Marzo del 2010

Autorretrato con sombrero de fieltro de Vincent Van Gogh

Por Chobojo Master - 28 de Marzo, 2010, 13:45, Categoría: BUENAS Y MALAS ARTES



Autorretrato de Vincent Van Gogh


La suegra internada

Por Chobojo Master - 28 de Marzo, 2010, 13:14, Categoría: HUMOR

Enviado por Juan Marsili

 

La mujer está muy triste y preocupada porque su madre está muy grave, internada en el Hospital Español. Se dirige a su marido y le suplica que vaya a visitarla. A la hora y media el marido regresa y la esposa le pregunta:

- ¿Como está mami?

El marido muy serio y con voz grave le dice:

- En cualquier momento tu madre vuelve a vivir con nosotros.

- ¡Qué bueno!- grita la mujer feliz. ¿Mamá está mejor? ¿La pudiste ver en terapia intensiva?

- No la pude ver. Tiene prohibidas las visitas. Tampoco me dieron el parte médico, pero el médico de guardia me dijo: Prepárese para lo peor.

 

Frases célebres - 51

Por Alonso Marroquín Ibarra - 28 de Marzo, 2010, 12:59, Categoría: FRASES CÉLEBRES

Refranes

Primero el retozo y luego el mocoso.

Cada chango a su mecate.

Si la mula dice: no paso y la mujer: me caso, la mula pasa y la mujer se casa.

Da más lata que un petate con chinches.

Cada gallo en su gallinero y el ratón en su agujero.

Chango viejo no aprende maroma nueva.

 

Son "minorías ridículas". Expresión dicha sobre los narcotraficantes.

FELIPE CALDERÓN HINOJOSA. PRESIDENTE DE MÉXICO

Vencer sin peligro es ganar sin gloria.

SÉNECA

No son los golpes ni las caídas las que hacen fracasar al hombre; sino su falta de voluntad para levantarse y seguir adelante.

ANÓNIMO

Sólo hay una cosa en el mundo peor que estar en boca de los demás, y es no estar en boca de nadie.

OSCAR WILDE

El amor es como el fuego, que si no se comunica se apaga.

GIOVANNI PAPINI

Saber y saberlo demostrar, es saber dos veces.

BALTASAR GRACIÁN

 

Portal de Mercaderes, memoria e historia

Por Juan Cervera Sanchís - 28 de Marzo, 2010, 2:00, Categoría: NUESTRO MEXICO


Por Juan Cervera Sanchís

 

El primero en escribir del Portal de Mercaderes fue Francisco Cervantes de Salazar en su libro "México en 1554". Ahí establece un diálogo entre Zamora y Alfaro, personajes estelares del libro, en su recorrido por la capital de la Nueva España:

"Zamora: Al Palacio y sus tiendas bajas, se siguen, después de pasar la calle de San Francisco, unos anchos y extensos portales, más concurridos que lo fueran en Roma los de Corinto, Pompeyo, Claudio y Livia."

A ello responde Alfaro con citas clásicas, mientras que Zamora Añade:

-"Este es el "medius Janus", paraje destinado a los mercaderes y negociantes, como en Sevilla las gradas, y en Amberes la bolsa; lugares donde reina Mercurio."

Por su parte, Elena Castillo Méndez, en su "Historia del Comercio en la Ciudad de México", escribe:

"Un comercio que, por tradición, se encontraba en el primer cuadro, en donde se destaca el Portal de Mercaderes frente al Palacio."

Luis González Obregón, relata anécdotas relacionadas con el Portal, como aquella de los polvos del virrey que sacaron de la pobreza a "un oficial escribiente".

Don Guillermo Prieto, en sus sabrosas crónicas, nos recuerda que por ahí anduvo la sedería del señor Rico y también la relojería de Don Honorato Riaño. Y escribe:

 "A las ocho de la noche variaba la decoración. Las puertas de los cajones del Portal de Mercaderes y las alacenas se cerraban, y en los quicios de las puertas tomaban asiento los caballeros, señoritas y señoras, a ver pasar la concurrencia. La acera del Parián del frente era el complemento del paseo, sin más diferencia, sino que los quicios de las puertas eran para gente de baja ralea, entre las que se contaban las hijas vagabundas de la noche."

El pulular de la vida y del comercio alentaba por el Portal y sus entornos.

Uno de los primeros sitios de taxis que hubo en la ciudad, según nos narra Alejandro Iñigo en su "Bitácora de un policía, 1500-1982", estuvo precisamente en el Portal de Mercaderes:

 "Había al principio –escribe Iñigo- cuatro sitios de taxis: en el Portal de Mercaderes y Plateros; en el Palacio Arzobispal (Moneda); en la Plaza de Santo Domingo y en Zulueta (Venustiano Carranza)."

El Portal de Mercaderes ha sido y es una arteria muy fluida en el devenir de nuestra gran ciudad. Ahí propiamente se inició el comercio al arranque de la vida virreinal. Se negociaban pues ahí las mercancías llegadas de las Filipinas. La actividad comercial lo llenó de voces, risas, ilusiones y tintineo de monedas de oro y plata.

El comercio en el Portal empezó exactamente el año de 1524. Los mercaderes arrendaban los portales al Ayuntamiento. Junto con los mercaderes se instalaron en el portal los amanuenses o escribanos reales y, a su lado, los populares evangelistas o escribanos públicos. Estos últimos, más tarde, pasarían a instalarse en los portales de la plaza de Santo Domingo.

En el Portal de Mercaderes se veneraron dos imágenes, la del Ecce Homo y la de la Purísima Concepción. Estaban en unos nichos cavados en la piedra y cerrados con vidriera.

Los mercaderes continuaron ahí después del período virreinal. Más tarde, al modernizarse la ciudad, la mayoría se trasladaron a otros mercados.

Actualmente, el Portal de Mercaderes, muy embellecido, cuenta con pequeños y vistosos comercios, cafés, restaurantes y el Hotel Majestic. Está ubicado en el lado poniente con la Plaza de la Constitución, entre las avenidas Madero y 16 de Septiembre.

Cruzarlo sin prisa, evocando su larga y colorida historia es, para los espíritus sensibles, amantes de la ciudad, un verdadero placer al recrear en su imaginación la sedería del señor Rico y escuchando el musical paso de los segundos en la relojería de Don Honorato Riaño.

En el Portal de Mercaderes y por el Portal de Mercaderes, nosotros, seguimos, al cruzar por él, sumergiéndonos en su muy particular y seductora historia.

 

El Club Dante de Matthew Pearl

Por Chobojo Master - 21 de Marzo, 2010, 22:55, Categoría: LIBROS

Resumen: AngelGesbor

Los miembros de un club de lectura sobre la obra de Dante Alighieri en el Boston de mediados del siglo diecinueve trabajan en la traducción de "La Divina Comedia".  Todos ellos se ven envueltos en el esclarecimiento de una serie de asesinatos, todos ellos inspirados en esta obra maestra.

Crimen tras crimen, canto tras canto, vamos desenhebrando el ovillo de esta trama repleta de envidias, odio y muerte.  Un vagabundo italiano, un profesor llamado Holmes, como el famoso detective que vivía junto a Watson en Baker Street, unos intelectuales valientes ante las letras pero huidizos ante los hombres o un policía de color en una sociedad racista.  Todos ellos nos llevarán de viaje por la sociedad occidental de hace ciento cincuenta años, donde la traducción de un libro de inicios del año mil trescientos todavía despertaba el recelo de parte de la población.

La resolución del caso es uno de los puntos más inteligentes del libro, ya que la respuesta se encuentra en las letras, en una lectura minuciosa.  Leyendo con atención podemos descubrir a ese asesino, enloquecido por los versos italianos, en las primeras páginas del libro.

Las aventuras del Club nos adentrará también en el conocimiento del gran libro de Dante, siguiendo los pasos de este desde el infierno hasta el paraíso.  Esta vez el viaje junto a Virgilio transcurre en una ciudad de la costa Este Norteamericana.  Los estudiosos leerán y comentarán alguno de los pasajes del libro de Dante.  Aquí creo que radica la mayor virtud de estas casi quinientas páginas, en la aproximación a esta obra inmortal de la literatura de una forma más amena que la lectura cruda de esta gran poesía alegórica, que fue perseguida en su día por los temerosos de las palabras.

 

El Club Dante. Publicado originalmente en Shvoong:

http://es.shvoong.com/books/89250-el-club-dante/


En el nicho

Por Ruy Amp - 15 de Marzo, 2010, 23:03, Categoría: FOTOGRAFIA



En el nicho
Alonso Marroquín Ibarra
Convento franciscano del Desierto de los Leones
Distrito Federal. México
Fotografía: Ruy Amp

Ajedrez, pasión y misterio - Álvarez González Germán

Por Juan Cervera Sanchís - 15 de Marzo, 2010, 17:30, Categoría: AJEDREZ, PASIÓN Y MISTERIO

Por Juan Cervera Sanchís

El doctor en Psicología Germán Álvarez González es un apasionado y estudioso del ajedrez. Ha sido Campeón Universitario de Ajedrez –UNAM- en los torneos de 1994 y 2001. Lo visitamos en su consultorio. Malinzín 169, Coyoacán. No en busca de su sabio consejo profesional como destacado psicólogo, sino con el deliberado propósito de hablar de ajedrez.

-Descubrí el ajedrez, nos relata, a la edad de 4 años y fue mi padre, el doctor Germán Álvarez Díaz de León quien me enseñó a mover las piezas, pues mi madre, Alicia González, doctora en economía, consideraba el juego como un derroche de tiempo.

Quizás por aquello de que el tiempo es oro. Posteriormente, ya en la primaria "Emilio Abreu Gómez", y después durante la preparatoria en el CCH, había talleres donde se enseñaba a jugar ajedrez, mi interés por el juego fue creciendo más y más…

-¿Cuál fue el primer libro de ajedrez que leyó?

-El titulado ¿Por qué pierde usted en el ajedrez?, de Fred Reinfield, Editorial Bruguera. Fue una revelación para mí.

-¿Cree usted, a estas alturas, que el ajedrez sea una enfermedad?

-Yo creo que toda pasión es una enfermedad porque se convierte en una idea fija.

En el ajedrez se vuelve uno un esclavo de lo deseado. El deseo es empezar siempre un juego nuevo. En el ajedrez no hay una derrota irreversible. El placer del juego no es el resultado sino la posibilidad de reconocer que hay otro que siempre nos vence; y que ese otro después de todo es uno mismo.

-¿Tan fantástico es el virus del ajedrez que el gran jugador inventa a su contrario para vencerse a sí mismo?

-¡Es más grave aún cuando uno se da cuenta de que el otro está inventándolo a uno!

-Doctor, ¿trata usted de volverme loco a mí y de paso a mis lectores con sus teorías del juego del ajedrez? ¿Qué Diablo, o qué Dios es el juego del ajedrez?

-Es una cuestión de honor. Uno debe de seguir jugando porque de lo contrario se convierte en una de las piezas manipuladas por algún otro jugador. Ése es el problema. Uno no puede renunciar, porque no hay nada más aborrecible para la voluntad que un juego en el cual uno no pone las reglas.

Me invita usted a pensar en alcohólicos y neuróticos anónimos. ¿No ha pensado usted en la creación de ajedrecistas anónimos para poder liberar a los obsesivos del ajedrez a que dejen definitivamente el juego?

-No es posible que se pueda crear una sociedad de ajedrecistas anónimos para curar a ningún jugador de ajedrez de su enfermedad, dado que el ajedrecista es el único enfermo con honor para poder aceptar que, aunque su placer es una causa perdida, aún pueda ganarla. Una de las causas por la que funcionan los grupos anónimos ya sea de alcohólicos o de neuróticos, es porque la gente que acude a ellos puede aceptar su derrota ante un poder superior, y el ajedrecista siempre espera jugar otra partida antes de inclinar su rey.

-Pongamos los ojos en el tablero, ¿cómo ve usted el nivel ajedrecístico en México?

-En México no existe una cultura ajedrecística que se inculque desde una temprana edad. Los ajedrecistas mexicanos, en línea generales, sólo están inclinados al aspecto competitivo, por lo que desprecian la dimensión estética del ajedrez.

-Háblenos de la dimensión estética del ajedrez.

-Es una dimensión paradójica, ya que las reglas son simples y los movimientos de las piezas limitados, pero las posibilidades son muy numerosas, por lo cual se tiene la sensación del asombro ante lo inesperado y maravilloso de las alternativas del juego.

-¿De qué le sirve al doctor en Psicología el ajedrez y en qué le sirve al Ajedrecista el conocimiento de la psicología?

-Como psicólogo concibo a los seres humanos representando papeles, al igual que una pieza de ajedrez, pero que cambian las circunstancias de su actuación dependiendo de su relación con las otras. Como ajedrecista la psicología es fundamental ya que uno se opone a las intenciones de un adversario, pero en realidad uno lucha, sobre todo, con sus propios abismos.

-¿Cómo ser humano ha terminado alguna vez odiando a aquellos contrarios que le dieron jaque mate o, por el contrario, despreciando a quien usted derrotó?

-A cada momento, como ser humano, he odiado a aquellos que no he podido vencer y, al vencido por mí, desvalorizándolo. Aunque creo, como consuelo, que al que le gané es un jugador supremo ¡y el que me venció es un tipo con suerte!

-¿Cree usted que el ajedrez, al margen de cuanto se ha dicho en relación con que es el más científico e inteligente de los juegos, en realidad es el más humano de todos los juegos que existen, con excepción de la vida misma, naturalmente?

-Sí, porque su seducción radica en que aunque es perfectamente inútil es absolutamente incurable.

-Doy por sabido, doctor, que usted, como cualquier desgraciado ser humano, se ha enamorado alguna vez, ¿qué relación hay entre la alucinación y el espejismo de eso que llamamos amor y el ajedrez?

-Que los enamorados y los jugadores de ajedrez juegan en realidad para perder aunque crean lo contrario.

-¿Piensa usted que el ajedrez, como la vida misma, es una gran falacia?

-Sí, el ajedrez es una gran mentira necesaria.

-¿Cómo ajedrecista y psicólogo cree posible que exista la verdad?

-¡La verdad es un juego inventado por lo griegos que también jugaban ajedrez!

-De acuerdo. Saque usted el tablero y juguemos, aunque de antemano, para su placer o su disgusto, me doy por vencido, con lo que al menos me libero de su odio, aunque no del humo de su cigarrillo. ¿Qué nos dice del ajedrez como espectáculo?

-Sería mucho más intenso que otros espectáculos por la cantidad de energía mental que se puede disfrutar sin ninguna clase de presión. Sí, recomiendo la partida de ajedrez como espectáculo. Es un inigualable espectáculo dramático. Lo veo como una gran tragedia. Si, es recomendable. Van a sufrir, pero no podrán dejar de verla.  

 

Interiores - El reencuentro

Por Constantino Pol Letier - 15 de Marzo, 2010, 0:40, Categoría: PICOS Y QUIMERAS

Por Constantino Pol

 

En cada rincón, en las jaladeras de los cajones, en el mango de la olla exprés donde hervían con furia los frijoles, en la desolada estancia de muebles insoportablemente grandes, en el largo pasillo que lleva a la terracita desde donde se dejan ver las torres engreídas de la iglesia, en las macetas pletóricas de plantas exuberantes, en el silencio de la alcoba, perfilada tu silueta por los pliegues de las sábanas, en todas partes estás tú, en todas las cosas también.

Eres una presencia más allá de la vida: agua y furia, luz de relámpagos cargados de promesas colosales y desasosiego; eres mansedumbre y bienaventuranza, piedad y comprensión, siempre bordada de recuerdos; toda, te vuelves caricias de infinita ternura, después pasión incontenible.

En todo objeto y lugar te veo, te escucho tras cada sonido, te advierto al compás del viento y tengo ese olor tan tuyo. Tu sabor, adictivo, dulce-salado, también lo guardo.

¿Que si maldigo? ¡Claro que maldigo! ¡Cómo no hacerlo si te tengo y no te tengo! Vives en mí, vivo por ti, pero me desvanezco día a día, enflaco, me envejezco… y no muero.

Maldigo al poder que te arrancó de mi lado y si, acaso, se llama Dios, ¿habré de pedirle que me arranque de esta vida para estar a la par contigo? Porque ¿cómo puedo comprender su bondad si nos ha separado?, ¿dónde acomodo su magnanimidad si tengo la vida desgarrada? y ¿cómo aceptar sus caminos -tan diferentes a los de los hombres- si en ellos me ha capturado la desgracia en cada vericueto?

Ya no puedo vivir de tus recuerdos, ni enaltecerte estando ausente, no puedo imaginar más tu piel y tus ojos de claros, no me es posible seguir amándote sin tenerte.

Ay, amada mía, ¿debo acaso cruzar la puerta que abriera Werther el suicida? Sólo necesito la certeza de alcanzarte con ello. No es necesaria la valentía; tampoco es un acto de un corazón cobarde, sino una irrefrenable necesidad de ti. No hay diferencia entre el dolor de vivir sin ti y el sacrificio de morir sin alcanzarte.

Debo decidirme antes que amanezca.

No quiero que lleguen los rayos del sol, porque con su tibieza me hacen flaquear y cuando la luz y los colores crecen en mis ojos, me vuelven débil y me llevan, como tantas veces, hacia la belleza del mundo…  me quedo atrapado, reiniciándose el ciclo de mi sufrimiento.

Debo decidirme antes que amanezca.


Artículos anteriores en Marzo del 2010

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Marzo 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog