James Fortson el periodista que se volvió invisible

Por Chobojo Master - 28 de Enero, 2008, 12:28, Categoría: LAS NOTAS DEL CHOBOJO MAYOR

Chobojos todos: va esta nota de realidad, con una rigurosa mezcla de seriedad y una que otra opinión de este Master (choboja, como debe ser).

Un buen día James R. Fortson, Jimmy, desapareció del panorama; como si se hubiera vuelto invisible o hubiera muerto. Muchos televidentes que seguían su trabajo en el canal once de la televisión mexicana, dejaron de verlo. Así nomás. No se le pudo leer más, tampoco; no volvió a dirigir revista alguna, ni produjo columna en los periódicos, ni su voz se escuchó en los medios radiofónicos.

James R. Fortson dirigió Caballero, la primera revista masculina que se produjo en México. En las publicaciones impresas intentó un concepto para la pareja con Dos: El y Ella, incluyendo el erotismo como parte fundamental de sus contenidos. Vale la pena mencionar que hasta la fecha no ha surgido en nuestro país una publicación con ese enfoque; cuando más, se han atrevido a considerar la vida en pareja desde un punto de vista ligerito, como si en ella sólo existiera la preocupación por la salud el ejercicio, los paseos y el trato de algodón para los hijos. Finalmente Dos: El y Ella, devino en Él, revista que integró desnudos de modelos mexicanas y en la que participaron, igualmente, gente del periodismo y las letras nacionales. En uno de sus números Fortson incluiría un pequeño librito: Perspectivas Mexicanas desde París, un diálogo con Carlos Fuentes, la primera entrevista a fondo hecha al famoso escritor mexicano, en aquel entonces excesivamente rejego para contestar las preguntas de cualquier periodista. En el mundo de los impresos, James R. Fortson publica después Eros, que lejos de tener imágenes procaces, brindaba a los lectores contenidos finos e inteligentes.

Resulta, chobojos, que sin aflojar el paso, Jimmy, siempre pujante, continúa produciendo y logra acumular en su haber, cinco veces, el Premio nacional de periodismo, escribe varios libros, traduce también el bestseller de Irving Wallace La Palabra.

 "En 1969 dio principio a sus actividades como periodista de televisión (canales 8, 11,13, TRM, RTC y Televisión Mexiquense), creando, produciendo y conduciendo nueve series durante diecisiete años, destacando Cara a Cara; La Pareja Humana y Tribuna de la Opinión Pública."

-Oye, Master, todo está de maravilla.
-Espérate tantito, Tobías, que aquí es donde empieza lo bueno. Porque estando consolidado como una figura destacada dentro del medio, de repente, Jimmy desapareció.
-¿Se esfumó, Master?
-Más bien parece que lo esfumaron.
-No me digas que lo mataron.
-Pues de alguna forma sí, mi buen Tobi. Una forma de asesinar a un periodista es privarlo de todas las posibilidades para expresarse, negarle los accesos a los recursos y medios, dejarlo chiflando en la loma…
-Pero, entonces, ¿qué pasó?
-Dejemos que él, James R. Fortson, nos cuente algo. Me ha hecho llegar una carta, la segunda, que ha enviado a la Revista Proceso, donde se entrevé la trama de una historia que parece turbia, fangosa, ¡vaya! por lo menos muy extraña, rara, inusual, mafufa

Por la palabra y las ideas sin fronteras: Chobojo Master

REVISTA  "PROCESO"... Palabra de Lector...al fax número: 56-36-20-55

Señor Director:

     Una vez más recurro a Proceso rogando la publicación de esta carta que denuncia una muy grave violación periodística y, esencialmente, ética, social y  judicial.

Víctima –una vez más, luego de las revistas "Caballero", "Él" y "Eros"- de la censura oficial, he interpuesto ante
la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, con fecha 24 de abril de 2007, una denuncia por daño moral, económico, social y una gran diversidad de graves violaciones colaterales en contra de
la Secretaría de Educación Pública, del Instituto Politécnico Nacional, del Canal Once de Televisión y de la ciudadana Alejandra Lajous Vargas.

En 1992, justo después de haber recibido un Premio Nacional de Periodismo, específicamente por mi labor en Canal Once, Alejandra Lajous Vargas, su entonces directora, me despidió, sin más, de un trabajo de diecisiete años de antigüedad. Motivo: Mi edad (52 años). En cuanto a las verdaderas causas del hecho; es decir,  un presunto cargo o acusación que jamás ha llegado a mí, hasta el día de hoy.  Fue una insultante, cobarde y sórdida falacia, sumada luego a una campaña de difamación lo que me administró la muerte civil y la demolición de la fama pública. Yo creo que fue una conspiración fraguada por un miembro de mi equipo de trabajo, mancomunadamente con los Directores de Producción y Finanzas de la propia Institución. ¡Un asesinato virtual que provocó en mi vida profesional, económica y social una quiebra y un desprestigio total! La consecuencia grave, en la realidad real, fue que yo quedé fuera de todo proyecto o cargo remunerado que involucrara mis conocimientos y la amplia experiencia adquirida en un oficio ejercido durante más de treinta y cinco años... durante los cuales fui privilegiado –siempre por mis pares: los periodistas y los editores- con cinco Premios Nacionales y diversos reconocimientos gremiales.

Reconozco mi deber ético el de denunciar que sufrí amenazas a mi vida física, expresadas frente a mí y a varios testigos presenciales, por el periodista Agustín Granados, a la sazón a cargo de la fuente de policía del noticiero 24 Horas, quien dijo  haber recibido de mi principal ex colaborador la petición personal, expresa y concreta de mandarme matar... Los actores –sin excepción- se reconocerán a sí mismos frente al espejo de su propia conciencia, al tiempo que sufrirán, en su conciencia, la persecución del remordimiento y la vergüenza vitalicias...No menciono sus nombres, por sutileza y porque todos aquellos quienes deben conocerlos... ¡lo saben de sobra, habiendo sido los victimarios!

A Lajous le reprocho públicamente su falta de responsabilidad al no haber investigado los hechos, tomando cualquier palabra como veraz, aun  a sabiendas de que buena parte de su propio personal estaba involucrado hasta el mero fondo del barranco, sin consignar a nadie ni tomar acción alguna contra uno solo de los incontables presuntos cómplices internos; sus subalternos. También su falta de honor, integridad y valor civil al no decirme, cara a cara, en un lenguaje claro y certero, lo que ella se creyó que había sucedido...sin atreverse a hablarme de frente... como era una responsabilidad esencial y connatural a su cargo público y su representación oficial. Fue, de suyo, un abuso de autoridad.

Entre tanto, ¡yo me declaro, frente al público que durante tanto tiempo me siguió, creyendo en mí, inocente...de aún no sé qué delito!

Víctima de las circunstancias, reclamo una satisfacción pública,  la restauración de mi dignidad humana, mi honor y mi buena fama, así como la reparación, conforme a la CNDH, de los daños causados.

CC: CNDH (Expediente: 2007/1282/5/OD)     a 16 de diciembre de 2007

James R. Fortson
Planta Infiernillo No. 93
Tlalnepantla, Estado de México
Tel. 5397-3142
e-mail: james_r_fortson@hotmail.com

Permalink ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Enero 2008  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog