Septiembre del 2008

¿Ladrón_de está México? 2

Por Alonso Marroquín Ibarra - 29 de Septiembre, 2008, 9:00, Categoría: DIVULGACION. Trabajos y aportaciones

2.   Remembranza

Los invito a un recorrido. Situémonos unas décadas atrás y veamos cómo es México, qué hay en las calles, qué vemos los mexicanos, cómo nos sentimos con nuestro país, qué consumimos, cuáles son nuestras riquezas, cuáles nuestros orgullos, veamos también qué piensa la gente acerca de sus gobernantes, cuáles son nuestras carencias, qué nos falta y qué deseamos.

Estamos en los años setentas, existen desde hace tiempo las grandes tiendas comerciales y las cadenas de supermercados, todas de capital mexicano: Comercial Mexicana, Más, De Todo, Aurrerá, Superama, Mínimax, Sumesa, Tiendas Blanco, Tiendas CONASUPO (Compañías Nacional de Subsistencias Populares)... Las familias de la clase media se abastecen en ellas, pero siguen siendo importantes en el consumo popular las tiendas de abarrotes, las tienditas (equivalentes a las actuales tiendas de conveniencia), los mercados públicos, y los tianguis.

En cualquiera de estos lugares se puede encontrar una amplia variedad de marcas de productos mexicanos de toda naturaleza o bien, productos naturales de buena calidad. Así, se pueden comprar (entre muchísimos artículos) Café Mexicano, Café Legal; chocolates de La Azteca, La Corona, La Suiza, La Colonial; Jabón Tepeyac, Jardines de California, Rosa Venus; refrescos (sodas) Pep, Del Valle, Chaparritas (el Naranjo), Mister Q, Ontario, Lulú, Pascual, Peñafiel, Garci Crespo, Fanta, Mirinda, Sidral Mundet; productos enlatados de Hérdez, Clemente Jaques, Del Fuerte, (Elías) Pando, Del Monte;

En los comercios de México se encuentra absolutamente todo, hecho por mexicanos, bien hecho. Surge incluso un lema que es puesto en los productos nacionales "Lo hecho en México está bien hecho" Y si bien en el campo de la tecnología siempre hemos estado atrasados –recalco: siempre– principalmente en la electrónica, para nada ha sucedido lo mismo en otros terrenos.

Los nombres mexicanos (en español) están en todas partes, como reflejo de nuestra autosuficiencia: en los útiles escolares (Baco, La Escuadra) en las tiendas de ropa  (Milano, Hecalli), en los cines (Alameda, Variedades, Colonial, Cosmos, Apolo, Maya, Coloso, Monumental, Edén), en las cajas de fósforos (La Central, Talismán), en las cajetillas de los cigarros (Delicados, Fiesta, Negritos, Faros, Del Prado), en los dulces y chocolates, en las camisas, pantalones, pantaletas y corbatas, en las jugueterías, en las panaderías, en las herramientas e incluso en el mundo automotriz (Rural Ramírez)

No hay campo donde los mexicanos no produzcan bienes y servicios en cantidades suficientes o razonables; los servicios públicos se brindan con un nivel aceptable de eficiencia y calidad. Estos son tiempos donde el IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) se ha ganado un merecido reconocimiento (es de clase mundial), por su nivel de atención. El prestigio cubre a la institución y es un ejemplo a seguir por muchos países hermanos.

–No hay nada mejor que El Seguro– Es una expresión usual entre las clases populares que han tenido que recurrir a sus esquemas de atención.

Lo mismo sucede con Pemex. El petróleo, sin explotarse de manera estúpida e irracional, se siente como un beneficio para los ciudadanos, el país cuenta con refinerías y produce su propia gasolina a precios favorables para la población. La petroquímica avanza lento, pero con paso firme y los beneficios de la nacionalización cardenista están a la vista. Los megaproyectos de la paraestatal dejan con la boca abierta a propios y extraños. Son tiempos donde la infraestructura del gigante nacional crece de manera impresionante. Los mexicanos estamos orgullosos de PEMEX.

La electricidad ha sido recientemente nacionalizada (Adolfo López Mateos) y está garantizada su generación y distribución. Con la participación de la compañía de Luz y Fuerza del Centro y la Compañía Federal de Electricidad se satisfacen todas las necesidades de la nación y también se invierte en grandes proyectos para llevar el fluido a las zonas más remotas del país. Existe un plan de electrificación nacional y está en marcha.

La minería, los puertos aéreos y marítimos funcionan bien, el nivel de infraestructura es suficiente.

Los ferrocarriles están en el olvido y el servicio de pasajeros es pésimo (excepción hecha de los que viajan en Pullman). Las líneas de ferrocarril no se han ampliado, son prácticamente las mismas que se hicieran desde el porfirismo, sin embargo llegan a poblaciones que todavía no tienen acceso carretero y realizan la importante función del traslado de mercancías a todos los puntos de la república.

La telefonía se encuentra en manos privadas y es un servicio restringido y lamentable. Pueden pasar uno, cinco o seis años antes de poder contar con una línea, en caso de ser afortunado, porque en muchas ocasiones simplemente "no hay líneas en la zona". La familia Trouyet es la principal accionista de la única empresa telefónica del país.

El alumbrado público, las escuelas oficiales, el servicio de limpia, el sistema carretero, la producción del campo, podrían ser mejores, pero todos los mexicanos saben que los políticos son unos ladrones, y que "ya de perdis, ahí la vamos llevando"

–Pos sí roban, pero también hacen. Ni cómo impedir que se retaquen las bolsas de dinero.

–Se hinchan los cabrones. Eso no va a cambiar nunca.

–A pesar de todo estamos mucho mejor que antes. Si yo le platicara… hace treinta o cuarenta años, la cosa sí que estaba jodida

Puedo seguir mencionando muchas cosas más, donde podemos ver con claridad que nuestro país, con grandes rezagos y grandes compromisos sociales, con mucho por hacer en el futuro, no estaba nada mal. México era punta lanza, ejemplo a seguir en Hispanoamérica. Se había avanzado a pasos gigantescos, considerando las condiciones en las que quedó después de circo postrevolucionario.

En el mundo de la agricultura el campesino había logrado tener la seguridad de la parcela, en la figura del ejido. Ello le garantizaba el abasto mínimo para mantener a su familia y le daba la seguridad de contar con precios mínimos de garantía para la venta de sus productos en el mercado, por medio de la Compañía Nacional de Subsistencias Populares (CONASUPO). Los campesinos emigraban, cuanto más, a los estados vecinos o a las grandes capitales (Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey), para obtener ingresos adicionales, trabajando como jornaleros o albañiles o comerciando en otras plazas donde la demanda de sus productos era mayor y por ende sus ingresos.

Producíamos frijol y el frijol era bueno y barato; producíamos maíz, cacahuates, sorgo, trigo, alfalfa y eran buenos; teníamos productores de frutas de toda especie y y todas se encontraban en los mercados, sin tinturas artificiales ni "mejoras transgénicas". La semilla del maíz engendraba maíz, la semilla del café daba hijos de café aromático, puro, excepcional. Igual pasaba con las hortalizas

Los diferentes gobiernos intentaron planes de autosuficiencia en la rama alimenticia, sin haber obtenido el éxito necesario, pero estábamos más cerca de lograrlo que en tiempos pasados.

La ganadería, la pesca con sus cooperativistas, el comercio, los artesanos y los profesionistas crecían y prosperaban. Tener un negocio establecido era sinónimo de seguridad y éxito económico; el que lograba establecerse en esas condiciones había saltado la barrera de las inquietudes, entraba al mundo de la seguridad. Se requería trabajar para ganar, dedicarse para crecer, ser ordenado para prosperar.

Había trabajo y en consecuencia había dinero. Había un sentido nacionalista y se pensaba en México.


¿Ladrón_de está México? 1

Por Alonso Marroquín Ibarra - 29 de Septiembre, 2008, 8:30, Categoría: DIVULGACION. Trabajos y aportaciones

1.   País: México

Mi país, México –aunque muchos se le parecen– ha sido despiadadamente desmantelado, de manera sistemática. Es evidente que el objetivo de los gobernantes ha sido depredador y no constructor. Pareciera que el traidor y ladrón histórico por excelencia, Antonio López de Santa Ana 1, es el ídolo a seguir (y superar), que guía a todos los políticos actuales. "Acabemos con México", parece ser la consigna. "Llenémonos las bolsas a reventar y que al país (con su gente) se lo lleve el chamuco". Y eso es lo que ha sucedido en las últimas 3 décadas, de manera irrefutable. Gracias a los ladrones, al país se lo ha llevado la chingada. Así pues, se impone una pregunta ¿Ladrón_de está México?

Evaluar es comparar, y si comparo lo que había en nuestra nación hace treinta años y lo que hay –o ya no hay– ahora, el resultado es verdaderamente lamentable y siniestro. Esto es aplicable tanto a las instituciones gubernamentales y a sus servicios, como a las empresas privadas en todas sus ramas y, por supuesto, a nuestros bienes y riquezas nacionales.


1 Antonio López de Santa Ana, vendió más de la mitad del territorio mexicano a los gringos recibió en pago 30 millones de dólares, que nunca se supo dónde quedaron. Desde la educación primaria se nos ha enseñado que es –con verdad– el traidor por excelencia.


Prisionero maracucho - Humor

Por Chobojo Master - 25 de Septiembre, 2008, 0:01, Categoría: HUMOR

Llegan unos recién casados maracuchos* a un hotel y la inocente muchacha le dice al marido:
-Mi Amor, yo no sé de estas cosas, así que me vais a tener que enseñar.

-Mi vida -le dice él-, a partir de este momento, a tu cosita le vamos a llamar 'la prisión' y a éste que tengo entre manos le vamos a llamar 'el prisionero', así que vamos a meter al jodío prisionero a prisión.

Después del primero, el tipo se tira boca arriba en la cama, pero la muchacha que quedó muy entusiasmada, le dice al marido:

-Mi Amor, el prisionero está fuera de la prisión.

El esposo no muy entusiasmado le dice:

-Pue... ¡Vamos a meterlo a prisión otra vez!

Y siguen con el segundo. Pero la muchacha es bastante golosa y le dice:

-Mi vida, el prisionero está fuera otra vez.

Se levanta el tipo como puede, con las piernas como ternero recién nacido y se va por el tercero. Al terminar, se tira en la cama, exhausto, y le vuelve a decir la muchacha:

-Papi, el prisionero se volvió a salir.

Y le contesta el esposo con el ánimo por los suelos:

-¡Vergación! ¡No Jooooda! ¡Tampoco es que vamos a darle cadena perpetua!

 

* Gentilicio para los nacidos en Maracaibo, Venezuela

Pobre Caín

Por Chobojo Master - 24 de Septiembre, 2008, 0:30, Categoría: AUDIO CHOBOJOS

Poniéndose en la piel de Caín, Juan Cervera Sanchís crea este poema que él mismo canta. Nos muestra un ángulo inusual del bíblico personaje. Escúchenlo, chobojos y dejen sus comentarios. (El enlace al archivo de audio está después de la imagen).




Imagen tomada de diariocopepodo.bitacoras.com


Pobre Caín



Graffiti mexicano 11

Por Chobojo Master - 21 de Septiembre, 2008, 21:00, Categoría: GRAFFITI MEXICANO



Fotografía: Alonso Marroquín Ibarra

El beso afilado - Cuento

Por Leonel Puente - 19 de Septiembre, 2008, 12:54, Categoría: CUENTOS Y MICROCUENTOS

¿Cambiarías una noche de amor,
con un ángel seductor,
 por la amistad de toda una vida,
 con un ser humano?

 

Domingo 5 de Enero. 11:59 P.M.

Hace 10 años, cuando tenía 23, escribí una carta que todavía guardo entre mis libros. Es una carta extraña en la que intenté describir a una bailarina tal como me gustaría para que fuese mi amante. Dibujé, con palabras, su aspecto físico y su manera de vestir. Con su forma de ser ni me metí, pues lo que busco no es una máquina sensual de un modelo específico.

Ese día, me dije a mí mismo (y le juré a mi doble imagen reflejada en el espejo), que si la encontraba y lograba hacer que me amara, me suicidaría después de la primera noche de pasión porque no soportaría la penosa marca de su ausencia ni un sólo instante. Estaba muy borracho, todo me daba vueltas y todo me daba risa.

Pues bien ¡Hace tres días la encontré!. Quedamos en vernos el Domingo de la Próxima Semana para ir al teatro "La Pálida Sombra" a ver la famosa obra "Los 200 Leones Tiernos y una Zorra con Piel de Oveja".

Las únicas diferencias que encontré, al compararla con el retrato escrito, son sus ojos verdes (que imaginé color miel) y sus vestidos: Todos blancos, según me dijo, y según mi imaginación debieran ser todos negros.

La acompañe a su casa y, al volver a la mía, me puse a pintarle un cuadro de cuerpo entero que me parece muy fiel a la realidad aunque le haya dejado los ojos y la ropa del color que yo esperaba.

Ayer (Sábado), la pinté desnuda sobre un fondo negro: como si estuviera flotando en el espacio, como saliendo de la nada, como dándole sentido al vacío. Los ojos cerrados, los brazos abiertos, las piernas juntas y el cabello al viento cual cascada. Al terminar el cuadro, puse un marco al lienzo y lo colgué en la pared que está frente a mi cama.

,En la oscuridad, me quedé contemplándola un buen rato, antes de dormirme. Su cuerpo resplandecía como si tuviera un sol interior que enviara sus rayos al través de cada uno de los poros de su piel. La sentí solitaria y triste, como una erguida fortaleza inexpugnable.

Hoy, me desperté en la madrugada sobresaltado por un sueño: Iba ella caminando sobre una especie de desierto interminable. A lo lejos, en el horizonte, se veía un enorme sol ocultándose. Era un sol de un rojo intenso que, en vez de despedir rayos, parecía estar sangrando. La bailarina, lloraba y lloraba lágrimas azules y caminaba y caminaba hacia adelante, con desesperación, en dirección a aquél extraño astro. Al principio, no lo noté, pero luego me di cuenta de que aquella arena desértica, de color morado, consistía en una infinidad de diminutas brasas candentes que le estaban quemando despiadadamente sus pies. Cuando una de sus lágrimas caía, se apagaba una brasa, pero se hubiera necesitado un mar de lágrimas azules para poder apagarlas todas.

Una infinita ternura siento (en éstos momentos en que escribo) al recordar todo eso que no me explico.

Esta tarde dibujé una acuarela. Obviamente, no dibujé la morada arena quemante, sino una arena normal, pensando ingenuamente que por lo menos así dejarían de sufrir sus pies. ¿Porque no? Acaso sea verdad que, sí el sueño esclaviza, el arte libera.

 

Domingo 12 de Enero 11:59 P.M.

Hoy fantásticamente estropeó los planes de ir al teatro porque, al llegar tarde a la cita, en el café "El Espectro Resplandeciente" en dónde nos conocimos, ya no encontramos boletos para ninguna función, pero fue mejor así. Anduvimos un buen rato vagando por las calles, platicando puras trivialidades y, sin embargo, nos divertimos mucho.

En el camino a su casa, se durmió en mis brazos y el joven taxista que conducía me dijo que con gusto daría la vida que le quedaba a cambio de pasar una noche de amor con un ángel tan seductor como ella. No lo contradije: En verdad creo que manos divinas la hicieron con la misma materia con la que están confeccionados los sueños. Esos 20 ó 30 minutos representan, para mí, una burbuja de tiempo impermeable al olvido. Me pareció un sacrilegio tener que despertar la pero, tarde o temprano, teníamos que llegar a nuestro destino. Quiso pagar la cuenta, pero el taxista le dijo que, a los ángeles se les lleva gratis a dónde sea que quieran ir y a sus acompañantes también. (Lo cierto es que ya antes le había yo dado lo doble del dinero que nos iba a cobrar). Ella sonrió halagada y besó en la mejilla al taxista.

Al despedirnos, frente a su casa, me dio una copia de las llaves de las puertas y me dijo con dulzura:

-El Domingo que quieras, a la hora que quieras, te estaré esperando Cerró la puerta, prendió la luz, y yo me quedé ahí parado unos minutos sin ser capaz de entender nada con claridad. Hay sorpresas, que de alguna manera se esperan y, otras, totalmente inesperadas: Esta fue una de las últimas.

Regresé, hasta éste lugar en dónde habito, caminando bajo una fuerte e inesperada lluvia mientras reflexionaba:

¿Cómo se me ocurrió pensar siquiera en la idea del suicidio? iSólo loco aniquilaría yo mismo todas esas atractivas posibilidades!

Ahora tengo las puertas abiertas o, más bien, las llaves que abren las puertas. ¿A qué? En lo físico, no hay problema, pues me ha dicho que le gusto, ¿pero somos el uno para el otro?

Dios quiera.

 

Sábado l8 de Enero 11:59 P.M.

Toda ésta semana no he estado un sólo minuto en paz. Al despertar el Lunes, sólo pensaba en encontrar la forma de hacer desaparecer todos los días y que sólo quedasen los Domingos en el calendario. Después, a partir del Miércoles por la tarde, me invadió una angustia inmensa.

Mi cabeza se ha convertido en una cueva de ecos dónde, una y otra vez, rebotan las palabras juradas ante el espejo hace 10 años. Me siento como un autotraidor y no quisiera sentirme así. Ya no sonrió, ¡y es enloquecedor el ya no poder sonreír!

Esta mañana, busqué aquella carta y la quemé. Muy alterado, me puse a dibujar en mi cuaderno con un lápiz. Plasmé, sobre una hoja, la imagen de un buque grisáceo navegando en medio de un mar tempestuoso y, al acabar lo, me dio por quererle dar una explicación: O es una proyección de mi temerosa alma melancólica luchando contra su oscuro Destino; o ese mar tempestuoso me presagia el cuerpo en movimiento de esa mujer y cada ola será uno de sus besos. De ser esto último, ¡qué hermoso andar a la

deriva en medio de una tormenta de pasión así! (Quizá hasta naufragar sea delicioso). Sin embargo, me inclino más por la primer explicación y, a fin de cuentas, ambas explicaciones son sólo lindas frases absurdas.

He tenido insomnio todos éstos días y estoy muy cansado. Ojalá hoy pueda dormir bien y sueñe con ella.

 

Domingo 19 de Enero 12:00 A.M.

Después de bañarme, me he puesto mi mejor traje y me he fumado el último cigarro.

Dijo que a cualquier hora de cualquier Domingo, iré esta noche. Mientras tanto afilaré el cuchillo que visitará mis entrañas mañana temprano para acallar esa implacable voz interna que me llama traidor.

Esta casa, y todos los fantasmas del recuerdo que la pueblan, mis pinceles, mis pinturas, todo éste pequeño mundo que durante años ha sido mi más tierno refugio, todo desaparecerá, porque no lo volveré a ver.

Supongo que los grandes amantes llevan en el corazón un ave fénix y, por eso, cuando hacen el amor, se entregan como si fuera la primera, única y última vez. Para ellos, la pasión ha de ser como una tierra siempre virgen en dónde las caricias florecen y, al secarse, pueden renacer en otras nuevas si no han sido rociadas por la mortal lluvia de la costumbre.

Yo he de tener un corazón demasiado pequeño o demasiado cerrado, que alucina: en el mundo sólo existe una Monalisa, una Torre Eiffel, sólo hay una bailarina como la que deseo, una vez debe suceder todo para que cada cosa, sea una obra de arte única, un instante dura el Paraíso y todo lo demás es repetición.

Mañana... esa palabra me aterra. Pero como dijo aquel taxista: Lo que me queda de vida por una noche de amor con un ángel tan seductor como ella... y luego morir, crucificado en el dolor de no volverla a ver, pero en cuerpo y alma perfumado con su sutil aroma.

 

Lunes 20 de Enero 2:00 P.M

Anoche, me llevé el puñal afilado envuelto en una manta púrpura y me arranqué el miedo para hablarle. Le conté todo lo que había sido mi vida hasta antes de conocerla . Todo: La extraña carta, las pinturas, mi absurdo juramento ante el espejo, mis oscuras angustias, mi perpetua contradicción interna  Le llevé mis libros y mis discos más queridos aunque no sé, ni me interesa, si los leerá o los escuchará.

Juntos preparamos una cena sencilla y comimos en silencio. Cuando nos levantamos del comedor y fuimos a la sala, ella puso una música propia muy alegre y bailó para mí, durante algunos minutos, mientras me platicaba acerca de sus intensas ganas de vivir.

Yo me tendí sobre un tapete y, cuando me pidió que me levantara para bailar conmigo, le confesé no saber hacerlo. Prometió, entonces, que iba a enseñarme a bailar, pero otro día, apagó la luz y fue a tenderse a mi lado.

Me sentía como un gusano de terciopelo negro ascendiendo por el tallo de una rosa blanca, tiñéndola de rojo con su sangre, al no poder esquivar sus espinas.

No recuerdo las palabras exactas que cruzamos pero, en la oscuridad, tendimos un puente de comunicación, de corazón a corazón, entre ambos. Hicimos un trato muy peculiar y, estrechados en un fuerte abrazo, nos quedamos dormidos.

Fue una de las contadísimas ocasiones en las que no soñé con nada. Me parece lógico: Estaba abrazando un sueño.

Al despertarme, ella seguía durmiendo. Dejé sobre su vientre la manta púrpura. Nunca había llorado. Dejé sobre sus labios las dos únicas lágrimas de mi vida. Luego regresé a casa.

Hoy viene ella sin duda. La estoy esperando. Viene a devolverme las llaves o a estrechar me entre sus brazos con el mango del puñal sobre su pecho y la punta afilada sobre el mío. En cualquier momento, entrará por la puerta con la promesa de volver a consumar esa comunión espiritual a través de la unión carnal, o con el abrazo del adiós.

Aunque existe la esperanza espero lo peor Ya no resuenan los ecos en mi cabeza, los cuadros los tiré todos al fuego. (Los pintaría de nuevo, si fuese necesario, o haría otros). Estas hojas son, lo único hecho por mí, que le dejaré como recuerdo y, más que por eso, como prueba de peso, en relación con su inocencia, ante el Honorable Tribunal de los Amantes, cuyas leyes, claramente, estipulan que el amor no es la simple búsqueda de una persona sobre quien descargar y satisfacer los impulsos amorosos, sino que es todo un arte, una orientación del carácter, una preocupación activa y global por la vida¡ por uno mismo y por todos nuestros semejantes.

A mí me tiene sin cuidado el mundo entero, sólo ella me interesa.

No tengo fotos suyas y, aunque me gustaría tenerlas , en éstos momentos, para quemarlas, tengo algo muy dentro, que es mucho mejor y que, quizás, ni el tiempo ni la muerte podrían destruir: Su perfume de fuego.

Estoy de nuevo ante el espejo, pero ahora no es el alcohol el que me tiene borracho, sino esa extraña sensación de no estar y, sin embargo, ser. Me miro en silencio y una especie de amarga sonrisa se dibuja en mis labios al recordar unas palabras de la Biblia (del Eclesiastés): "Si la serpiente muerde antes de ser encantada, de nada sirve el encantador".

Tocan la puerta. Esta abierta...

La alada respuesta, a una infinidad de preguntas de mi loca vida, se acerca lenta y suavemente sobre un par de caprichosos zapatos de tacón alto. ¿Los pétalos o las espinas de la rosa? ¿Las noches de bálsamo o el beso afilado?

 

Escrita entre Enero y Febrero del 92.
Ultima Carta a la Ingrata Mayor.
Dedicada a ella aunque sé que a lo mejor ni leyó el original.

Remozando palacios 2

Por Chobojo Master - 19 de Septiembre, 2008, 0:30, Categoría: FOTOGRAFIA


Remozando palacios 2
Fotografía de Alonso Marroquín Ibarra

Remozando palacios 1

Por Alonso Marroquín Ibarra - 18 de Septiembre, 2008, 4:09, Categoría: FOTOGRAFIA



Remozando palacios 1
Fotografía de Alonso Marroquín Ibarra

Artículos anteriores en Septiembre del 2008

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Septiembre 2008  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30      
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog