El Caballo Imbatible (Equus Victrix)

Por Chobojo Master - 29 de Abril, 2007, 23:17, Categoría: PASION AJEDREZ

de "El Tablero y sus Tablas"

"Con el corazón lleno de furiosas fantasías,
de las cuales soy el amo,
con una lanza ardiente y un caballo de aire,
errando voy por el desierto"
(La canción de Tomás el loco)

El Caballo ha recorrido muchas veces el tablero con su ecléctica forma de desplazamiento: jamás una línea recta, siempre un salto en forma de "L".
 
-¿Dónde están todos? – se pregunta-, ¿qué hago yo aquí? Si ya terminó la partida ¿cómo es que sigo vivo sobre está superficie cuadriculada? Si no ha comenzado, ¿por qué no han llegado todavía los demás participantes?

En este preciso momento, el equino está ubicado en la última línea con respecto a su punto de partida; ocupa entonces el lugar que ocuparía su contrario; planta sus cuatro patas firmemente y permanece quieto, durante un buen rato, concentrado en apaciguar el acelerado ritmo de su respiración; luego de ese acostumbrado ritual, con suma elegancia, gira todo su cuerpo para mirar hacia la orilla del tablero: un precipicio insondable se extiende hacia abajo.
 
- Abismo; abismos y más abismos... ¿qué será entonces lo que sostiene el campo de batalla? ¿Acaso esta suspendido en el espacio por causa de algún sortilegio o maleficio divino?
 
La belleza del horizonte subyuga, pero tanta luminosidad hiere la mirada y la falta de una sombra protectora comienza a ser torturante. Demasiado; o muy poco, de cualquier cosa; pervierte, aliena; ya lo sabían los griegos y ahora también él lo comprende.

-¿De qué se trata todo esto? Ortodoxamente son cuatro movimientos, como mínimo, para llegar hasta el otro lado; máximo siete. ¿Algún mensaje cabalístico o solo absurdas combinaciones? ¿Proporciones perfectas o caprichos consensuados?

Físicamente, el Caballo no siente el menor cansancio, incluso pareciera ser que, con cada salto, el brío se reconcentrase en su interior. ¿Qué clase, qué cantidad de poder habrá dentro de él cuando hayan transcurrido las centurias?, pues para cada movimiento suyo se necesita por lo menos un Milenio: esa es la lógica de todo cambio substancial, y miente quien afirme que algo verdaderamente valioso se consigue rápido y sin esfuerzo, porque la Suerte es para los tontos o, en todo caso, se le busca, se le provoca para que se convierta en Fortuna, no se espera a que llegue, eso es vil cobardía.

Un punto muy importante: ya ha transcurrido demasiado tiempo; incluso aún había Dragones cuando este solípedo animal comenzó su peregrinaje y, ahora, ya no aparecen en el firmamento mas que una que otra nube cuyas formas reales no coinciden con las ensoñaciones que se evocan en la mente del infatigable corcel.

Éste Caballo ha sobrevivido a los Dragones y no nació para ser palafrén (ni aunque se tratase de reinas, reyes o lacayos) ¿Quién o qué podría vencerlo? Sólo él mismo y su implacable disciplina.

Faltan algunos escaques por conocer y su restrictiva manera de avanzar le dificulta ubicarse en cada uno de ellos a su antojo. ¡Qué fuerza poseería si sus movimientos fuesen menos rigurosos! ¿O -inefable paradoja- precisamente de ahí emana su grandeza; por esas limitaciones suyas tiene una mayor conciencia de la irreversibilidad de todo acto?
 
- Ha llegado el momento de continuar. Ya escucho, susurrándome con insistencia al oído, al Maestro Blake (el único Dragón Rojo que no sucumbió hace millones de años, sino hace apenas unas cuantas décadas): "Espera veneno del agua estancada..."

Una Idea –obsesiva dirían las almas superficiales—mantiene al egregio rocinante a flote. Una Esperanza –el sentimiento más cruel cuando la Soledad ronda muy cerca—lo aferra al piso y lo impele a enfilarse de nuevo rumbo al tablero. A saber: que una vez recorrido todos y cada uno de los cuadros, HABRÁ UNA RESPUESTA. Ya sea del Cielo, ya sea del Infierno, ya sea de la Tierra, ya sea del Horizonte, ya sea de los Abismos o, lo más seguro, si es que algo puede haber seguro, surgirá del núcleo mismo de su invencible espíritu. Del corazón de su corazón, por así decirlo, pues tales cosas, en realidad, son inefables, están mas allá de todo lenguaje, de toda Palabra o Número, pertenecen al reino de los Símbolos Inmutables.

Leonel Puente.
 14 de Febrero del 2007
 Amanece. Quizás 6:00 A.M. O más.

Dedicado a Toño Trejo Valencia, con el 99.9% de mi afecto, porque todavía no olvido, que un día, formalmente y en su juicio, me prometió recitarme el célebre monólogo de Hamlet fuera del escenario.

 "Stultifera Navis, Mellonta Tauta..."

Permalink ~ Comentarios (6) ~ Comentar | Referencias (1)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Abril 2007  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30       
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog