Enero del 2009

Arbol de la muerte

Por Karin - 27 de Enero, 2009, 17:02, Categoría: BUENAS Y MALAS ARTES

Para Asgard con dedicación especial

 

El ojo que te mira

Por Marco Antonio Bonaparte Madrigal - 21 de Enero, 2009, 20:06, Categoría: VERSOS LIBRES

Por Marco Antonio Bonaparte Madrigal

 

Imagen tomada de www.taringa.net/

 

 

"El ojo que te mira,

el que desnuda tu piel

para vestirte de Futuro.

El ojo que te descubre por segunda vez,

el que te acerca a mí, a mis entrañas,

mientras mantienes tu distancia.

Es el único que no veo cuando me miro en el espejo,

ese que se cierra algunas noches

cuando desaparece la luna de mi Cielo…"


Graffiti mexicano 15

Por Alonso Marroquín Ibarra - 16 de Enero, 2009, 12:02, Categoría: GRAFFITI MEXICANO



Fotografía: Alonso Marroquín Ibarra

Frases célebres - 34

Por Alonso Marroquín Ibarra - 16 de Enero, 2009, 2:09, Categoría: FRASES CÉLEBRES

 

Un país, una civilización, se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.

MOHANDAS KARAMCHAND GANDHI.  Líder espiritual y político hindú.

Hacer preguntas es prueba de que se piensa.

RABINDRANATH TAGORE. Poeta y filósofo hindú.

La paciencia es amarga, pero su fruto es dulce.

JEAN-JACQUES ROUSSEAU. Filósofo y botánico francés.

Los niños necesitan más de modelos que de críticos.

PETRUS JACOBUS JOUBERT. Militar y político sudafricano

Hasta este momento los filósofos se han dedicado a interpretar el mundo: ahora, sin embargo, se trata de cambiarlo.

KARL MARX. Filósofo alemán

Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche.

EDGAR ALLAN POE. Escritor estadounidense

No más de ti

Por Carolina Kranz - 13 de Enero, 2009, 22:30, Categoría: LETRAS Y GARABATOS

Por Carolina Kranz    

Cabezas son las que van y tienen que rodar; no debe haber más corazones bondadosos en este cuerpo que está apunto de matar a ese ser que tanto quiso y necesita odiar. Te dejaré atrás, en los recuerdos, tocando esa hermosa flauta, para que tú y tu maravillosa vida descansen en paz.

Del amor nacen los poetas

Por Jackeline Cendejas Wusterhaus - 13 de Enero, 2009, 17:04, Categoría: LETRAS Y GARABATOS

Por Jackeline Cendejas Wusterhaus

El amor me hizo poeta y no me quejo. Darse la oportunidad de sentir desde el fondo es dolorosamente maravilloso. La fuerza corre por la sangre ardiente mientras el corazón palpita incansable y las mariposas revolotean incontrolables por cada espacio vacío.

El amor me hizo poeta y le sonrío, porque conocer todas y cada una de las cosas que puedo arriesgar y dar, por aquello que quiero, es intensamente hiriente.

El amor me hizo poeta y me río, después de lágrimas sangrientas, copas dulces de alcohol y bailes reveladores. Extrañar su cuerpo vacío, es una verdad destrozadora.

El amor me creó poeta y lo vivo, lo defiendo a golpes, con palabras y encierros, porque si no sufriera no valdría la pena luchar por él.

El amor me convirtió en poeta y ni él ni nadie me ha endurecido el corazón, cada pedazo sigue latiendo, ardiente, vivo en cada instante, porque nada puede ser peor, que ser poeta sin amar.


Interiores - Piedras cantarinas

Por Constantino Pol - 12 de Enero, 2009, 6:00, Categoría: PICOS Y QUIMERAS

Por Constantino Pol Letier


Cada grado de mi fantasía

me invita con insistencia

a recorrer y estar en tu cuerpo.

 

Aquellos días fueron de sorpresas encadenadas, una tras otra, desde el placer compartido de aquellos atardeceres irrepetibles hasta la frescura de la habitación, laboriosamente decorada con pétalos de flores. Lucías feliz, mezclando cierta timidez, tan propia en los adolescentes que avanzan hacia el primer atrevimiento. Cuando sonreías y el sol clarificaba tus ojos, estos se volvían serios competidores del color del mar, y la luz se multiplicaba. Quién hubiera pensado que aquellos días de calor y playa, con los sentimientos desinhibidos saliendo a borbotones, pincelarían el paisaje de nuestros años venideros. Tampoco hubiera sido concebible, a golpe de conciencia, que las imágenes de aquella convivencia intensa se fueran a quedar como fotografías indelebles en la memoria.

Nunca me concebí como hombre aclimatado de tierra caliente, sentía como hermanos más cercanos los climas frío y templado, y, sin embargo, ahí estaba, como si fuera nativo, recibiendo el sol en la espalda, en el pecho, en las pantorrillas, entre los dedos, metiéndose, lo invitara o no, por toda mi piel, como el agua, la arena y el viento. Ya después me preocuparía, cuando la memoria orgánica me lo recordara, de los ardores, de la hipersensibilidad dolorosa, de las agujas en que se convertirían las gotas de la regadera al caer sobre mis hombros.

Contigo aprendí el placer del sol, del calor y la brisa vestida de sal, de los olores marinos también, y revaloré las huellas que dejan los pies en la arena: marcas profundas y efímeras, porque se convierten en unidad con el agua, porque desaparecen y dejan de ser para ser, justo en ese momento, parte de un nuevo paisaje.

En aquellos días, nos llenamos del inmenso horizonte, y de sonidos inagotables vertidos en la música infinita de las olas y caminamos por la frontera de la arena y el agua, sin destino, sin más propósito que ir adelante, tal como debieran ir siempre las parejas de buenos enamorados; y caminamos, a ratos tomados de la mano, absorbiendo la humedad en cada centímetro de nuestros cuerpos. Por ahí, también, se colaron las ansías mutuas de volvernos uno. La noche, con toda la evocación de un romanticismo antiguo, nos acercaría más, hasta quedarnos dormidos, no sin antes restar, con lamentación, un día a la cuenta de nuestra estadía en aquel paraíso.

Comimos y bebimos sin la premura que imponen los horarios citadinos. Las horas eran nuestras y podíamos gastarlas como quisiéramos. Así lo hicimos, sin considerar itinerario alguno: el plan no incluía planes. Y caminamos otra vez, observamos los caminos de espuma de las lanchas, la vegetación exuberante de los costados de la bahía, ese verde eterno de la costa grande, y mientras el sol nos quemaba la piel con su desinteresada brutalidad, el cielo nos regalaba su torrente de claridad haciéndose cómplice con el viento para engañarnos y decirnos sin palabras: « Caminen, ya son nuestros. Vayan más allá, que aquella también es la tierra de Dios y allí encontrarán la música que no podrá borrar ninguno ».

Nos hemos convertido en receptores de toda la energía de la costa y damos a cambio nuestro sudor, el aire de nuestros pulmones contaminados y un inmenso racimo de gozos interiores. De pronto, tras una pequeña calzada que hace un bordo través de la playa, se ve una extensión de piedras que contrasta con la arena, son cantos rodados y se escucha entre el sonido manso de las olas un cracaqueo singular. Al subir, el agua del mar las hace danzar y el choque de sus cuerpos, cientos, miles, producen una sinfonía extraordinaria de percusiones: acordes sonoros de piedras sonoras; ritmos insospechados todas las velocidades, largos y prestísimos; choques musicales en pianos y fortes; fugas y persecuciones en extrañas escalas, como bandas en pugna; ecos de amoríos lejanos y romances primitivos; sonidos verdaderamente esenciales.

El agua las acompaña y ellas, las piedras, cantan. ¡Son piedras cantarinas! Entonan la música de lo imposible que nos maravilla con sus notas. Sin ser más grandes que una mano abierta, nos embelezan, y nos capturan; quedamos embrujados, poseídos o bendecidos, no sé bien a bien, pero es en ese momento que sabemos que nos acompañarán por siempre. Esta vivencia es una semilla que germinará siendo un recuerdo en el futuro.

No lo hice, pero en aquel momento, ¡cómo me hubiera gustado darte un beso!

 

Primeros días de Enero

 

Utupos - Un sueño roto

Por Rodrigo Alonso Marroquín Posada - 11 de Enero, 2009, 12:00, Categoría: CUENTOS Y MICROCUENTOS

Por Rodrigo Alonso Marroquín Posada

Un joven, un sueño, una vida y una desilusión. Todas estas son características de la mayoría de las vidas en una población.

Todos soñamos con ser astronautas, bomberos, bailarinas, princesas, etc. y en comparación a todos los que soñamos pocos alcanzan su sueño. En general se termina trabajando en una aburrida oficina viviendo una vida sedentaria y a la larga fastidiosa.

¿Un fenómeno curioso en la sociedad no?, pues, cuando alguien esta alcanzando su sueño o intenta alcanzarlo, lo rodean de criticas ponzoñosas y argumentos negativos. Pues, ya que el éxito radica sólo en unos cuantos, se actúa de forma cobarde, abandonando este sueño remplazándolo por lo que a la sociedad le conviene que seamos, y es muy difícil de concebir que otra persona no actúe de esta manera.

Todo esto fue lo que le sucedió al Güero (como se hizo rebautizar después del desacuerdo con el nombre establecido) y no sólo eso: al no encajar, y protestar siempre con lo que lo tenia inconforme, su vida fue destruida y recluida en un agujero citadino.

Pero me estoy adelantando; mejor, como diría mi abuela "empecemos por el principio".

El Güero era un buen muchacho de 19 años, trabajaba para ayudar con los gastos del hogar, ayudaba a sus hermanitos a estudiar hasta donde podía, pues, por problemas económicos, él no terminó sus estudios. Sin embargo le gustaba leer en sus ratos libres, creía en aquello de cultivar la mente y no quería que sus hermanos sufrieran su desdicha escolar.

Al término del día se veía con sus amigos y patinaban hasta que empezaba a sentirse cansado y regresaba a su casa.

Todas las noches, antes de dormir, miraba las estrellas a través de su ventana y pensaba en lo que para él era solo un sueño: ser patinador profesional; así ya no les faltaría dinero; sus hermanos recibirían una buena educación; su mama podría dejar de trabajar y podrían irse a vivir a un lugar menos peligroso. Pero esto, como ya dije, era sólo un sueño.

Un fin de semana asistió a un evento de patinaje, donde vio patinar a los mejores del mundo y pensó que esa era su oportunidad para subir escalones o bajarlos, pues, entre golpes, gritos y empujones logró subir a la pista y con su patineta se encarreró y brincó doce escalones, que hasta ese momento nadie había bajado. Agresivamente lo bajaron y un hombre se le acercó. Con voz algo emotiva le dijo: « ¿Te interesaría un patrocinio? ». Sus ojos se le llenaron de agua y saltando escandalosamente grito « ¡Sí me interesa! »

Se convertiría en el muchacho más afortunado del mundo, o eso se pensaba, y lo mejor de todo es que él escogió como slogan "Poesía en movimiento" que fue lo que sintió al estar en la cima de su salto debut.

Iba al negocio de su madre, emocionado para contarle lo que le había sucedido y se encontró con que el puesto de su madre estaba siendo mafiosamente destruido por unos policías, en una especie de operativo contra el ambulantaje. Esto le recordó cómo, en años pasados, a sus 12 años de edad, de forma similar se llevaron a su padre y lo encarcelaron, e intentando proteger a su madre de los impartidotes de justicia, se envolvió en golpes, gritos hasta que al fin fue sometido.

Después de acusaciones, violencia, evidencia implantada, tristeza, llanto y veinte años de confinamiento en una cárcel bastante lejana del que fue nuestro hogar, lo recogí afuera de ese monstruo de concreto y rejas que destruyó nuestras vidas, pero nunca volvió a ser el mismo: más callado, sin ganas de vivir, se convirtió en pura soledad.

Mi hermana y yo, hicimos caso de lo que el Güero nos decía. Por mi parte, hoy soy abogado y mi hermana se unió a algún partido político.

Cada fin de semana vamos a las dos frías y melancólicas tumbas que nos obligan a seguir adelante y aunque todo esto fue olvidado por todos, nosotros nos quedamos marcados con dos hechos importantes: el que ya fue y nunca más será mencionado y los sueños que siguen estando rotos.

Pero en un mundo perfecto, o por lo menos en la ciudad de Utopos, nunca pasan ni pasaran estas cosas, pues nos regocijamos en la paz y felicidad.

México, D. F.,  2008

Artículos anteriores en Enero del 2009

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Enero 2009  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog