15 de Marzo, 2010

En el nicho

Por Ruy Amp - 15 de Marzo, 2010, 23:03, Categoría: FOTOGRAFIA



En el nicho
Alonso Marroquín Ibarra
Convento franciscano del Desierto de los Leones
Distrito Federal. México
Fotografía: Ruy Amp

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Ajedrez, pasión y misterio - Álvarez González Germán

Por Juan Cervera Sanchís - 15 de Marzo, 2010, 17:30, Categoría: AJEDREZ, PASIÓN Y MISTERIO

Por Juan Cervera Sanchís

El doctor en Psicología Germán Álvarez González es un apasionado y estudioso del ajedrez. Ha sido Campeón Universitario de Ajedrez –UNAM- en los torneos de 1994 y 2001. Lo visitamos en su consultorio. Malinzín 169, Coyoacán. No en busca de su sabio consejo profesional como destacado psicólogo, sino con el deliberado propósito de hablar de ajedrez.

-Descubrí el ajedrez, nos relata, a la edad de 4 años y fue mi padre, el doctor Germán Álvarez Díaz de León quien me enseñó a mover las piezas, pues mi madre, Alicia González, doctora en economía, consideraba el juego como un derroche de tiempo.

Quizás por aquello de que el tiempo es oro. Posteriormente, ya en la primaria "Emilio Abreu Gómez", y después durante la preparatoria en el CCH, había talleres donde se enseñaba a jugar ajedrez, mi interés por el juego fue creciendo más y más…

-¿Cuál fue el primer libro de ajedrez que leyó?

-El titulado ¿Por qué pierde usted en el ajedrez?, de Fred Reinfield, Editorial Bruguera. Fue una revelación para mí.

-¿Cree usted, a estas alturas, que el ajedrez sea una enfermedad?

-Yo creo que toda pasión es una enfermedad porque se convierte en una idea fija.

En el ajedrez se vuelve uno un esclavo de lo deseado. El deseo es empezar siempre un juego nuevo. En el ajedrez no hay una derrota irreversible. El placer del juego no es el resultado sino la posibilidad de reconocer que hay otro que siempre nos vence; y que ese otro después de todo es uno mismo.

-¿Tan fantástico es el virus del ajedrez que el gran jugador inventa a su contrario para vencerse a sí mismo?

-¡Es más grave aún cuando uno se da cuenta de que el otro está inventándolo a uno!

-Doctor, ¿trata usted de volverme loco a mí y de paso a mis lectores con sus teorías del juego del ajedrez? ¿Qué Diablo, o qué Dios es el juego del ajedrez?

-Es una cuestión de honor. Uno debe de seguir jugando porque de lo contrario se convierte en una de las piezas manipuladas por algún otro jugador. Ése es el problema. Uno no puede renunciar, porque no hay nada más aborrecible para la voluntad que un juego en el cual uno no pone las reglas.

Me invita usted a pensar en alcohólicos y neuróticos anónimos. ¿No ha pensado usted en la creación de ajedrecistas anónimos para poder liberar a los obsesivos del ajedrez a que dejen definitivamente el juego?

-No es posible que se pueda crear una sociedad de ajedrecistas anónimos para curar a ningún jugador de ajedrez de su enfermedad, dado que el ajedrecista es el único enfermo con honor para poder aceptar que, aunque su placer es una causa perdida, aún pueda ganarla. Una de las causas por la que funcionan los grupos anónimos ya sea de alcohólicos o de neuróticos, es porque la gente que acude a ellos puede aceptar su derrota ante un poder superior, y el ajedrecista siempre espera jugar otra partida antes de inclinar su rey.

-Pongamos los ojos en el tablero, ¿cómo ve usted el nivel ajedrecístico en México?

-En México no existe una cultura ajedrecística que se inculque desde una temprana edad. Los ajedrecistas mexicanos, en línea generales, sólo están inclinados al aspecto competitivo, por lo que desprecian la dimensión estética del ajedrez.

-Háblenos de la dimensión estética del ajedrez.

-Es una dimensión paradójica, ya que las reglas son simples y los movimientos de las piezas limitados, pero las posibilidades son muy numerosas, por lo cual se tiene la sensación del asombro ante lo inesperado y maravilloso de las alternativas del juego.

-¿De qué le sirve al doctor en Psicología el ajedrez y en qué le sirve al Ajedrecista el conocimiento de la psicología?

-Como psicólogo concibo a los seres humanos representando papeles, al igual que una pieza de ajedrez, pero que cambian las circunstancias de su actuación dependiendo de su relación con las otras. Como ajedrecista la psicología es fundamental ya que uno se opone a las intenciones de un adversario, pero en realidad uno lucha, sobre todo, con sus propios abismos.

-¿Cómo ser humano ha terminado alguna vez odiando a aquellos contrarios que le dieron jaque mate o, por el contrario, despreciando a quien usted derrotó?

-A cada momento, como ser humano, he odiado a aquellos que no he podido vencer y, al vencido por mí, desvalorizándolo. Aunque creo, como consuelo, que al que le gané es un jugador supremo ¡y el que me venció es un tipo con suerte!

-¿Cree usted que el ajedrez, al margen de cuanto se ha dicho en relación con que es el más científico e inteligente de los juegos, en realidad es el más humano de todos los juegos que existen, con excepción de la vida misma, naturalmente?

-Sí, porque su seducción radica en que aunque es perfectamente inútil es absolutamente incurable.

-Doy por sabido, doctor, que usted, como cualquier desgraciado ser humano, se ha enamorado alguna vez, ¿qué relación hay entre la alucinación y el espejismo de eso que llamamos amor y el ajedrez?

-Que los enamorados y los jugadores de ajedrez juegan en realidad para perder aunque crean lo contrario.

-¿Piensa usted que el ajedrez, como la vida misma, es una gran falacia?

-Sí, el ajedrez es una gran mentira necesaria.

-¿Cómo ajedrecista y psicólogo cree posible que exista la verdad?

-¡La verdad es un juego inventado por lo griegos que también jugaban ajedrez!

-De acuerdo. Saque usted el tablero y juguemos, aunque de antemano, para su placer o su disgusto, me doy por vencido, con lo que al menos me libero de su odio, aunque no del humo de su cigarrillo. ¿Qué nos dice del ajedrez como espectáculo?

-Sería mucho más intenso que otros espectáculos por la cantidad de energía mental que se puede disfrutar sin ninguna clase de presión. Sí, recomiendo la partida de ajedrez como espectáculo. Es un inigualable espectáculo dramático. Lo veo como una gran tragedia. Si, es recomendable. Van a sufrir, pero no podrán dejar de verla.  

 

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Interiores - El reencuentro

Por Constantino Pol Letier - 15 de Marzo, 2010, 0:40, Categoría: PICOS Y QUIMERAS

Por Constantino Pol

 

En cada rincón, en las jaladeras de los cajones, en el mango de la olla exprés donde hervían con furia los frijoles, en la desolada estancia de muebles insoportablemente grandes, en el largo pasillo que lleva a la terracita desde donde se dejan ver las torres engreídas de la iglesia, en las macetas pletóricas de plantas exuberantes, en el silencio de la alcoba, perfilada tu silueta por los pliegues de las sábanas, en todas partes estás tú, en todas las cosas también.

Eres una presencia más allá de la vida: agua y furia, luz de relámpagos cargados de promesas colosales y desasosiego; eres mansedumbre y bienaventuranza, piedad y comprensión, siempre bordada de recuerdos; toda, te vuelves caricias de infinita ternura, después pasión incontenible.

En todo objeto y lugar te veo, te escucho tras cada sonido, te advierto al compás del viento y tengo ese olor tan tuyo. Tu sabor, adictivo, dulce-salado, también lo guardo.

¿Que si maldigo? ¡Claro que maldigo! ¡Cómo no hacerlo si te tengo y no te tengo! Vives en mí, vivo por ti, pero me desvanezco día a día, enflaco, me envejezco… y no muero.

Maldigo al poder que te arrancó de mi lado y si, acaso, se llama Dios, ¿habré de pedirle que me arranque de esta vida para estar a la par contigo? Porque ¿cómo puedo comprender su bondad si nos ha separado?, ¿dónde acomodo su magnanimidad si tengo la vida desgarrada? y ¿cómo aceptar sus caminos -tan diferentes a los de los hombres- si en ellos me ha capturado la desgracia en cada vericueto?

Ya no puedo vivir de tus recuerdos, ni enaltecerte estando ausente, no puedo imaginar más tu piel y tus ojos de claros, no me es posible seguir amándote sin tenerte.

Ay, amada mía, ¿debo acaso cruzar la puerta que abriera Werther el suicida? Sólo necesito la certeza de alcanzarte con ello. No es necesaria la valentía; tampoco es un acto de un corazón cobarde, sino una irrefrenable necesidad de ti. No hay diferencia entre el dolor de vivir sin ti y el sacrificio de morir sin alcanzarte.

Debo decidirme antes que amanezca.

No quiero que lleguen los rayos del sol, porque con su tibieza me hacen flaquear y cuando la luz y los colores crecen en mis ojos, me vuelven débil y me llevan, como tantas veces, hacia la belleza del mundo…  me quedo atrapado, reiniciándose el ciclo de mi sufrimiento.

Debo decidirme antes que amanezca.


Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Marzo 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog