Abril del 2010

Frases célebres - 53

Por Alonso Marroquín Ibarra - 29 de Abril, 2010, 0:41, Categoría: FRASES CÉLEBRES

La pluma es la lengua del alma.

MIGUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

Procura en tus estudios no saber más que los otros, sino saberlo mejor.

SÉNECA

Un error reconocido es una victoria ganada.

ANÓNIMO

Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.

BERTOLT BRECHT

No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella.

ELBERT HUBBARD

Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mi me enorgullecen las que he leído.

JORGE LUIS BORGES

Puede ser un héroe tanto el que triunfa como el que sucumbe, pero jamás el que abandona el combate.

THOMAS CARLYLE

 

Visita

El ojo  elige

Fotografía urbana - Un pedazo del infinito

León Felipe, poeta español

Por Alonso Marroquín Ibarra - 25 de Abril, 2010, 11:09, Categoría: FOTOGRAFIA

Para Juan Cervera Sanchís con mi franca amistad y especial afecto

Alonso M I

 

 

Voy con las riendas tensas

y refrenando el vuelo,

porque no es lo que importa llegar solo ni pronto

sino llegar con todos y a tiempo

León Felipe

 

Escultura de León Felipe, poeta español (1864 – 1968)

Casa del Lago, Chapultepec, Ciudad de México

Escultor: Julián Martínez

Fotografía: Alonso Marroquín Ibarra

 

Canto a mi abuela

Por Juan Cervera Sanchís - 25 de Abril, 2010, 11:06, Categoría: JUAN CERVERA: VIDA SIN FIN

1

El dedal y la tijera,

la aguja y el alfiler

y las gafas de mi abuela.

 

2

¡Ay aquella abuela mía

a la que yo conocí

tan sólo en fotografía!

 

3

Aquella adorada abuela

que murió sin sospechar

que tendría un nieto poeta.

 

4

Fue ella una campesina

que sabía más que nadie

de trigales y de espigas.

 

5

Cantarle quiero a mi abuela,

lavandera ella acuciosa

y envidiable cocinera.

 

6

Que fue mi abuela una madre

de familia numerosa

que nadie escuchó quejarse.

 

7

Que reverenció mi abuela

la alegría y el amor,

el esfuerzo y la paciencia.

 

8

Nunca imaginó mi abuela,

que yo vendría a este mundo

a reverenciarla a ella.

 

9

Que mi abuela en realidad

fue una bella fantasía

que tan sólo supo amar.

 

10

Que amó mi abuela al extremo

de amar a los no nacido

como yo, su amado nieto.

 

11

Porque mi abuela, según

solía contarme mi madre,

era un emporio de luz.

 

12

Una luz que todavía

sigue alumbrándome a mí

más de noche que de día.

 

13

Que de noche, estando solo,

al recordar a mi madre

mi abuela brilla en mis ojos.

 

14

Aquella abuela tan mía

que conocí únicamente

en una fotografía.

 

15

Mi abuela, ay, mi abuela

tan viva en mi corazón

y tan dulce en mi cabeza.

 

16

Que pienso en ella y me endulzo

de dulces y vivas lágrimas

y veo de otro modo el mundo.

 

17

Veo un mundo donde el amor

cabe en el mundo y lo llena

a rebosar de ilusión.

 

18

Que era una ilusión mi abuela,

una ilusión que encendía

el mundo de cosas bellas.

 

19

Mi abuela, ay, sí, mi abuela,

aquella abuela tan mía

que vive en mi y me alimenta.

 

Y 20

Que ser nieto de mi abuela

y ser hijo de mi madre

es mi mayor recompensa.

 

 

Juan Cervera Sanchís

México D. F. 5 Abril 2009

 

Teatros de México, memoria e historia

Por Juan Cervera Sanchís - 25 de Abril, 2010, 9:51, Categoría: NUESTRO MEXICO

Por Juan Cervera Sanchís

 

El primer local destinado para representaciones teatrales en la ciudad de México se llamó Casa de la Comedia.

Según el bachiller, comediante y actor, Arias de Villalobos, se abrió en la calle de Arcos que más tarde se llamó de Jesús y hoy conocemos como República de El Salvador.

Aquella Casa de Comedia era en realidad un patio de vecindad. Lo que podemos decir, con mayor propiedad, que fue el primer teatro que hubo en México fue el que se construyó en el Hospital Real de los naturales entre 1671 y 72. Este teatro estaba en el propio hospital. Las funciones se daban los domingos, los martes y los jueves. Se le conoció como Coliseo.

En 1722, poco después de la representación de la obra "Ruina e incendio de Jerusalén", trágica coincidencia, fue devorado por las llamas.

Poco después el virrey ordenaría la construcción de un nuevo teatro, pero "separado de lo sagrado", según se hizo constar.

Fue así como nació el Coliseo Nuevo, que se inauguró el año de 1725.

A partir de la Independencia, en 1826, cambió de nombre y paso a Llamarse Teatro Principal. Durante un siglo fue conocido por este nombre.

El Teatro Principal llenó un periodo importantísimo de la cultura y la vida teatral y política de México.

Pasaron por él las más grandes actrices y actores de la época. En El Principal estuvieron como espectadores los políticos más sobresalientes del país y, por supuesto, la crema de la intelectualidad, que entonces se decía al referirse a los hombres llamados de letras.

El Teatro Principal marcó toda una tradición, por lo que fue un gran drama nacional la noche del domingo primero de marzo de 1931 en que, estando en escena don Joaquín Pardavé, las llamas comenzaron a devorarlo todo. Ningún poder humano pudo evitar el desastre.

Tan rápido se extendió el fuego que en apenas unos minutos aquello se convirtió en un verdadero infierno. Allí murieron calcinadas las actrices Adolfina Monti, Carmen Velasco de Jané y su madre, la vicetiple Lupita Rosales y varias personas más.

De aquel Teatro Principal, antes Coliseo Nuevo, sólo quedaron recuerdos y cenizas.

Otro teatro histórico de México fue el Gran Teatro Nacional, obra de don Francisco Arbeu. En este teatro se cantó por primera vez, el primero de septiembre de 1854, el Himno Nacional.

El Teatro Nacional, el gran teatro, iba a llamarse Teatro Santa Anna y como tal se inauguró en 1844, pero ese mismo año, el presidente José Joaquín Herrera decidió mejor llamarlo Teatro Vergara y, casi de inmediato, se optó por el nombre de Gran Teatro Nacional.

A causa de un temblor quedó herido de muerte. El terreno fue adquirido por el gobierno federal. En 1901 fue demolido.

Teatro también de mucha tradición fue el Iturbide, también obra de don Francisco Arbeu. El Teatro Iturbide se inauguró el 3 de febrero de 1856. En 1872 fue transformado y lo convirtieron en la sede permanente del Poder Legislativo Federal.

Dentro de la relación de los teatros de México han hecho y siguen haciendo historia el Teatro Hidalgo, el Arbeu, el Virginia Fábregas, el Colón, el Iris, el Lírico y los teatros modernos como el Arlequín, el Insurgentes, el del Bosque, el Juárez, el Jorge Negrete, el Aldama, el 11 de Julio, el Veintinueve de Septiembre y el de la República...

No se crea que hemos olvidado el Palacio de las Bellas Artes, que fue inaugurado el 29 de septiembre de 1934 con una serie de actos culturales que culminaron con la representación de "La verdad sospechosa" de Ruiz de Alarcón.

El Palacio de las Bellas Artes es en sí muchísimo más que un simple teatro, siendo como es el escenario teatral más espléndido y trascendental de México. No hay artista pues que no sueñe con actuar en su magnífico escenario.  

El devenir de los teatros en México es en sí tan apasionante como la vida misma, tal como podemos colegir tras este sucinto parpadeo por algunos aspectos de su rica y fascinante historia.

 

La sierra de la muerte - David Copperfield

Por Chobojo Master - 17 de Abril, 2010, 12:16, Categoría: VIDEO CHOBOJOS

Para reactivar la sección Video Chobojos y ponerle un poco de sal y pimienta al asunto, este Chobojo Mayor ha seleccionado el video "La sierra de la muerte" (Death saw) del ilusionista David Copperfield -ese mago de alto profesionalismo y de muchos billetes verdes en sus producciones- para compartirlo con todo el "chobojal de chobojos".

La teatralidad, el suspenso y los excelentes diseños escenográficos son parte del éxito que a nivel mundial ha tenido este maestro de la ilusión.

 

Hocus pocus: Chobojo Master


- - -


Punkijote de la raza - El desalojo

Por Alonso Marroquín Ibarra - 13 de Abril, 2010, 4:40, Categoría: PUNKIJOTE DE LA RAZA

Alonso Marroquín Ibarra


« ¡Hijos de toda su churrigueresca jefa! ¡Ya me torcieron! ¡Qué poca! ¡Malhaya la hora en que los parieron, me cae que sí! ¡Ojalá que en su ADN traigan mensajes que enfermen sus malditos cuerpos y les produzcan alteraciones aberrantes en el coco! ¡Infelices! »

No pude evitar hilvanar chingos de mentadas de madre al ver todas mis pertenencias en la calle. En la entrada de mi covacha estaban regados todos mis tiliches, sin la menor consideración. Era claro que los desgraciados que tal hicieron, aventaron todo lo que encontraron a la calle, valiéndoles madres si algo era valioso o se podía romper.

« ¡Vayan y molesten y fastidien y violen a su madre… de manera permanente… por toda la eternidad! »

-Tranquilo mi Punkijote, tranquilo. No te me alteres, deja la hormona quieta. Apacíguate, valedor.

-Cómo quieres que esté sereno, mi buen, si quién sabe quien hijo de toda su jijurria me botó mis cosas a la calle…

-Pos la dueña. ¿Qué esperabas?, si debías muchos meses de renta.

-¿Debía? No debo ni madres, Mes a mes, como si fuera inglés, pago mi renta y llevo bien la cuenta. ¡Ah, chingá, me salió verso sin esfuerzo!

-Digo, Doña Amalia dirigió el "acto" de desalojo. Vino un güey, ¿cómo les dicen?... ah, sí, un actuario y hasta dos acólitos del diablo -entiéndase cuicos, policías, pues-, para "practicarlo".

-Ah, chirrión, pues si no soy delincuente… Háblale a la señora Ruth, pa" que se aclare todo.

-Pos si la señora Ruth se cambió hoy. Incluso se cobró con algunas de tus chivas. Dijo que le debías una buena lana desde hace tiempo y que no había de otra, porque. « Si no me cobro hoy, pos no cobraré ya nunca ». Así dijo, mi Punki.

-¿Cómo que le debía una lana? A ella le dejaba mi renta para que me hiciera el favor de pagarle a Doña Amalia.

-Uy, mi Punki, se me hace que te llevó al baile.

-¡Arpía desgraciada! ¡Vieja infeliz!

- - -

Así se pusieron las cosas mis nunca bien ponderados mais –maestros, quiero decir-. Esa urraca desgraciada que tuve por vecina se pepenó mis oros y no siéndole eso suficiente me dio baje con una figurillas chinas que fui coleccionando al paso del tiempo. No eran obras de arte, pero sí estaban chiditas. También fue la ganona cargando con mi estéreo; un lote de camisetas ya trabajadas con imágenes muy acá, de mi onda, que eran para la venta con la banda; unos cuadros muy cucos, como de estilo rococó, que servían para poner fotos; otras artesanías, varias, que, mercándolas, me daban para el sustento.

La cosa fue que, además de lo que me apirañaron, muchos de mis escasos bienes se fastidiaron. Los libreritos de madera aglomerada chiflaron a su máuser; lo mismo pasó con mi comodita, la mesa del dizque comedor y las sillas, que ya de por sí estaban bien flojas de las patas; los siete años de mala suerte del espejo (quedó hecho pedacitos) de mi ropero (que también se descuadró todito) espero que le caigan al bodrio de señora en quien confié y también al güey que lo sacó.

¡Chale, ya estoy desvariando! Lo que pasa es que sí, estoy muy muino, encamionado, caliente, emputado, encabronado, que me lleva Pifas, la rechintola también y ando como diablo en busca de quién me la pague, aunque no sea el me la haya hecho.

El nefasto día del desalojo, tratando de encontrarle algo positivo al suceso, aproveché para deshacerme de todo lo que ya no servía. Había yo acumulado, como si fuera rata cambista, un chingo de porquerías que, la neta, no servían para nada. Doña Amalia me recetó una letanía de palabrotas de carretonero porque quería que le quitara toda "esa basura" de allí, porque le estorbaba y le afeaba la "privada". ¡Privada! ¡Cómo no! ¡Pinche vecindad mugrienta!

-Hágale como quiera, pinche vieja argüendera, yo me pinto de colores. A"i se ve-. Dejé a la ruca gritando como loca. Vociferaba y me lanzaba amenazas como si desde sus extrañas quisieran salírsele los diablos que guardaba dentro.

"Pechuguita", una morra muy buena, y buena onda también, me dio chance de guardar los pocos triques con los que cargué. Tenía que aplicarme en buscar otro penthouse para vivir.

« La ropa que traigo puesta, pensé, aguanta unos cinco días; luego veo si la fémina se aliviana y me lava y plancha algunos trapos. Ni modo de andar como cerdito todo el tiempo. ¡Pulcritud ante todo! Faltaba más, sobraba menos. »

Empecé a aplanar calles en busca de una nueva morada, encomendándome a San Cinete de los Lebreles, un santo que inventé en mis ratos de ocio, customizado a mi medida, que siendo amante y gran protector de los perros, a mí debía funcionarme de maravilla.

¡Ni madres! San Cinete de los Lebreles me estaba fallando… y gacho. Llevaba horas caminando; pregunté aquí y allá, acullá también, y nada. Unos depas estaban de a tiro carísimos, como si estuvieran en las Lomas de Chapultetrepo; otros, eran francamente inhabitables. Yo creo que ni los lacras más lacras se hubieran animado a vivir en semejantes cuchitriles. El día casi se volvía noche mientras yo seguía como mulita, dale y dale, en busca de mi nuevo paradero. El cansancio junto con el fastidio, el hambre y la sed, ya me tenían pendejo. Al final de una calle polvorienta, que en tiempos de aguas ha de ser un lodazal, vi un letrero: Se alquila cuarto. Eso infló mi casi ponchada esperanza y me aliviané. « Veamos, dijo un ciego »

Toqué y, después de un buen rayo, al fin salió un viejo mala cara.

-¿Vienes por lo del cuarto?

-Por eso mismo, señor-. Contesté con respeto.

El güey me barrió completo y empezó a decirme una letanía de chingaderas.

-Nuestros inquilinos, todos, son gentes respetables. Aquí no andamos con pendejadas, ni toleramos que cualquier prángana venga a alterar el orden y la paz. Eso es lo primero que tienes que saber y aceptar. Si estás de acuerdo le seguimos y si no, la calle es muy larga, no es la única, hay muchas, y puedes seguir buscando.

-Estoy de acuerdo. ¿Se puede ver la vivienda?

-Claro que se puede. Pero antes vamos a ponerles todos los puntos a las "is". Ya estuviste de acuerdo con lo primero; lo segundo es que debes cumplir con todos los requisitos para que te rente el cuarto.

 -¿Y cuáles son?

-Tres rentas de depósito, más la del mes que corre; un aval que tenga bienes raíces, libres de hipotecas, que quede bien claro; el aval tiene que vivir en el D. F. y debe firmar "solidariamente" el contrato; el contrato es de un año, obligatorio, o sea mi buen amigo que si te vas antes, tienes que pagar todos los meses que resten para que se cumpla el período; en tu caso, también necesito que me traigas una constancia de "no antecedentes penales", expedida por la autoridad competente…

Brinqué.

-¡Chale! ¿No vas a querer también una carta de buena conducta?

-No te pases de lanza. También necesito tres cartas de recomendación de gente que te conozca por lo menos desde hace diez años que haga constar tu honradez y…

-¡No mame...naces!- lo interrumpí.

De a tiro ya estaba yo irritado. Mis sentidos se alteraron. Era increíble que para rentar un pinche cuarto, que ni siquiera había visto, el ruco me estuviera pidiendo tantos requisitos… empezando por los tres meses de depósito… el año obligatorio…

-Y, ¿qué?, ¿de a cómo está la renta?

-Son tres mil pesitos mensuales

-¿Tres mil varos? ¡Ah chingá! ¿Incluye servicio de hotel, caricias de las mucamas a mi entera satisfacción, un negro para que me eche aire con un abanico de plumas de pavo real, baño con sauna o de jodida un temascal, guardias de seguridad para que me cuiden y acompañen a mis menesteres…?

-¡Hijo de toda tu madre! Nada más me estás viendo la cara de pendejo. Vas a ver, infeliz. De mí nadie se burla.

El viejo más tardó en amenazarme que en sacar unos chakos, y haciéndole al Bruce Lee, me empezó a tupir. Yo cabeceaba, evadiendo los mandarriazos, pero no pude evitar que en uno de tantos me diera en la cresta y, ¡eso sí!, puedo permitir cualquier cosa, pero que estropeen mi mohicana, ¡ni madres! Así pues, me le dejé ir, triando trompones a diestra y siniestra, más a siniestra que a diestra, porque los chakazos que tiraba estaban de a peso. Era bravo, muy bravo el pinche viejo.

Era la hora de la justicia y no podía permitir que un malandrín de esa laya, saliera vencedor de tal embate. Me quité el cinturón de volón y, como si de unas boleadoras se tratara, lo hice girar a lo cabrón. EL viejillo con todo y sus palitos, reculó y me dije: « Hora es cuando, Punki, acaba con este símbolo de inequidad y abuso. Tienes a San Cinete de los Lebreles por testigo de que venías en son de paz. Arremete y sal vencedor. Sea pues. »

El viejo estaba bien fiero, pero le apliqué unos buenos hebillazos en el coco. Cuando se me dejaba venir lo esperaba a pie firme, le hacía una finta, él se mosqueaba y ¡rájale!, le daba su madrazo. Me empecé a ufanar. Traía una puntería de apache. Me confié también y ese fue mi error.

Por estar concentrado en el viejo, ni cuenta me di que ya se había juntado la banda detrás de mí y, de sopetón, me cayeron encima. Sentí la lluvia de chingadazos y traté de cubrirme, pero fue inútil. Parecía "ponchin bac". Sentía lo tupido por todos lados. «Tienes piernas, Punki. ¡Pélate!» me dije, y ¡a correr, caballo, porque si no, no la hubiera contado!

Tuve que recortarme la mohicana; mi chamarra quedó desgarrada; perdí mi cinturón; la "Pechuguita" ni lavó ni planchó ninguno de mis trapos; no me he bañado casi en dos semanas y tengo muy poco varo. La cosa está de la chingada. Ah, tampoco he conseguido una mansión para vivir y me quedo en los parques corriendo el riesgo de que me lleven al "botellón". Sólo San Cinete de los lebreles no me ha abandonado, al menos eso espero, porque nada más falta que pase un perro y me mee.

Unos chavos de la banda me dieron unas artesanías para mercarlas. Espero juntar un billete para que mi situación se estabilice. La bronca sigue siendo que son demasiados los pinches requisitos que piden para rentar unos mugrosos metros cuadrados.

Seguiré cabalgando, Sancho, desfaciendo entuertos y enderezando jorobados.

 

Nuevo slogan

Por Chobojo Master - 13 de Abril, 2010, 3:49, Categoría: CARICATURA



Nuevo slogan
Monero: Hernández

Frases célebres - 52

Por Alonso Marroquín Ibarra - 13 de Abril, 2010, 3:31, Categoría: FRASES CÉLEBRES

Refranes

Primero cae un hablador que un cojo.

Entre santa y santo, pared de cal y canto.

Buena pa’l petate, mala pa’l metate.

 

No se tome la vida demasiado en serio; nunca saldrá usted vivo de ella.

ELBERT HUBBARD

Todos los cementerios del mundo están llenos de gente que se consideraba imprescindible.

GEORGES CLEMENCEAU

El estúpido es un necio que calla; y desde este punto de vista es más soportable que un necio que habla.

LUCIO ANNEO SÉNECA

La ignorancia tiene remedio, la estupidez no.

DOMINGO MARROQUÍN PRADO

Si sólo se dieran limosnas por piedad, todos los mendigos hubieran muerto ya de hambre.

FRIEDRICH NIETZSCHE

El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia.

WOODY ALLEN

No hay nada como el amor de una mujer casada. Es una cosa de la que ningún marido tiene la menor idea.

OSCAR WILDE

 

Artículos anteriores en Abril del 2010

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Abril 2010  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog