28 de Marzo, 2008

3 refranes 3

Por Chobojo Master - 28 de Marzo, 2008, 14:23, Categoría: MISCELÁNEA

Por Chobojo Master

Sonrían, chobojos, rían, carcajéense. Hay quien no lo hace “porque se arruga”. Allá ellos. Pueden vivir con la amargura crecida más allá de lo normal o gratificarse unos momentos. Cada quien decide lo que quiere.

1.- Este refrán le queda como anillo al dedo a todos los chobojos que se ven perseguidos por la sombra de la mala suerte. Algunos se cierran el camino, solitos, y se programan para que les siga yendo de la rechintola. Son chobojos “salados”. Así, sus días se vuelven insoportables y atraen como imanes todo lo nefasto. Que no les pase.

Mal comienza la semana para quien lo ahorcan en lunes.

2.- En muchas ocasiones (en demasiadas sería más exacto), apenas se marcha un individuo, o no está presente, se habla mal de él. Todos somos la comidilla de todos. Es ese afán inevitable de chismorrear, que para nada es exclusivo de las mujeres, el que suelta las lenguas, y en ese ejercicio se despedazan prójimos a diestra y siniestra.

Que si ese chobojo camina chueco, que la falda de bolitas moradas de Fulanita no combina con el verde, que si es tacaño, que si aquella es una choboja licenciosa, concupiscente y libidinosa y no respeta hogares, que si éste es caco y le han crecido las uñas…. Como una especie de descargo y venganza anunciada existe un refrán cuyo significado final es “si no dejan de hablar de mí, yo me soltaré con todo, incluyendo infundíos”.

O me entierran pronto o les apesto el pueblo

3.- Aunque este refrán lleva una buena carga de machismo por la forma en que está escrito, vale la pena anotarlo, aclarando que este Master nuncamente lo pondría con afán distinto al ilustrativo (sería incapaz, no me atrevería, ni pensarlo, ni por asomo, ni lo permita el altísimo señor de las más altas alturas, Santo Niño de Atocha no permitas que suceda). Está dirigido y puede aplicarse a una gran cantidad de personas indecisas, a aquellos que no “agarran nunca al toro por los cuernos”, a los que le dan vueltas y vueltas a las cosas importantes y nunca toman una decisión, a los que se la pasan pensando ad infinitum y jamás actúan. Toda una moraleja, chobojos, un consejo que vale guardar. Así que no se anden con rodeos y recuerden que:

A las viejas y a los charcos hay que entrarles por en medio.

Siempre en el buen ánimo, socarrón y dicharachero: Chobojo Master

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

La Canica, una perrita callejera

Por Chobojo Master - 28 de Marzo, 2008, 12:12, Categoría: NO SON CUENTOS

Por Chobojo Master

Les cuento, chobojos:

Este Master tiene su espacio en la revista Toma Todo. La sección se llama: Chobojos. !Qué falta de originalidad la mía! Pudo haberse llamado de otra manera, algo así como Filigranas y torceduras del pensamiento, Aleluya del cotorreo, Mostrador de miserias, La tenaza de Parménides, La espada flamígera de Felipe el Desobediente, incluso Choborrollos…, pero no fue así.

Cada mes, este Master, servidor de todos ustedes (hasta cierto punto, ¿eh?), teclea un artículo para la citada publicación, que como ya se sabe (y si no, para que se sepa) dirige el Chobojo Alonso Marroquín.

Reproduzco a continuación uno de los artículos ahí publicados. Diviértanse. Aquí va.

La Canica, una perrita callejera

En el número anterior les platiqué de Cultura, una perra muy especial; en esta ocasión, chobojos déjenme contarles de otra perrita, que apareció un buen día en la calle donde este Chobojo Mayor vivía. Inicialmente la raza le puso por nombre "Canica", no sé si porque, como si fuera gente pobre, había rodado mucho o simplemente andaba de aquí para allá.

Todas las historias de perros tienen su moraleja y están asociadas a muy diversas anécdotas, unas veces simpáticas y otras en extremo trágicas. Valga el espacio para recordar a un periodista argentino, Juan José de Soiza Reilly, quien escribió un pequeño texto, publicado en México por  Editora Nacional, titulado El alma de los perros, donde escribe -anoto, sin citarlo textualmente-: este era un perro tan desgraciado, tan apaleado, hambriento, sarnoso, perseguido y segregado, que más que perro parecía hombre. En su ejemplar, el periodista hace diversas analogías entre los perros y sus vidas con el hombre y la suya, marcando similitudes impresionantes. Pero debo regresarme a la historia que quiero contarles.

Resulta pues, que la Canica se ganó a todo el vecindario, porque era indudable que, viniera de donde viniera, había sido muy bien educada por quienes fueron sus amos y era destacada por su obediencia a cualquier orden que se le diera. Al paso de los días, buscó y encontró un recodo que tomó como su domicilio: el descanso de una escalera independiente que llegaba a un departamento aislado en un vecindario de esos que tienen patio y macetas floridas en las orillas.

El tiempo pasó y la Canica se convirtió en un todo un personaje extraordinariamente popular. Era favorecida con viandas suculentas y cobijada con buenos trapos; hasta un pequeño techado le construyeron los vecinos. Buena defensora de su territorio, juguetona con los niños… una perra que -así lo decían los escuincles-, hasta cantaba. ¡Cuántas cualidades se le adjudicaron! ¡Todas!

Cierto día, llegó un chobojo de esos mala sangre, sangregorio, sangrón, mamón, mamila, jactancioso, presumido, pedante, nadiememerece, que había sido residente en la cuadra, y al ver a la Canica, calificó y preguntó de botepronto:

-¿Y cómo se llama el pinche perro?

Este Master, que ya se vestía de humor negro, le contestó muy serio.

-Se llama Usted.

-¿Cómo? ¡Así se llama?

-Sí, así se llama. Pero déjeme hacerle una aclaración. Usted no es un perro, Usted es una perra. Ah, pero eso sí: Usted es muy obediente. Nada más se le da una orden y Usted la obedece de volón pin pon. Usted, además es una perra muy cariñosa. Si se la pongo, Usted me lame la mano, o Usted va corriendo por el palito, si se lo aviento. Aunque para serle franco, eso de que Usted sea una perra tiene sus inconvenientes, porque cuando Usted está en brama, todos los perros andan detrás de Usted, y ya se imaginará el espectáculo que da.

-Bueno, ya. ¿De qué se trata?- me estás ofendiendo.

-No. Lo único que estoy haciendo es platicarle de cómo es Usted.

El tipo casi me mentó la madre, se dio la vuelta y se fue. Yo, para rematar, de inmediato, llamé a la Canica, pero no por su nombre, sino con el Usted, y ¿qué creen?.. la perrita obedeció. El fulano también volteó y todos los que estábamos ahí soltamos la carcajada. Entre chobojos te veas.

Permalink ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Marzo 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog