Los organilleros, memoria e historia

Por Juan Cervera Sanchís - 1 de Abril, 2010, 15:07, Categoría: NUESTRO MEXICO

Por Juan Cervera Sanchís

 

A lo largo del día, y buena parte de la noche, todavía, si usted, como yo, pertenece a la innumerable fauna de las mujeres y los hombres de a pie de nuestra contrastante y enorme ciudad de México, se podrá dar el gusto de escuchar, en su caminata por las calles del Centro Histórico, la Alameda Central, la Avenida Juárez, Bucareli o San Cosme, entre otros rumbos, notas de piezas musicales como "Las Golondrinas", "Las Mañanitas", "Amorcito norteño", "Amor perdido", "Rosita Alvírez", "Celosa",  "Ilusión de mi delirio", "Morir soñando" o "El cielo por un beso"... surgidas, con nostálgico acento, de algún  sorprendido organillo callejero.

Contra todos los pronósticos, el organillo, o cilindro, se niega a desaparecer de nuestras, hoy, tumultuosas y, en apariencia, anti-románticas calles. Su presencia romántica persiste contra todos los augurios que desde hace años hemos escuchado en su contra.  En 1935, y ya ha llovido, la señora Julia Loredo, una de las primeras propietarias de organillos en México, declaraba a la prensa:

"Pienso abandonar el negocio. Lo he sostenido con todo el sacrificio que merece por los buenos tiempos que me dio. Ahora ya estoy vieja y cansada."  Ya entonces, doña Julia, creía que el negocio de los organillos callejeros carecía de futuro y que muy pronto acabarían desapareciendo por completo. Setenta y cinco años después, todavía, y pese a todo, el organillo se niega a desaparecer de nuestras calles.

El gran auge de los organillos en la ciudad de México data de la última década del siglo XIX. Llegaron de Alemania importados por un italiano. La tradición de Los organillos tuvo su origen en el Barrio de Tepito; rápidamente animaron la Alameda Central y en un  santiamén se adueñaron de todas las calles de la ciudad.  La gente se congregaba en torno al organillero y le pedía su melodía favorita.

El organillero se hacía acompañar de un chimpancé que subía y bajaba con un pocillo recaudando las monedas.

En aquellos tiempos los organillos solían tocar polkas, mazurcas y chotis, que era la música que estaba de  moda.

Hay que recordar que entonces no había radio ni TV y lo que se dice Internet era algo inimaginable. Los organillos fueron parte muy importante de la diversión popular, que está en la calle principalmente. Entre los primeros propietarios de organillos estuvo la citada señora Julia Loredo, quien en 1896 contaba con dieciséis y en 1914 llegó a tener veinticuatro. En esta última fecha ya no era necesario hacer los pedidos a Berlín, ya que la casa Wagner los tenía a la venta aquí en México.

Los organilleros hoy. Ya no se hacen acompañar por un chimpancé, ahora trabajan en pareja y, mientras uno mueve la manivela del cilindro, el otro pasa la gorra recogiendo las monedas que voluntariamente le entrega la gente.

Fotografía de Alonso Marroquín Ibarra

Se caracterizan por su uniforme color beige y una gorra Militar. Lucen, además, una credencial del sindicato. En 1980 había en la ciudad de México treinta cilindros en servicio y se decía que antes de finalizar el siglo XX no habría ninguno. Esos eran los pronósticos. Ya entramos en la primera década del siglo XXI y todavía quedan, aunque para las dimensiones actuales de la ciudad ellos sean menos que nada, veinte organillos  que se resisten a desaparecer.

Doña Julia Loredo, quien en 1935, abandonó el negocio, en crisis, considerando que en muy poco tiempo ya nunca más nadie volvería a verlos y escucharlos en nuestras calles, murió sin sospechar que más allá del siglo XX donde, a sus ojos, daban ya sus últimos y tristes suspiros de inevitable agonía, aún continuarían dulcificando los contaminados aires de la ciudad.

Los organilleros y sus organillos, como una entrañable e invaluable reliquia de nuestro romántico pasado, de repente nos sorprenden, muy particularmente, en las calles del Centro Histórico, donde la modernidad y la globalización no han hecho borrón y cuenta nueva con tan bella y sentida tradición.

Doña Julia Loredo traspasó su musical negocio a los señores Pomponio Lázaro y Crescencio Rodríguez, quienes a su vez se lo heredaron a sus hijos Gilberto  Lázaro Gaona y Pedro Rodríguez.

Al fallecer Gilberto, el negocio, si así se puede decir, lo heredó su hijo Gilberto Lázaro Hernández. Lo real es que si bien ya no es lo que se dice un negocio el poseer un par de organillos, que hay que reparar echándole todo el ingenio del mundo, sí, todavía, a Dios gracias, como se decía antes, aunque modestamente, sobreviven unas cuantas familias, al tiempo que, por su magia evocadora, los corazones y las almas sensibles, al escuchar sus viejas y bellas melodías, cargadas de añoranzas, logran por un momento, contrarrestar la irritabilidad y el estrés que, hoy, con tanta frecuencia, se adueña sin misericordia de todos nosotros en nuestras  agresivas e irracionales calles.

Ojalá que esos veinte organillos, dadas las proporciones de nuestra ciudad, se multiplicaran y su presencia, con melodías como "Morir soñando" o "Las Golondrinas" resultaran más frecuentes a nuestros oídos y también fuera más generosa nuestra cooperación sentimental  y económica para con los organilleros.

 

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Abril 2010  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog