Mayo del 2007

La Casa de la Estupidez

Por Alonso Marroquín Ibarra - 31 de Mayo, 2007, 15:00, Categoría: CUENTOS Y MICROCUENTOS

Sólo tuve dos horas para recorrer aquella inmensa y compleja casa; para verla, sería más exacto. Apenas entré por una de sus tantas puertas, quedé inmerso en un mundo concebido para atrapar a cuanto visitante posara sus ojos en él. Luces, colores brillantes, cuartos resplandecientes, risas, mujeres… ¡Qué mujeres! ¡Fantásticas! De todos los tonos de piel, de curvas exuberantes, de movimientos sexuales, no sensuales, que me activaron el impulso de aparearme de inmediato.

Recordé, con dificultad, una de las tesis de Desmon Morris, el autor del Mono Desnudo, escrita hace muchos años: el sexo opuesto tiene sus olores, sus formas, sus colores para provocar la continuidad de la especie. Nada más real. Pero, más allá de las tetas perfectas, de las caderas ampliándose contundentes, del torneado impecable de sus piernas, de sus movimientos y porte regio, había en todas ellas una mirada vacía, una sonrisa postiza, una manera de responder mecánica. Eras mujeres irreales, muy lejanas de la vida… Sin embargo me tenían encandilado, y a todos, me percaté en ese momento, los que habían entrado antes y después de mí.

-Esta su casa nunca cierra, permanece abierta siempre, para todos ustedes -nos dijo con amabilidad extraña, un guía que hablaba con una impostura circense–.  ¡Síganme! ¡Continuemos!

Sin pensarlo, me uní al grupo que se había formado y seguimos de manera automática al sujeto de apariencia virtual. Llamémosle Funny, para hacer justicia a cierta simpatía que emanaba. ¡Me lleva el diablo! ¿Por qué se me ocurrió un terminajo en inglés para bautizarlo? La verdad no lo sé, pero ese fue el que me vino a la mente. Funny nos llevó por aquí y por allá. Pasamos por habitaciones que parecían vacías, pero no era así, siempre había alguien, con un hacer o a punto de empezarlo. Lo mismo vimos payasos haciendo rutinas demasiado gastadas y dándose de golpes para provocar la risa a como diera lugar, que hombres trajeados repitiendo información de manera ininterrumpida, escenas familiares dolorosas, plenas de llantos, sufriendo las más ruines traiciones, infidelidades, acoso y toda clase de desventuras, accidentes donde los cuerpos mostraban en exceso las quebraduras, los tejidos rasgados, abiertos, los órganos saliéndose y sangre, mucha sangre, sangre por todas partes.

Mi mente se había quedado con los fabulosos cuerpos femeninos, otros que estaban junto a mí, seguían riéndose de las tonterías de los payasos, en un grupito de señoras comentaban el reflejo de la vida real en el cuadro presenciado y lloraban a moco tendido, producto de alguna extraña catarsis.

El recorrido continuó, vertiginoso, avasallador. Vi, -vimos, vieron, ven todos los visitantes, verán- personajes de todos los ámbitos, figurones del deporte; conductores de hablar ininterrumpido, con una capacidad de bombardeo verbal insospechada; más mujeres, maricones y lesbianas –gays y les, les dicen ahora-; políticos con su inevitable ego inflado al máximo; dibujantes y caricaturistas trabajando incesantes, casi con avidez; figuras públicas de escándalo, haciendo alarde de sus abyecciones; cínicos y bufones; madres de familia frustradas dando consejos de cómo llevar un hogar; yoghis, charlatanes visionarios; expertos en el mundo de ultratumba; cazadores de ovnis y extraterrestres…

-¿Cómo le está pareciendo nuestra casa?- me pregunto Funny.

-Este… bien, muy bien- contesté como un soberano imbécil. Por alguna razón no pude externar mi punto de vista. Esa sensación de impedimento me molestó, como tener un ladrillo en la cabeza que me hubiera aplastado el criterio.

-Nuestra casa es integral. Quiero decir, cubre todas las expectativas de lo que a ustedes les gusta y desean. ¡Síganme! ¡Vámonos!- Funny, como una locomotora, cabeza del desfile, nos jaló a todos, y fuimos con él, sin pensarlo.

Me sentí confundido, pero seguí. El grupo era inmenso –tampoco me había percatado- y los empujones, para satisfacer la ansiedad de ser los primeros, se multiplicaron. Lento, despacio, rápido, seguíamos a Funny, como las ratas hipnotizadas por la melodía del flautista de Hammelin. Concursos enfermizos hicieron la delicia de muchos; palabras dichas sin ton ni son, provocaron carcajadas de Santa Clós en otros tantos; la virulencia, el desparpajo y la grosería dichas por un "hombre respetable", ganaron las convicciones de muchos más; la actitud regañona de un líder político que desnudaba lo negro de su opositor, arrancó aplausos eufóricos y gritos compulsivos.

Me sentía aturdido, como si hubieran congelado mis sentidos. Por un lado, tenía la impresión de que no había pasado el tiempo, y por el otro, que ya había permanecido demasiado. Quería largarme de aquella casa y al mismo tiempo quería seguir viendo más. Izquierda, derecha, arriba, abajo… no sabía dónde estaba.

-¡Disfruten! ¡Vivan nuestra casa! ¡Nuestra pasión es servirlos!- Nos invitaba Funny, siempre Funny, con su sonrisa de ángel, con sus ademanes cordiales y su extraño magnetismo. ¡Hay mas, mucho más! ¡Déjense llevar! ¡Conmigo todos, allá vamos!

No había tregua. la casa parecía infinita, era un auténtico cuerno de la abundancia, fuente de recursos inagotables. Vimos peleas de todo tipo, más mujeres, más maricones, más lesbianas, más risas, cómicos, payasos y patiños, más comentarios, noticias y resúmenes, guerras, explosiones atómicas, "dictadores" latinoamericanos, a los buenos y a los malos, juegos de fútbol, béisbol, tenis, póquer, billar, más políticos poéticos de falsa sonrisa y bondad, más crímenes sangrientos, misterios y más chistes, más dramas, asesinatos y asaltos, despojos, violaciones, crueldad, misoginia, perversión, aberración… La multitud enajenada que seguía a Funny lindaba en el paroxismo y me arrastraba, me pisoteaba, me empujaba, me hacía mierda. Ya no podía pensar, me había convertido en parte de la turbamulta.

Algo dentro de mí, arrancó mi conciencia por un instante de aquel aquelarre de "diversión". Fue suficiente. No aguantaba más, no podía seguir, y haciendo de tripas corazón, hice un esfuerzo, un jalón, un empujón, otro esfuerzo, otro jalón, golpes, hasta que pude salir.

Me recargué en el respaldo del sillón mecedor, aflojando todos mis músculos. Me levanté como un rayo y apagué la televisión: auténtica casa de la estupidez.

Alonso Marroquín Ibarra
año 2007 y corriendo

Terrorismo, espionaje, toque de queda y otras gracejadas

Por Chobojo Master - 30 de Mayo, 2007, 2:54, Categoría: LAS NOTAS DEL CHOBOJO MAYOR

El gobierno mexicano actual, el de la continuidad (del foxismo), va por el mismo camino. ¿Qué es lo que continúa y a dónde nos lleva el caminito? La primera parte de la pregunta es tan difusa que la mayoría no podría contestarla –los grandes capitalistas y los cuates beneficiados, sí- y la segunda, de entrada, nos lleva a otra pregunta: para empezar ¿quién hizo ese caminito, para quién es?

Esto que parece un galimatías verbal, a final de cuentas tiene su explicación, no es gratuito.

En los últimos días se han publicado varias noticias inquietantes relacionadas con la seguridad nacional -independientemente de que el ejército está activo en varios estados de la república-. Relacionándolas, nos dejan ver con claridad cómo se está instrumentando y poniendo en marcha la estructura y los recursos "legales" y económicos para tener un control total de la población y convertirnos en servidores y ejecutores de objetivos netamente norteamericanos, prefiero decirles gringos.

Si estuviéramos dos o tres décadas atrás, lo que escribo sonaría como un panfleto de militante extremista. Por desgracia lo que está sucediendo hoy, no requiere de un pensador o de un analista radical, para darse cuenta de que algo no encaja en el quehacer político y nuestra realidad.

Como se diría coloquialmente "lo que está haciendo el gobierno no hace click". A no ser que el objetivo real se esté ocultando; y ¿cuál podría ser? : convertirnos en una extensión (¿más?) de sus políticas militares y de control continental.

Van algunas preguntas

¿México necesita un comité de desarme (hablamos de armas de destrucción masiva, químicas y biológicas y gua, gua, gua) y terrorismo?

¿México requiere para combatir el narcotráfico toques de queda en tiempos de paz y la militarización de las ciudades?

¿La situación de nuestro país es tan extremosa que se necesitan labores de espionaje en todos los niveles, incluyendo el correo electrónico?

¿Nos encontramos bajo amenaza permanente de grupos llamados "terroristas" y hemos sido víctimas de sus atentados?

Para no extenderme más, sepan chobojos, que ya se integró en este país un comité en materia de desarme y terrorismo, que los legisladores discuten ya una ley para combatir tan terrible flagelo, que el gobierno cuenta ya con recursos para el espionaje del correo electrónico, etc., etc. Aunque el texto que reproduzco a continuación forma parte del artículo "Ley antiterrorismo en México" de Carlos Montemayor, les puede servir de "probadita" para darse cuenta cabal de lo que está sucediendo y, si leen con detenimiento, del alcance e implicaciones que el asunto tiene.

Así las cosas, veamos ahora lo que constituye quizás el texto central de esta reforma legislativa en México: "Se impondrá pena de prisión de seis a 40 años y hasta mil 200 días de multa, sin prejuicio de las penas que correspondan por los delitos que resulten, al que utilizando sustancias tóxicas, armas químicas, biológicas o similares, material radioactivo o instrumentos que emitan radiaciones, explosivos o armas de fuego, o por incendio, inundación o por cualquier otro medio violento, realice actos en contra de las personas, las cosas o servicios públicos, que produzcan alarma, temor o terror en la población o en un grupo o sector de ella, para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad para que tome una determinación".

Alguien espía tu e-mail
por Enrique Galván Ochoa

El espionaje, elemento fundamental para frenar reformas sobre seguridad: senadores
por Andrea Becerril

Toque de queda en 50 colonias de Ciudad Juárez
por Rubén Villalpando

Ley antiterrorismo en México 1
Ley antiterrorismo en México 2
por Carlos Montemayor

Hoy se integra nuevo comité en materia de desarme y terrorismo
La Jornada

Usando detectores contra todo
y buscando la seguridad total:

Chobojo Master

Los Vicios del Esclavo - Capítulo I

Por Chobojo Master - 30 de Mayo, 2007, 1:45, Categoría: LETRAS Y GARABATOS

"El hombre que inventó la caridad, inventó al pobre y le dio pan"

Víctor Manuel.

Ser libre no es fácil: se extrañan las cadenas, se extraña el uniforme, se extrañan también las órdenes que hay que cumplir con puntualidad.

Al mediodía, en el corazón del Centro de la Ciudad, dan ganas de descalzarse, de respirar profundamente, de alzar los brazos y gritar con toda el alma para espantar los fantasmas de las taras hereditarias o para expresar la alegría de ver todavía en pie los edificios que construyeron los abuelos de nuestros bisabuelos.

La gente pasa y vuelve a pasar por su punto de origen sin darse cuenta cabal de lo absurdo de su prisa. Las rocas son más sabias: "aquí estuvieron antes que nosotros y seguirán después de que nos hayamos ido", diría José Saramago. Y es verdad.

Una bandera ondea en lo alto: simboliza pertenencia y fraternidad parcial; pero también mucho dolor, pues confirma que el ser humano no es ecuménico y que tal vez no conozca jamás otra cosa que no sean simples destellos del compromiso moral que se debe a sí mismo por el solo hecho de haber sobrevivido a glaciaciones, a tormentas, a sequías, a dioses sanguinarios o ineptos, a leones hambrientos, a revueltas armadas o a la intrínseca soledad en que cada quién nace y muere. Al homo sapiens la realidad desnuda nunca le basta: siempre quiere, siempre necesita inventar algo "más allá" para después convertirse en acólito de su propia creación.

El sol brilla en lo alto, solo unas nubes rompen el cielo despejado. Me siento a mirar a las personas que pasan y me detengo en el rostro de una u otra sin llegar a comprender para qué somos ya tantos ni por qué, en vez de ser mejores, simplemente seremos muchos más.

Una niña, de unos siete u ocho años, con un zapato roto me sonríe. Se acerca a mí y me pregunta:

-¿Qué hace señor?

-Escribo—le respondo y le sonrió.

-¿Yo puedo estar en sus hojas señor?

-Claro ¿Cómo te llamas?

-Socorro.

-Socorro ¿qué?

La niña se echa a correr; se va y yo la sigo para darle un pan, una moneda o algo, pero la multitud, el "monstruo citadino" la devora entre sus fauces y no puedo encontrarla.

Existen infinidad de seres a quienes no voy a reconocer en el infierno y que, siendo sincero, no me importan ya; pero me gustaría saber si ésta noche, aquella niña humilde tiene un pan que llevarse a la boca.

Respiro, bajo la mirada y me dispongo a regresar a casa. No tengo valor para quitarme los zapatos ¡cómo si mi madre me hubiese parido con ellos ya puestos!

¿Libre? ¿Dónde me embriagué con esa falsa ilusión?

Leonel Puente
Zócalo. México D.F.
31 de Marzo del 2007

Los vicios del esclavo – Relato de Leonel Puente
Los vicios del esclavo - Capitulo XX
Los vicios del esclavo - Capítulo XXI
Los vicios del esclavo - Capítulo XXII
Los Vicios del Esclavo - Capítulo 0
Los vicios del esclavo - Capítulo XXX

Pintura callejera, otros conceptos

No, no es sólo eso

Por Constantino Pol - 25 de Mayo, 2007, 13:01, Categoría: LETRAS Y GARABATOS

El ejército está en las calles, los muertos, como si fuera normal –tal vez ya lo sea-, aparecen por todos lados, los pobres se multiplican más que los conejos, las deudas del país crecen y los grandes proyectos nacionales (¿negocios?) quedan en las manos de los mismos que siempre han sido sus depredadores (inversionista los llaman).

No sólo es la basura que se acumula en los barrios, en las plazas históricas, en las avenidas que debieran lucir esplendorosas, no es que me moleste no poder caminar ligero por las aceras invadidas por miles y miles de buhoneros, que también crecen día con día –de algo tiene qué vivir la gente-, ni que el transporte esté en condiciones infames, con asientos y techos hechos para niños o enanos y ni qué hablar de los cafres que conducen (zafios y rústicos son los sinónimos que tiene el diccionario de la RAE). No, no es sólo eso.

Es mirar los rostros de la paisanada con una expresión de tristeza que se extiende por todas partes, que se pega; saber que hay un gobierno que sigue hablando de maravillas y gasta en pocos meses decenas de millones de pesos en propaganda, mientras el cerebro trata de imaginar todo lo que se podría hacer con ese dinero en beneficio de la sociedad; es darme cuenta, con impotencia, que la voluntad ciudadana es ignorada, en el mejor de los casos, o reprimida hasta el exterminio para que no estorbe en los grandes planes de los de hasta arriba (los hace verse mal en el mundo de las noticias internacionales, se ensucia su imagen).

No es sólo desear que las cosas fueran diferentes, es saber que pueden serlo; no es sólo recordar otros tiempos o voltear la vista hacia otros países, con envidia de la buena, y darme cuenta que, con menos de lo que tenemos, sus pobladores viven mucho mejor. No es ignorar los males de nuestra idiosincrasia, esos que aborrecemos y malamente nos marcan, sino recordar también nuestra nobleza, saber que tenemos paisanos de grandes talentos, que somos un pueblo de trabajo y tradiciones, que siempre hemos sido entrones y solidarios.

No, no es sólo eso.

Lo que pasa es que hoy, como muchos otros días y como tanta gente, vuelvo a despertar, a integrarme a la realidad de la mayoría, no a la de los privilegiados. Salgo de mi domicilio, me voy amalgamando con la ciudad, con el país, y los veo tal como son. Leo los titulares de los periódicos y siento, a diferencia del orgullo de antes, unas inmensas ganas de vomitar. ¿En que se ha convertido mi patria? ¡Ah, qué políticos tenemos!

Pero no, no es sólo eso, es saber que sólo nosotros podemos cambiar la realidad por adversa que sea y darme cuenta de que nos hemos tardado demasiado.

Constantino Pol
Mayo de 2007

El vaso

Por Alonso Marroquín Ibarra - 23 de Mayo, 2007, 3:10, Categoría: CUENTOS Y MICROCUENTOS

¡Malditas ansias de beber! El vaso me jala, trata de romper mi voluntad y ríe burlón, con carcajadas cristalinas. Me provoca. Se parece a las prostitutas elegantes, sin peros, perfectas, glamorosas, dueñas de una paciencia fabricada por las fuerzas del dinero, perseverantes y sabedoras de su belleza.

El esbelto cilindro de vidrio se ve esplendoroso. Me conoce bien y me observa con sus ojos de hielo caleidoscópico; me lanza sus brillos adictivos, sus destellos retadores. Espera romper mi voluntad, sabiéndome esclavo, espera mi mano, y más ufano se muestra, como un señor prepotente y jactancioso. Me llena la vista y el cerebro con los tonos sensuales de sus contenidos. El calor del día se convierte en su cínico cómplice. Siento la garganta seca. Me deshidrato.

¡No has de vencerme, maldito! ¿Me engaño? ¿Podré con él? Debo ignorarlo. No puede influir en mí. Lo romperé. ¡Sí, eso es!

Me armo de valor, paso la lengua ansiosa por mis labios, mi mano se acerca temblorosa a él, lo alcanzo. Está frío, sudado; siento un inmenso alivio, y lo paseo por mi rostro. ¡Ah… qué placer!

Un traguito nada más y te irás al mundo de la basura. No creas que… Tomo una segunda vez, juego con los hielos en mi boca y el ron va resbalando por mis caminos interiores. Mis nervios se calman, mi frenesí empieza a ceder. Escucho el alegre tintineo del conjunto que baila al compás de mis manos. Otro trago, otro más.

Esta fue la última vez que ganaste. He apurado lo que tenías. No habrá próxima ocasión. Se acabaron las tentaciones.

El vaso viaja con la curva furiosa de mi brazo estrellándose en la mesa de centro. Me irrito más que nunca. ¡Carajo! Me dejo caer en el sofá. Estoy sudando. El síndrome de abstinencia, pienso. La vista se me nubla, siento como si estuviera a las puertas de una gran borrachera. Intento levantarme, recuperarme… no puedo. ¡No me puedo mover! ¡No puedo gritar! ¡Ahhgggg… siento que me m…!

«Se lo advertí claramente –llora entre gritos la viuda-. Pensé que esta vez si dejaría de tomar. Tal vez no me creyó. Y, sí, señor ministerio público, le puse veneno al ron. Pensé que se daría cuenta».

Alonso Marroquín Ibarra
año 2007 y corriendo

Antonio Machado, auténtica poesía

Por Chobojo Master - 22 de Mayo, 2007, 2:24, Categoría: LETRAS Y GARABATOS

Lean, chobojos, despacito; imaginen lo que Antonio Machado -el poeta español que difundiera en sus primeras canciones Joan Manuel Serrat-; describe en sólo diez versos. En esta brevedad, crea un mundo con su paisaje, un escenario con sus personajes, y algo pasa… Lean, chobojos, despacito, y déjense llevar.

Chobojo Master

La plaza tiene una torre,
la torre tiene un balcón,
el balcón tiene una dama,
la dama una blanca flor.
Ha pasado un caballero
¡quién sabe por qué pasó!
y se ha llevado la plaza,
con su torre y su balcón,
con su balcón y su dama,
su dama y su blanca flor.


Antonio Machado

Frases célebres - 11

Por Alonso Marroquín Ibarra - 21 de Mayo, 2007, 12:42, Categoría: FRASES CÉLEBRES

 

El amor es el único deporte que no se interrumpe por falta de luz.

CLARASÓ, Noel. Escritor (1902. 1985), España

La ley es una telaraña que detiene a las moscas y deja pasar a los pájaros.

ANACARSIS. Filósofo de la Antigüedad, nacido en Escitia, región del Asia antigua

El diablo es optimista si cree que puede hacer peores a los hombres.

KRAUS, Karl. Periodista, ensayista, poeta y dramaturgo austriaco nacido en Jicin, Bohemia

Los hombres viven del olvido; las mujeres, de recuerdos.

ELIOT, Thomas Stearns. Poeta, crítico literario y dramaturgo inglés

El matrimonio es tratar de solucionar entre dos problemas que nunca hubieran surgido al estar solos.

CANTOR, Eddy. Actor estadounidense

Aunque no te ocupes de la política, ella se ocupará de ti.

MONTAND, Yves. Cantante y actor francés

Artículos anteriores en Mayo del 2007

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Mayo 2007  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog