8 de Marzo, 2009

Interiores - Aquellas tardes, nuestras tardes

Por Constantino Pol - 8 de Marzo, 2009, 8:45, Categoría: PICOS Y QUIMERAS

Por Constantino Pol

El sol pintaba de oro y naranja el césped y todas las plantas se alineaban en un desfile de singular colorido. Era como estar integrados en un jardín de Dios, envueltos en aquella brisa amable que siempre circulaba con sello de exclusividad para nosotros. Nuestra respiración era rítmica y ambos corazones estaban acompasados, en armonía envidiable.

Pasábamos las tardes sumidos en esa magnificencia con las manos enlazadas y la mirada arrobada. Muchos de nuestros pensamientos no necesitaban palabras, se transmitían por la mirada, aunque muchas veces también, lo recuerdo, jugábamos con algunas palabras sueltas que cambiaban el curso de nuestros pensamientos.

–Las violetas...– decías casi en silencio.

–Sí. No querían florecer...

–Ahora, míralas. ¡Cuántas!

El aroma del café y la hierbabuena anunciaban los sabores de nuestras bebidas preferidas. Un sorbo, otro, una mirada, el apretón de manos y demasiadas veces, un suspiro que se quedaba colgado en el aire, embriagándonos de una quietud placentera.

Aquellas tardes nuestras, de nadie más, eran de evocaciones, de amarse en silencio, de conversaciones interiores e ilusiones alcanzadas. Las nubes nos regalaban sus formas como si entregaran puntuales un pedido que hubiésemos hecho con exageración de detalles.

–Mira, la Mujer dormida.

–Iztaccíhuatl, una especie de Julieta mexicana... ¿Eres ni Julieta?

–No quiero irme así, ni que tú seas el Romeo que la siguiera.

–¡Si nuestro tiempo fuera infinito!

Aquella tarde se me treparon a la cabeza muchos recuerdos y algunos pensamientos inquietantes. No podía concebir mi vida sin ti. Vivía mi esclavitud emocional con tal intensidad y gozo que nada más pensar en tu ausencia me causó un profundo desasosiego. Me miraste.

–No va a pasar. Escucha el trino de los pajarillos.

Fui bajo el alero y tomé del estante las rimas de Bécquer. Las habíamos memorizado casi todas y nos placía, sin asomo de cansancio, leerlas y declamarlas una y otra vez. Me miraste una vez más, invitándome a "reintegrarme" contigo.

–Poesía eres tú–. Te susurré al oído.

–Amor mío...

Cuántas tardes hemos compartido, ¡bendita rutina!, que pareciendo iguales, han sido todas diferentes, con sus colores, con sus sonidos infinitos, uniendo nuestras vidas con sus hilvanes extraños pero preciosos. ¡Nuestras tardes! Tardes con regalos insólitos e imperecederos, sin escatimarlos; donde día a día hemos recargado nuestras vidas, confirmándonos como amados y amantes profundos; donde en compañía de la luz hemos encontrado al mismo tiempo nuestra luz interior.

Estimulando poquito a poco

nuestros sentidos, se escapa el sol,

los pajarillos van a su nido

y más que nunca estoy convencido:

¡somos dos almas y un corazón!


Permalink ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El pájaro carpintero - Humor

Por Chobojo Master - 8 de Marzo, 2009, 7:15, Categoría: HUMOR

Enviado por Y. R. A.


 Sobre un bosque del sur de México iba volando un Pájaro carpintero de Canadá, maravillado ante la hermosura.

 

De pronto oyó unos golpes sobre la madera y también un quejido. Lo que vio lo dejó estupefacto.

 

Un pájaro carpintero mexicano, trataba de hacer su casa en un árbol.

 

El pobre golpeaba y golpeaba pero no podía penetrar la madera. El carpintero canadiense no pudo soportar la situación y le dijo:

 

-No problem amigou, yu descansar que yo me encargo de yur house...

 

El carpintero canadiense sacó una cinta de medir y un lápiz e hizo unos trazos en la madera y tracatacatacatacataca... Rrrrrrrrr.......... Ssssssssssschhhhaaaazzzz ¡Y órale cab.....allero! Terminó una casa estilo Georgia con dos pisos, balcón y piscina.

 

El carpintero mexicano no lo podía creer. Agradecido recibía a su nuevo amigo y le mostró todas las maravillas del sur de México, prometiendo que lo iría a visitar a Canadá.

 

Un Año después el pájaro carpintero mexicano sobrevolaba los bosques de Canadá decidido a encontrar a su amigo y de pronto comenzó a escuchar unos golpes en la madera y unos quejidos...

 

Y.... ¡oh sorpresa!, encontró a su amigo tratando de construir su casa en un árbol. Pero no podía penetrar la madera. El pájaro mexicano le dijo:

 

-Esta vez me toca devolverte el favor, carnal. No hay pex...

 

Cerrando un ojo comenzó a tomar medidas ya que poseía la cualidad de tener un ojo a plomo y el otro a nivel. Tomó un poco de vuelo y... Katatatatat... Ttttrrrrrrr.... Kkk-bum... Y ¡"ámonos compa!

 

Construyó una mansión de poca m....... 54 dormitorios, 25 baños, cocina americana, sala de spa, jacuzzi, jardín de juegos y mesa de pool... y se quedó a pasar las vacaciones con su amigo canadiense.

 

¿Cual es la moraleja?

 

'El pájaro siempre funciona mejor, fuera de casa'

 

Permalink ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Marzo 2009  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog