Punkijote de la raza - ¿No se acuerdan cómo se vestían?

Por Alonso Marroquín Ibarra - 18 de Enero, 2010, 0:25, Categoría: PUNKIJOTE DE LA RAZA

Por Alonso Marroquín Ibarra

Aquellos canillas 1 estuvieron burlándose de mí hasta que de a tiro me salió la fiera que mantengo quieta tras las rejas, allá en mi interior. Quería evitar que corriera la sangre y menos la mía; pero la neta, me pusieron hasta la madre con sus burlas sostenidas. Que si mis pantalones estaban llenos de chapitas plateadas, que si era yo un charrito moderno, que por qué una suástica tachada, que si era yo un anuncio de algún producto exótico, que si mis botas eran una réplica de las de Frankenstein…

-Bueno, ¡quietos, hijos de toda la suya! ¡Ya estuvo!

-No te sulfures, mi buen. Puede ser malo para tu salud.

Los monitos cacahuateros con quienes altercaba eran como la roña: pegajosos y molestos de a madres.

-Ve el cinturoncito con el que sostienes tus dizque pantalones… ¿Son pantalones?, porque a mi me parecen más bien una colección de banderitas muy cotorronas 2.

El desenlace fue inevitable: le solté un mamporro al Molcas 3, que así le decían; no supo ni de dónde le llegó, y antes de que reaccionara, ya tenía el segundo estampado en su carota cacariza. Muchas veces me habían madrugado en este tipo de lides, así que en esta ocasión me adelante y fui yo el primero en surtir 4, así garantizaba la victoria sobre mi oponente. Los otros, al principio muy gallitos, se amilanaron cuando vieron la efectividad de mis puños y no les quedó de otra que calmar la bronca.

-No es para tanto Punki. Mira, ya abarataste 5 al Molcas. A"i que muera el asunto. ¿Va?

-Va.

Después de la camorra, cada quien agarró su rumbo. Como conozco a la raza, de vez en cuando volteaba, no fuera la de malas que aquellos cabrestos6 me alcanzaran y, a traición, me tupieran a su gusto. No sucedió tal cosa y me fui vicenteando7, con calmita, a las chavas que pasaban. Había muchas de colección, de página central de revista de caballeros. ¡Uyyyy… qué cositas tan rebuenas pasaban! Me acordé de lo que decía un camarada que nació con la desgracia de ser jorobado: « ¡Falta ver cómo son por dentro! »  No, por sí. Mis pensamientos anduvieron de aquí para allá, siempre cazando morritas 8 con los ojos para darme el agasajo visual.

No pasó mucho, cuando un "ñor más o menos cincuentón me vio de arriba abajo, como tantos lo hacen; iba vestido de trajecito, con su corbata de colores chillones bien anudada, zapatos brillantes, tal vez de charol; una mano metida en la bolsa de los pantalones y en la otra un cigarro. Era claro que el güey 9 ese se sentía bordado a mano o de hechura especial, como si no defecara o meara igual que todos, y, también como tantos, me irrespetó.

-Está chido 10 tu look, punketo.

Y volvió la burra al trigo.

-Cada quien se viste como se le da su rechingada gana, güey. Todos llegamos encuerados a este mundo. No creo que tú hayas nacido con tu pinche saco de Christian Pior.

-No me faltes al respeto, cabrón, que no somos iguales. No sabes con quién estás hablando.

-El presidente no eres, ni eres Jacobo Sabludowsky, ni muchos otros que sí son figuras públicas. Para mi eres un pinche desconocido. Nada más y nada menos. Un anónimo. Al menos yo llamo la atención. En ti ni quien se fije.

-Estás muy agresivo. Bájale de huevos, porque yo sí te paro en seco.

-Tú empezaste y pa" que me pares en seco falta que llueva recio. Bríncale si quieres.

-Sólo te dije que está chido tu look…

-Te burlaste de mí, ca" 11. Yo me puedo dar el lujo de vestirme como quiera y con lo que quiera. Tú ya estás ruco12, y estás bien asimilado por el sistema, ya no te permites hacer lo que quieres, haces lo que los demás quieren. Ya no eres libre.

-Estás loco, me cae.

-Nel 13. ¿Cuál loco? Me criticas por mi forma de vestir. ¿Qué? ¿Cuando eras chavo no te vestiste a tu antojo, como se te pegó la gana?

-Yo siempre he sido gente decente.

Chale 14! Eres igualito a todos los adultos. Olvidan lo que hicieron en su jumentud 15. ¡Gente decente! ¿Qué es eso? ¿Acaso me vas a decir que siempre te has vestido así?

-Siempre me he vestido como Dios manda.

-Bueno, güey, ¿eres mentiroso o eres olvidadizo? Tienes toda la finta de setentero 16.

-¿Y eso qué?

-Fue cuando se empezó a usar el pelo largo, surgió el movimiento Hippie con la onda aquella de "Paz y Amor", la vida en comuna, la igualdad sexual… Los modistos de la época impusieron los pantalones acampaguados17, las chavas se vestían a la usanza hindú, se acostumbraron los morrales y los huaraches, los collares y las pulseras tejidas, las cintas y las blusas indígenas, las bolsas de cuero y un chingo de cosas más…

-Yo nunca fui de esos locos…

-Me cae de madres que, como ya te dije, eres un olvidadizo o un mentiroso. Me inclino más por lo segundo. En ese tiempo eras chavo y lo más seguro es que te hayas dejado el pelo largo o algo… Así que no me vengas con que siempre has sido "gente decente". Esas son mamadas.

Para no aburrirlos más, nos metimos en una discutidera de aquellas. El ruco se aferró a que yo era un irregular en todo. A sus ojos no había manera de justificar mi atuendo, y para él yo no era más que un pobre pendejo y él, por supuesto, era un chingón 17 que había alcanzado el éxito dentro del mundo de la gente decente. El paso de una patrulla hizo que me contuviera para no partirle su mandarina en gajos 18. Para nada quería broncas con los acólitos del diablo. Me largué, no sin hacerle abundantes señas de mentadas de madre.

La neta es que todos, sin excepción, digo yo, en su época de chavos se han vestido diferente a la "moda imperante del momento", lo que pasa es que cuando ya están "integraditos a la sociedad" necesitan justificar el porqué ya no lo siguen haciendo y si no les gusta que sus hijos o los demás se vistan con otras usanzas, se escandalizan y sólo encuentran el camino del rechazo, de la burla, de una pinche censura que no se justifica… Finalmente la mayoría llega a convertirse en aquello que siempre odiaron.

Cuando llegué a mi choza, decidí llenarme de música chida, de la mía, de la que me late, con la que vibro, les guste a los demás o no.

Glosario de mexicanismos


1.      Canillas. Cabrones, abusivos

2.      Cotorronas. Graciosas, chistosas.

3.      Molcas. Aféresis de molcajete, instrumento de piedra para moler y elaborar salsas. El apodo se aplica por la semejanza que tienen las marcas del acné o la viruela con la irregularidad de la piedra.

4.      Surtir. Golpear.

5.      Abaratar. Golpear y disminuir al contrincante

6.      Cabrestos. Cabrones,

7.      Vicenteando. Viendo.

8.      Morritas. Muchachas

9.      Güey. Modo despectivo de dirigirse a una persona

10.  Chido. Bonito

11.  Ca". Cabrón,

12.  Ruco. Viejo

13.  Nel. No

14.  Chale. Interjección. Admiración

15.  Jumentud. Juventud. Relaciona a los necios con los jumentos

16.  Setentero. De la década de los años setenta

17.  Acampaguados. Acampanados

18. Chingón. En este caso, hábil, destacado

19. Partirle su mandarina en gajos. Partirle su madre, golpearlo

20. Acólitos del diablo. Policías

Permalink ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Enero 2010  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog