Aquellas reuniones

Por Alonso Marroquín Ibarra - 26 de Diciembre, 2007, 14:22, Categoría: NO SON CUENTOS

Unos jirones de corazón por aquí, unas sonrisas por allá, abundantes o escasas y muchas, muchas conversaciones acumuladas, donde los hablantes dejaron su mejor sentido del humor, su asombro o sus vanidades incontenibles para demostrarle a los que oíamos que no había más allá que su palabra y nadie, absolutamente nadie, por encima de su persona. ¡Ah, nunca faltaban esas personas non plus ultra!

Nos comíamos las noches enteras, hasta escuchar el trino de los pájaros que, despertando, nos sugerían, sin reclamo, que visitáramos la almohada. Nadie les hizo caso nunca. Las horas se quedaban vestidas de palabras, de extrañas filosofías personales, de ideas nuevas, de proyectos inalcanzables, de locas fantasías que muchas veces aterrizaron a  pedazos, deshaciendo ilusiones y quebrantando economías; también se llenaban de risas y alegría.

Los de pies ligeros se conformaban con los ritmos para crear su baile, entre más esenciales mejor, y con pareja o sin ella se movían de continuo: sentían por los pies, por las piernas, por los hombros, por las caderas. Cerrando los ojos y soltando desde muy dentro sus emociones, seguían cada nota y cada nota se les pegaba al cuerpo, redibujando sus movimientos. Chachachá, que rico chachachá.

De vez en cuando alguna grabadora registraba lo que después, al reproducirlo, era una mezcolanza de voces atropellándose con un entusiasmo extremoso o con una pasión absurda de alguien que defendía su postura, de suyo indefendible. Se generaba la polémica y no faltaban los amarra navajas, que sin defender postura alguna, echaban toritos a uno y otro lado hasta exaltar los ánimos, que se alivianaban muchas veces con el amigo de la guitarra que reclamaba la atención de los duelistas verbales: «Vamos a echarnos la Sanmarqueña» Con eso la bola pegaba en otra banda y, como en un juego de billar, la reunión presentaba otra cara.

Váyase volviendo amable,
deje ya el verbo filoso,
Guarde en la vaina su sable
y quítese lo rencoroso.

Si porque te quiero,
quieres que te quiera más.
Te quiero más que a mi vida.
¿Qué más quieres? ¿Quieres más?

Los aferrados en continuar con la caldeada discusión eran llevados, quisieran o no, a la cantada. «Ya déjenle a’i. ¡Vamos a cantar!» Y si no se integraban al ingenio y comicidad de esa canción chilena guerrerense, ya se integrarían a las canciones dolorosas o de romanticismo, empalagoso como melcocha.

Amar es empapar el pensamiento
con la fragancia del Edén perdido.
Amar, amar es llevar herido
con un dardo celeste el corazón.

Los enamorados, o los que estaban en camino de llegar ahí, se acurrucaban, dejando salir esas miradas cargadas de “te quiero”, “tú y yo, de aquí hasta la eternidad”.  El tiempo daría su veredicto, premiando a los espíritus armoniosos y lanzando a los extremos opuestos a los amores tormentosos e inapropiados. Una mera cuestión de afinidades.

La comida, la bebida, la conversación en buena lid, el baile, el canto y la ganas de compartir -el factor principal-, eran los ingredientes necesarios –y lo son- para que aquellas reuniones dejaran una huella profunda en el espíritu.

Eran elementos sencillos, sin tecnologías rebuscadas qué presumir, ni eventos fatuos, la vanidad era exclusiva de algunos que considerábamos verdaderos hígados:  «Acabo de comprar una laptop de poca madre. Mira» «Tengo un Blog en Internet que visitan millones de personas, aunque es muy exclusivo» «Mi cel (teléfono móvil) es lo último que hay, hasta hace trutrú, además de cargarse solito» «Prende la tele para ver el partido» «Es que la membresía que compramos en el Club Soloparagentecomoyo es de primer mundo» «Fuimos a San Antonio y compramos… » «No voy a poder estar con ustedes, me voy a mi tiempo compartido en Cancún, tú sabes es un resort de 25 estrellas, all inclusive, claro» «Pongan un buen rock, ¿a poco les gustan los artistas nacionales? Eso es sólo para nacos» «Nos tenemos que ir, teníamos un compromiso programado… »

¡Ah, aquellas reuniones!

Alonso Marroquin Ibarra
año 2007 por terminar

Permalink ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog