Los conectados o lo que es lo mismo: los Tribilines de hoy

Por Alonso Marroquín Ibarra - 22 de Febrero, 2011, 2:43, Categoría: MISCELÁNEA

Por Alonso Marroquín Ibarra

Te veo, vas conectado a tu teléfono celular o a tu Ipod. Mueves un brazo, las piernas o la planta del pie de manera rítmica, como si fueras el músico que interpreta lo que vas oyendo. A veces cantas y te contorsionas, es probable que te imagines triunfal ante un público inmenso o quizás intentas transmitir -tal vez ni siquiera te des cuenta- que estás inmerso, compenetrado, sorbido, alienado voluntariamente por la música de tu aparatejo, esa que, como la has seleccionado con tiempo y total dedicación, la consideras tu música.

No reaccionas ante nada. La gente que te rodea, la que pasa a tu lado, la que te pide permiso para salir del transporte, no existe para ti. Chocas con frecuencia, te vas de lado, pero sigues con tu ritmo. Estás conectado a tu chunche y desconectado del mundo.

Te encuentro en todas partes: en el camión, en la pesera, en el metro, en una plaza comercial o en los mercados, en cualquier calle, en los parques, a veces sentado en una banca, en el filo de la banqueta o en la mesa de una cafetería.

Al verte, veo a millares que son idénticos a ti: no tienen diferencia alguna. Eso me hace recordar una vieja animación de Walt Disney donde todos eran iguales a Tribilín, (nombre que en México se le dio al personaje de Goofy), lo mismo el automovilista que el jugador de jockey, el vecino de junto, el universitario, el árbitro, el maestro, el vendedor… Todos eran Tribilines: la misma cara bobalicona, el mismo modo zonzo de  hablar, los mismos movimientos flácidos y lentos y una sonrisa rayana en la estupidez. Ni qué decir del modo de vestir que desde hace décadas ha uniformado a la sociedad estadounidense; los Tribilines se vestían parejo.

Al verte multiplicado y omnipresente, veo Tribilines; Tribilines con su gorrita beisbolera -y bien sé que a veces prefieres usar la visera hacia atrás, como si eso te diera un sello de más exclusividad-, pantalones mugrosos, rotos, deslavados o que por lo menos parezcan viejos, desgastados; Tribilines con su infaltable mochila de lona, mugrosa también, y si está rota o descocida ¡qué mejor!; zapatos tenis, sucios por supuesto, en modelos muchas veces sofisticados -el que se vean mal, no quiere decir que sean baratos, para nada-; Tribilines con su andar cansino, puesta la mirada en ninguna parte; Tribilines ufanos de estar al día al poseer y disponer de la tecnología para inyectarse directamente al cerebro su música todo el tiempo –lo que pase fuera de los oídos no importa-; Tribilines de hablar monosilábico o muy corto: Chido, Neta, Va, Uy, Güey, De poca, Me la rifo, Ya sabes, Hazme el paro, Hasta la madre, Es mala copa, Vamos a chupar, Hay reven, Como rey, Buenas rolas…;Tribilines, apáticos, ausentes de la familia, de su sociedad, desinteresados en el conocimiento, en el trabajo…

Los Tribilines bajan música de Internet por megas, por gigas –y dentro de poco por terabytes-, buscan los modelos de reproducción más recientes porque a esos “si les cabe un chingo”, “no te limitan y puedes almacenar lo que quieras”. Casi sin posibilidad de error, la mayoría de los Tribilines almacena tal cantidad de piezas musicales que si de reproducirlas en secuencia se tratara podrían pasar varios meses sin regresar a la primera. Ellos mismos, en cierto momento, desconocen lo que tienen almacenado.

Vives un mundo auditivo, a costa de tu sordera prematura, te mueves con él, vives por él, te jactas de poseerlo, acumulas más y más –tal vez es el último recurso con el que los desposeídos pueden acumular algo en la actualidad- y lo demás, el mundo real, desaparece, no existe.

Tus necesidades son precisas:

Una conexión a Internet, para bajar y bajar y bajar tu música,
Un reproductor de tecnología de punta de preferencia,
Un cargador para mantener la pila al toda carga,
Unos audífonos lo más aislantes del exterior que sea posible y
Tus dedos de agilidad asombrosa.

Conectándote, mi querido Tribilín, te desconectas.

22 de febrero de 2011 y corriendo

 

Permalink ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Febrero 2011  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28       
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog