Los Vicios del Esclavo - Capítulo I

Por Chobojo Master - 30 de Mayo, 2007, 1:45, Categoría: LETRAS Y GARABATOS

"El hombre que inventó la caridad, inventó al pobre y le dio pan"

Víctor Manuel.

Ser libre no es fácil: se extrañan las cadenas, se extraña el uniforme, se extrañan también las órdenes que hay que cumplir con puntualidad.

Al mediodía, en el corazón del Centro de la Ciudad, dan ganas de descalzarse, de respirar profundamente, de alzar los brazos y gritar con toda el alma para espantar los fantasmas de las taras hereditarias o para expresar la alegría de ver todavía en pie los edificios que construyeron los abuelos de nuestros bisabuelos.

La gente pasa y vuelve a pasar por su punto de origen sin darse cuenta cabal de lo absurdo de su prisa. Las rocas son más sabias: "aquí estuvieron antes que nosotros y seguirán después de que nos hayamos ido", diría José Saramago. Y es verdad.

Una bandera ondea en lo alto: simboliza pertenencia y fraternidad parcial; pero también mucho dolor, pues confirma que el ser humano no es ecuménico y que tal vez no conozca jamás otra cosa que no sean simples destellos del compromiso moral que se debe a sí mismo por el solo hecho de haber sobrevivido a glaciaciones, a tormentas, a sequías, a dioses sanguinarios o ineptos, a leones hambrientos, a revueltas armadas o a la intrínseca soledad en que cada quién nace y muere. Al homo sapiens la realidad desnuda nunca le basta: siempre quiere, siempre necesita inventar algo "más allá" para después convertirse en acólito de su propia creación.

El sol brilla en lo alto, solo unas nubes rompen el cielo despejado. Me siento a mirar a las personas que pasan y me detengo en el rostro de una u otra sin llegar a comprender para qué somos ya tantos ni por qué, en vez de ser mejores, simplemente seremos muchos más.

Una niña, de unos siete u ocho años, con un zapato roto me sonríe. Se acerca a mí y me pregunta:

-¿Qué hace señor?

-Escribo—le respondo y le sonrió.

-¿Yo puedo estar en sus hojas señor?

-Claro ¿Cómo te llamas?

-Socorro.

-Socorro ¿qué?

La niña se echa a correr; se va y yo la sigo para darle un pan, una moneda o algo, pero la multitud, el "monstruo citadino" la devora entre sus fauces y no puedo encontrarla.

Existen infinidad de seres a quienes no voy a reconocer en el infierno y que, siendo sincero, no me importan ya; pero me gustaría saber si ésta noche, aquella niña humilde tiene un pan que llevarse a la boca.

Respiro, bajo la mirada y me dispongo a regresar a casa. No tengo valor para quitarme los zapatos ¡cómo si mi madre me hubiese parido con ellos ya puestos!

¿Libre? ¿Dónde me embriagué con esa falsa ilusión?

Leonel Puente
Zócalo. México D.F.
31 de Marzo del 2007

Los vicios del esclavo – Relato de Leonel Puente
Los vicios del esclavo - Capitulo XX
Los vicios del esclavo - Capítulo XXI
Los vicios del esclavo - Capítulo XXII
Los Vicios del Esclavo - Capítulo 0
Los vicios del esclavo - Capítulo XXX

Permalink ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog