y, ante mis ojos, apareció una televisión con el canal de las noticias haciendo público el acontecimiento previamente relatado, miraba unas manos llenas de sangre y dos cuerpos en el suelo; inevitablemente una fría sensación recorrió todo mi cuerpo.

De pronto el hombre se levantó y encendió la luz, no pude hacer nada, más que tirarme en un sillón, al ser consciente de la identidad de aquel desafortunado e infeliz al que escuché llorar por su pérdida; resulto ser el tío de mi novia y sin lugar a dudas los jóvenes por los que lloraba y, a los que ahora entiendo yo había matado tan desquiciadamente, no podían ser otros más que los primos de Alejandra.

Aún no encuentro explicación para tan atroz desdoblamiento de mi subconsciente, pero me asusta saber lo que mi mente esconde de mí mismo.

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Marzo 2012  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog