La subasta - Cuento de Alonso Marroquín Ibarra

Por Alonso Marroquín Ibarra - 13 de Marzo, 2006, 23:40, Categoría: CUENTOS Y MICROCUENTOS

Subasta. sub hasta. bajo el hasta, bajo la lanza.
La venta del botín cogido en la guerra se anunciaba con una lanza

I

El momento se acercaba, era cuestión de minutos. Los que pensaban pujar tenían la promesa, la sonrisa y el dinero preparados. Ninguno pensaba dejar pasar esa extraordinaria oportunidad. Era un momento único en la historia, significaba la posibilidad real de tener un pedazo del mundo, o el mundo mismo, en sus manos. Había expectación en cada rincón de la espléndida estancia. Los ánimos efervescentes de todos los presentes, generaban conversaciones y las seguían con reflejos felinos, rápidos y certeros. Las lenguas danzaban sin parar. Unos acompañaban sus ademanes suaves con la discreción del hablar pausado y moderado pero no menos punzante cuando de ironías se trataba; otros desbordaban anécdotas siempre cosmopolitas, llenas de lugares y personalidades comunes del mundo de los negocios descomunales. Todo estaba pintado de hiper o mega. Sólo los grandes contaban. Ni soñando cabían los banqueros de países menores, o los ricos pobres que fueran su equivalente. Esos ni siquiera habían sido considerados para las invitaciones.

No, ahí se hablaba en otros niveles: las transacciones mundiales en crescendo permanente de la diversificada y gigantesca ChinaMata Enterprises; el alcance global de las políticas del Fondo Promotor de Beneficios de Regiones Protegidas; la disminución de costos en las zona asiáticas que había generado las envidiables utilidades de Transón & Little Hands Corporation; las espléndidas ganancias del grupo financiero Garrapátega y Cagalar Peninsulares; los nuevos paradigmas salidos de la mente privilegiada de W. C. Yellow & Dark Brown… Esos eran los verdaderos niveles, niveles superiores. De ese calibre eran también los asistentes a la subasta. Los políticos sólo habían sido incluidos, por rigor necesario. Eran considerados y tratados, momentáneamente, como si fueran de la "familia", eran los vehículos necesarios para que la subasta se llevara a cabo. Se les regalaban sonrisas de perfección, todos ponían frente a ellos sus rostros luminosos, mientras les ofrecían la champaña, que en mucho ayudaba a redondear el adecuado ambiente de euforia trepidante.

–My dear friend. Are you happy? (Mi querido amigo. ¿Está feliz?)- Preguntó Purebody presidente de Allforus a su colega Whitesoul de Allforme 2.

-Of course. I"m so glad (Por supuesto. Estoy muy contento)–. Contestó el rubiecito alzando su copa para chocarla con la del regordete y calvo millonario.

-What a question!. Me too. Today is the big day (Qué pregunta. Yo También. Hoy es el gran día)–. Chocó el cristal, derramando una buena cantidad de champaña. Ambos se carcajearon grotescamente y lanzaron las copas al piso.

–Our big day. Yes! (Nuestro gran día. ¡Sí!)– corrigió Whitesoul alzando los brazos a un gran dios invisible que desde las alturas les hubiese vuelto realidad todos sus deseos.

–Yeah… In God we trust. (Sí. En dios confiamos)– lo imitó Purebody.

–Oh, nosotros también confiamos en él y en ellos. Ya todo está hablado– se integró a la conversación un latinoamericano impecablemente vestido.

–Cierrto, ya todou está dichou. Bien amarraditou… Ateeención… El asuntou está por empezarr– dijo en un español demasiado arrastarado, Purebody, embarrando las palabras de la manera más chocante posible.

Se dejó caer una cascada de aplausos cuando el subastador, un hombre de bigote largo, con apariencia ad hoc, con casi dos metros de estatura, saludó a la concurrencia con voz de tono grave, un tanto engolada.

–Buenas noches, damas y caballeros. Es un placer estar aquí con todos ustedes, la verdadera creme de la creme de nuestro mundo global, espíritus emprendedores y entusiastas, sinónimos de empuje, de rompebarreras. Sé que todos están ansiosos de conocer nuestras piezas privilegiadas, verdaderas exclusividades, que si bien todos quisieran tener, sólo podrán poseer unos cuantos. Nuestra casa se complace una vez más en brindarles ese algo que ni en sus países pueden obtener. Ustedes saben muy bien que nuestro prestigio y resultados están debidamente porbados. Saben, porque nuestros hechos lo avalan, que si lo que desean no lo tenemos, lo conseguimos para ponerlo en sus manos, siempre apegados al marco de la ley, o apegando la ley a nuestro marco para beneficio y satisfacción de todos. Seguimos fieles a nuestro lema que tan famosos nos ha hecho. "Lo de todos para unos y lo de unos…"– El subastador alzó las manos como si fuera director de orquesta, invitando a todos a contestar.

–For ourselves (Para nosotros mismos)– gritaron todos con inmenso gozo en un coro impresionante.

–Nuestra primera pieza de la noche, por demás está decirlo, es muy codiciada entre todos los coleccionistas aquí presentes… Es el oro del futuro…

La concurrencia estaba desbordada, la ansiedad y la codicia se volvieron reinas del tablero, los enemigos estaban dispuestos a ganarle a su contrario, al costo que fuera. En la misma proporción habían ido dispuestos a pujar con todo. De cualquier manera, los ganadores de la puja,  al convertirse en los poseedores titulares de las piezas que se ofrecerían, sabían que el precio que pagaran por grande que fuera,  sería bajo comparado con el jugo que obtendrían en el corto plazo y por un largo futuro. El ritual empezó.

II

Las piezas subastadas fueron el agua, la energía eléctrica, la educación, el petróleo la petroquímica básica, el gas, la atención a la salud, los bancos y centros financieros, los puertos aéreos y navales, los ferrocarriles, la minería, las telecomunicaciones, la telefonía, las costas y las playas, la selva y los bosques maderables, las aduanas, los sitios arqueológicos, la utilización exclusiva y obligada de semillas transgénicas… Los postores ganadores fueron los grandes ya conocidos, haciéndose con ello más grandes, y todos sin excepción sintieron ese cosquilleo que da el sentirse y saberse dueño del mundo…

El subastador estalló de júbilo. –Felicitamos a todos los nuevos poseedores por las excelentes adquisiciones que han hecho y les recordamos que todos tenemos la misión permanente de velar siempre por el bienestar de la humanidad. Nuestros localizadores seguirán buscando, como siempre, piezas de alto valor para nuestra próxima convocatoria. Son bienvenidas todas las sugerencias. Recuerden que en esta su casa: Si no lo tenemos, lo conseguimos… No me queda más que desearles lo mejor –que sabemos muy bien que lo tendrán– y recordarles que: "Lo de todos para unos y lo de unos…"

–For ourselves– gritaron todos a coro

–1, 2, 3… Todo vendido. Cerró el subastador.

III

Este espacio es para que el lector piense y desarrolle, ya por escrito o de manera mental, la otra cara de la moneda.

Vayan unos ejemplos: un pueblo donde la falta de agua sea extrema, mientras los ganadores de la subasta han sido beneficiados con concesiones de millones de metros cúbicos de agua; mineros con salarios ínfimos, muertos por falta de medidas de seguridad, donde las empresas ha sido premiadas para explotar el gas natural; las aduanas de un país que han sido puestas en manos de extranjeros; etc. Es probable que haya lectores que piensen que todo esto es como una bendición, deben pensar en todos los maravillosos beneficios que se han obtenido con la subasta.

IV

¿Qué piensas, Huan Go?

–Que algo no está bien, estamos muriendo…

En muchos pueblos de muchos estados de muchos países del mundo, se fueron juntando las quejas primero y la irritación después; creció la conciencia y las palabras empezaron a viajar llegando a muchos oídos. La conciencia de todos, más tarde o más temprano se convertiría en una acción de sobrevivencia conjunta.

–Las cosas nunca van a cambiar, Kuan Ching.

–Las sociedades cambian a un ritmo diferente al de las personas y esta en curso el gran cambio, ya empezó. Todo es cuestión de tiempo. Tal vez no alcancemos a verlo nosotros, pero si lo harán los hijos o los nietos. Ya todo es cuestión de tiempo. La cosa esta en marcha, está creciendo… está creciendo, Huan Go.


Alonso Marroquín Ibarra

Permalink ~ Comentarios (2) ~ Comentar | Referencias (3)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog