8 de Agosto, 2006

Tener tu cuerpo

Por Alonso Marroquín Ibarra - 8 de Agosto, 2006, 12:08, Categoría: VERSOS LIBRES

Tener tu cuerpo fue tenerlo todo;
para ti –tal vez lo notaste–, tenerme a mí.

Conservo esa conjunción sublime,
porque te he amado.

Todo estaba en la piel:
el tiempo extraviado,
la esperanza, que dijo aquí estoy,
la entrega adolescente, creída y confiada, sin cuestionamientos.

Ahí por la piel, viajamos amorosos
trepados en las sensaciones ondulantes,
compartiendo la confianza, tan difícil para mí,
alejados de los miedos pegajosos,
del enjambre de prejuicios.

Por la piel haciendo veredas
llegamos a todos los destinos,
borrando de mí el pasado y las comparaciones;
yendo entero, sólo eso, a ti.

Alternando los mandos
me sentía tu dueño
y en maravillosa simultaneidad,
te pertenecía.

Desde la piel adentro,
destino final de nuestro romance,
toqué en plenitud tu alma,
sellé un compromiso
y me arropé de sueños imposibles.

Tener tu cuerpo fue tenerlo todo;
hoy todo lo tengo desarreglado.

… Volverás.


Alonso Marroquín Ibarra
agosto de 2006 y corriendo


Juglar de tu voz

Por Alonso Marroquín Ibarra - 8 de Agosto, 2006, 11:30, Categoría: VERSOS LIBRES

Recorrer tantos caminos, al tiempo,
me cargó la espalda de recuerdos,
que tengo en buena custodia.
Siguen llenándose de hermanos,
paso a paso, pueblo a pueblo,
y no hay mañana
sin que piense en mis querencias.

En la guitarra, de prima a sexta,
permanecen los atardeceres
y los días soleados;
están guardadas, inseparables compañeras,
las alegría y las tristeza,
las noches de aguardiente
y aquellos amores efímeros
que duraron una sonrisa
o la timidez de un beso extraviado.

Las ganas y los enredos
juguetean todavía,
anticipando enérgicos
una noche larga,
donde se enlazarán
en cuenta infinita,
una vez más
las voces y la guitarra.

Allá en la madera,
desde las caderas y la cintura
hasta el brazo,
las fibras de la encordada,
platican historias,
y dentro, en su caja, habitan
mi vocero y confesor.
Saben que me apropio las canciones.
Me las quedo; y al ser mías, las comparto.

Así, con las manos y las voces,
el viejo llora por los días fugados,
los enamorados emanan dulce y celo,
el alejado toca un pedazo de su suelo,
y hasta el rebelde encuentra lugar.

La música con todos
siempre es cortejo nuevo,
nos subyuga el ritmo,
las letras nos encuentran,
y vive, revive, en cada quien
lo alegre y lo lastimero.

Y todo me lo llevo:
la escala,
los adornos,
las letras
el tiempo,
el piano,
el forte,
los gestos,
los sentimientos,
los compases:
de tres por cuatro,
de uno por dos…

Nuevos días,
noches nuevas,
para compartir
para soñar,
para unir,
para vivir,
para sembrar futuros;
con estas herramientas:
espíritu, guitarra, luna y sol;
y llegar a todas partes
como juglar de tu voz.



Alonso Marroquín Ibarra
año 2006 y corriendo


Mañana regresaré

Por Rodrigo Alonso Marroquín Posada - 8 de Agosto, 2006, 11:13, Categoría: PICOS Y QUIMERAS

Este Blog abre la puerta a todas las sensibilidades. Hoy el turno corresponde a Rodrigo Alonso M P –Ruy Amp– el singular dibujante que nos ha obsequiado algunos de sus trabajos. Su texto suena autobiográfico, tal vez lo sea, pero vale en todo lo que contiene. Sin tener la formalidad de un académico de la lengua, su trabajo nos habla de una experiencia infantil que puede ser análoga en cualquier edad. Transmite con precisión en su Mañana regresaré, esa necesidad de regresar a lo amable, a lo más querido.

Chobojo Master

     ¿Cuál fue la época dorada de mi vida? ¿Lo sabes? Un día que decidí vivir como yo vivo, sin dificultades extraordinarias, relajado, tranquilo, me llegó una pregunta a la mente ¿Cuál es la época dorada de mi vida?, esa que lo prometía todo, donde los sueños son más que los pesares, cuando todo es perfecto. Y mi respuesta fue: los años que pasé en el Kínder.

     ¿Por qué?

     En ese tiempo convivía con una niña: Itzel. La recuerdo bien, era mi amor platónico (nunca me atreví a decirle nada), y me hacía la existencia feliz en ese lugar. Al salir, mi padre ya me esperaba y caminábamos por la avenida. Con frecuencia nos deteníamos en un puesto de fritangas donde me compraba una o dos quesadillas. Me gustaban mucho. Seguíamos caminando y, de vez en cuando, al pasar por una tienda, me compraba fichas para jugar en las maquinitas de juegos. Una tenía uno de Robocop. Mi padre me vacilaba y se reía porque no podía pronunciar bien el nombre, yo decía Robocot. Terminábamos por llegar al pesero y, ya sentados, me preguntaba.

     -¿De qué quieres hablar hoy hijito?- Yo escogía el tema y de ahí se desprendía una platica muy ilustrativa para mí.

     En el camino a la casa había un edificio con letras doradas y dos torres de agua, una de ellas oxidada. Cierto día me dijo

     -Recuerda esos indicios por si algún día te pierdes. Te pueden servir para orientarte.

     Al llegar a nuestro hogar me hacía una comida simple ¡pero tan suculenta a mis ojos y gusto de niño!... Después seguíamos platicando o jugábamos lucha libre en una colcha café que desplegábamos sobre el piso.

     Recuerdo un día en que todos en familia, mamá, papá, mi hermana y yo, salimos por primera y última vez a jugar un partido de fútbol -como buenos mexicanos- y debió tener algo muy especial pues nunca lo he olvidado; lo tengo muy presente. Tal vez ellos sí, pues parecen no recordarlo.

     Pasó el tiempo y entré a la escuela primaria. Mi padre tomó un empleo de un horario considerablemente más largo, y por lo tanto ya no le fue posible pasar por mí. Lo sustituyó mi hermana y a él cada vez lo vi menos tiempo durante el día.

     Después llegó mi ingreso a la escuela secundaria y ya no fue posible que me acompañara mi hermana. Yo tampoco lo solicité, así que empecé a moverme solo. En esta transición mi padre se fue a trabajar al estado de Veracruz, un punto muy lejano para mí. Lo veo cada fin de semana.

     Ahora estoy por entrar a la preparatoria y en todos los momentos en que estas reflexiones vienen a mí, regreso inevitablemente a los recuerdos de esa época tan hermosa de mi corta vida. Dicen que recordar es volver a vivir, y así como hoy he recordado, mañana regresaré una vez más a ese Kínder donde mis años eran 6.


Rodrigo Alonso M P
Julio 19 de 1006

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Agosto 2006  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31    
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog