Marzo del 2006

Amar amando

Por Alonso Marroquín Ibarra - 29 de Marzo, 2006, 10:31, Categoría: VERSOS LIBRES

Teclear que tecleamos:
teclear tecleando

Escribir que escribimos:
escribir escribiendo

Jugar  que jugamos:
jugar jugando

Recordar que recordamos:
recordar recordando

Sentir que sentimos:
sentir sintiendo

Soñar que soñamos:
soñar soñando

Amar que nos amamos:
amar amando

Alonso Marroquín Ibarra


Los vicios del esclavo - Capítulo XXI

Por Chobojo Master - 29 de Marzo, 2006, 0:35, Categoría: LETRAS Y GARABATOS

     Llevo setenta y siete días aquí, el oficio de jardinero es menos desgastante que la de minero pero, en realidad, yo no soy propiamente un jardinero, sólo me encargo de mantener el césped de la Hacienda en óptimas condiciones junto con otros cuatro esclavos. Para ser jardinero se necesita saber mucho sobre plantas y flores y, además, pertenecer de nacimiento  a la llamada “casa grande”; es un puesto que se hereda de hijos a padres y muy rara vez se rompe esa tradición.

     Me río para mis adentros: ¿cómo es posible que exista un grupo de seres humanos para quienes resulta un “honor y una bendición” el hecho de ser jardineros? Si fuese una ocupación voluntaria, sería hasta loable, pero siendo una labor impuesta, pierde sus virtudes.
Cualquier actividad que no se elija libremente es un quehacer enajenado y enajenante.


     La guadaña y la hoz son ahora mis herramientas de trabajo en lugar del pico y de la pala. Después tendré también que aprender a usar las tijeras de corte fino, pero de momento, basta con aprender bien a usar las cuchillas más burdas. Hay que estar muy atento en las horas de trabajo pues, una roca que no se detecta a simple vista, puede mellar el filo y después ya no se siega con la misma eficacia.

    Aquí laboramos de sol a sol y, sin embargo, son menos las horas de trabajo que las que se trabajaba en la mina. Allá los esclavos ni se enteraban cuando amanecía y cuando anochecía. Como yo era requerido constantemente en la superficie para cargar o descargar bultos, me daba cuenta del terrible suplicio de la gran mayoría que casi nunca emergía para ver la luz natural. A menudo las jornadas comenzaban antes del alba y continuaban después del crepúsculo y, si no fuera porque resultaría imposible para un cuerpo humano permanecer despierto las 24 horas del día, serían capaces de hacerlos trabajar por toda la eternidad sin descanso alguno.

     Dos o tres horas menos de labores tenemos que cumplir acá y aunque también es cansado, no es tan brutal como en la mina. Y pagan más. Allá solamente te entregan una moneda de cobre mensual (a generaciones de esclavos anteriores a la nuestra, ni eso). Aquí te dan tres monedas mensuales, una de las cuáles, en mi caso, debo darla al capataz que me otorgó la “promoción” para cambiar de oficio.

     Hasta ahorita, no he tentado mi suerte indagando más de la cuenta y las monedas de mi nuevo “sueldo” no las he gastado, pues aquí la comida es más abundante y, aunque no son manjares, no se compara con el absurdo régimen de pan y agua de los mineros. Ya no son tan indispensables mis nueces y mis almendras (aunque no dejaré de consumirlas, las comeré de vez en cuando).

     Es curioso: trabajo menos, en una labor no tan monótona, me alimentan mejor y gano un “sueldo” mayor. Bajo esa lógica: mientras más trabajes, la labor sea menos agradable y la alimentación sea más precaria, el “sueldo” es menor. Ese concepto de “sueldo”es extraño, hasta lo incomprensible.

     Sigo pensando en que no debo tener hijos. Ser un esclavo con cierta clase y uno que otro beneficio no cambia en mucho mi decisión. Necesitaría estar loco para procrear a un ser con mi propia sangre que deba obedecer, obedecer y obedecer toda su vida. No soportaría la vergüenza de que un vástago mío observase cómo me gritan y me maltratan. Soportaría todavía menos que un día, cuando creciera ese niño, tuviese que ver que le gritan, que lo maltratan o que lo humillan. Mi sangre sometida debe terminar en mí. Seré el último de mi familia en soportar éste orden injusto e injustificable. Desgraciadamente mi raza seguirá derramando su sudor, sus lágrimas y su sangre de forma inútil. Los esclavos deberíamos ser estériles: no deberíamos tener la capacidad de reproducir un tormento generacional por los siglos de los siglos, ni siquiera a cambio de mejores sueldos.

Leonel Puente Colín


A 200 años del natalicio de Benito Juárez

Por Constantino Pol - 23 de Marzo, 2006, 0:14, Categoría: MISCELÁNEA

En este efervescente y pestilente ambiente político mexicano, me dan ganas de decir algunas cosas...

No se dejen inducir por los medios, piensen... Esto no es impositivo, lo aclaro para que no se me diga "autoritario", o que soy un "peligro para América Latina", o que soy "populista", o que atento contra las investiduras de los altos funcionarios de estado y también contra la democracia. Simplemente es una invitación a "darse cuenta" de la realidad, aislando la manipulación de los medios. Tampoco es una convocatoria para que voten por alguien en especial... Toda la información anda circulando, ahí está, los sucesos los hemos vivido, pero a veces somos demasiado miopes para "ver con claridad".

Estamos a 200 años del natalicio de Benito Juárez, y... ¡Todos los candidatos a la presidencia de la república utilizaron a Juárez para su campaña y todos dijeron una sarta de estupideces, y no fueron pocas! Tal parece que ninguno sabe realmente quién fue Benito el pastorcito, qué propuso, qué hizo, cómo pensaba y cómo actuó. Sería interesante, como un ejemplo, decir que no se acostumbraban los debates en aquellos tiempos y que Juárez estaba ocupado más en echar fuera a los extranjeros. ¡Qué iba siquiera a pensar en debates! Como dato por demás curioso, Benito Juárez –García era su otro apellido–, era masón y la derecha y la ultraderecha mexicana es profundamente mocha, católica. No pueden ellos tener a Juárez como guía, ya que la propia religión prohíbe cualquier nexo con la masonería, de palabra, pensamiento y obra; la recomendación es contraria. ¡Ah, la política! Como escribe el Chobojo Master: escatología pura, y grandes mentiras, agrego yo. Juárez fue austero, no cobraba los sueldos de ahora ni hizo campañas equiparables a las actuales. Vean las estadísticas de gastos de campaña y fíjense "que tan juaristas" son.

Reitero la invitación. Aparte de las voces y las imágenes en los medios, aparte de la intensa publicidad depredadora de unos contra otros, analicen la información, los antecedentes, las propuestas. No dejen que la propaganda invada sus cocos, indaguen, recuerden, tómense la molestia de analizar, porque esto nos incumbe y de nosotros depende cómo será el futuro de nuestro querido México

De Hugo Chávez... Si quitáramos la imagen y el nombre de Hugo Chávez de sus declaraciones, es cierto que Bush es un borracho, un asesino y un magnicida... y son ciertas muchas cosas más.

Un pueblo que olvida
es un pueblo condenado a repetir sus infiernos.

Constantino Pol

La Güera Rodríguez, una fémina de 10

Por Chobojo Master - 22 de Marzo, 2006, 1:20, Categoría: NUESTRO MEXICO

Una pregunta ociosa, ¿qué chobojo no desearía una fémina de 10 puntos para sí? La respuesta es evidente.

¡Una fémina de 10! Pues tal es el caso de la legendaria Güera Rodríguez –no vayan a pensar en el difunto líder sindical Rodríguez Alcaine, a él le vino el apodo por el mujerón que hoy nos ocupa–. Bueno, les decía que un viejorrón de belleza e inteligencia fuera de serie vino a este mundo para regocijo de cuantos (chob) ojos la vieron, la escucharon y trataron. Y no es caso pequeño, ya que la famosa María Ignacia Rodríguez de Velasco, tuvo entre sus galanes a fulanos de la talla de Simón Bolívar (a quien llamaban el caraqueñito tanto por la simpatía que generó en su visita a nuestro país, como por su estatura y edad), el Barón de Humboldt y al mismísimo Don Agustín de Iturbide y Arámburo, aquel bato que proclamó y festejó la independencia de México de la corona española, y que, a poco, fue nombrado emperador por el Presidente del Congreso. ¿Y la Güera? Pues ni más ni menos que cerca todo el tiempo del héroe de la independencia, del propio Carlos IV Rey de España y de la información importante.

La Nacha Rodríguez –y bien que le queda decirle así– nació el "20 de noviembre y año de 1778" y peló gallo a los setenta y un años de edad, según consta en el acta de defunción que expidió el Dr. José María Diez de Sollano.


En   primero de Noviembre de mil ochocien­tos cincuenta hechas   las   exe­quias en la Iglesia del tercer Or­den de San Francisco, se le dio Sepª Ecca. en la misma, al ca­dáver de Dª María Ignacia Ro­dríguez de Velasco, Casada que fue en terceras nupcias con el Sor. Lic. Don Juan Manuel Ilizalde, recibió los Santos Sacra­mentos y murió, hoy, 3ª  Ce. de S. Francisco númº 6º.

Artemio de Valle Arizpe

La Güera Rodríguez tuvo una vida disipada y de liviandad. Ah, pero eso sí, siempre tuvo la gracia de manejar todo con un tacto irreprochable. Era la sociedad en aquellos entonces como la actual, con gran proclividad al chisme, siempre con los oídos alertas y la lengua bien dispuesta para la difusión de las noticias y, por supuesto que cuando de la Güera se trataba, la cosa incluía el comentario picante, chobojo, mordaz, hasta morboso pues. Ya que no se podía chismear por Internet, ni por teléfono, no había televisión, ni radio, y una buena parte de la paisanada no sabía leer, el vehículo ideal para la divulgación era el verbo. Así pues a la lengua le daban vuelo y las anécdotas de la supernenorra que nos ocupa volaban a la de ya, y, más rápido que pronto, todos estaban al tanto de cuanta andanza  y picardía se le ocurría a esa Marilyn Monroe de la época.

Debo corregir lo ultimo, chobojos, la Güera Rodríguez no fue una insípida, menos le entró a los chochos, ni tuvo jamás tendencias suicidas. Más aún, era una mujer inteligente y patriota. Participó siempre en las reuniones, clandestinas por supuesto, que se fraguaban para que la independencia se realizara.

Se cuenta, así pasa cuando las cosas se vuelven mitos, que un cargador de La Merced, después de haber tenido el privilegio de haber visto las curvas de la godible Güera, no teniendo otro camino para llegar a ella y además tenerla, invocó al maligno–al chamuco,  diablo, pues– y al aparecer, éste le dijo.

–Satán te entrego mi alma si me concedes un deseo.

–Dime cual es tu deseo y el trato está hecho.

–Quiero que me consigas a la Güera Rodríguez, aunque sea por una noche.

–¡Infeliz! –le contestó el de los cuernos– Por tu alma… darte a la Güera Rodríguez, a María Ignacia… ¡Desgraciado! Ya la quisiera para mí–. El pingo se fue de inmediato, entre olores de azufre y la inmensa frustración del paisa.

A los chobojos que residen en la capital de este nuestro querido México, les cuento que la Avenida Parque Lira, en Tacubaya, toma su nombre de la Hacienda donde vivió la potabilísima, suculenta y atractiva mujer. Las instalaciones actualmente las ocupa la Delegación Política, conservándose la capilla y los jardines. Existen dos accesos uno por Avenida Observatorio y otro por la citada Parque Lira.

Hay muchas anécdotas chispeantes de la sabrosura que fue la Güera. Luis González Obregón y Artemio de Valle Arizpe, que fueran integrantes de la Academia Mexicana (de la Lengua) han escrito con rigor histórico mucho sobre esa hembra. Don Artemio escribió su Biografía y su libro se lee con gusto, aunque este Master aclara que hay que adaptarse al modo singular que tiene el autor para escribir, y tener junto un tumbaburros (diccionario) para las consultas necesarias.

Va por ultimo, chobojos, el nombre completo de la fémina, para que se echen ese trompo a la uña y no se apantallen con nombrecitos cortos; va el nombre sin contar los títulos que en la epoca se acostumbraban y los que con el tiempo adquirió. Va también la descripción que de ella hace Don Artemio


En la pila bautismal le pusieron por nombre este calen­dario: María Ignacia, Javiera, Rafaela, Agustina, Fe­liciana. En buena consonancia con tal retahila eran sus apellidos: Rodríguez de Velasco, Ossorio, Barba, Jimé­nez, Bello de Pereyra, Fernández de Córdoba, Salas, Solano y Garfias.

Por donde iba doña María Ignacia alzaba in­citaciones, pues no era posible de ninguna manera que pasase inadvertida para nadie su muy gentil presen­cia, así fuese en la iglesia como en el paseo; por más aglomeración de gente que hubiera, ella sobresalía. Entre millares se diferenciaba. Echábase de ver y des­cubría. Era dechado de toda beldad, pues su belleza tenía excelencia, no como quiera, sino absoluta. Era telenda la Güera Rodríguez, es decir, viva, airosa, ga­llarda. Llevaba todo el rostro siempre lleno de son­risas y siempre, también, andaba compuesta como una novia, con refulgencias de joyas y rumorosa de seda, la más fina.

Fue doña María Ignacia   Rodríguez  de Velasco, más conocida por la Güera Rodríguez, muy hermosa, de   deslumbrante presencia.  Mostró   una humanidad virtuosa y pecadora, espiritual y carnal, apasionada y arrepentida, pero, en todo caso, lo suficientemente ca­racterizada para dejar una huella profunda en el tiem­po y mantener latente, como viva, su personalidad. Vivió su vida, como dice el tópico moderno. Murió "de dolencia natural y muerte pacífica y sosegada, vio co­sas adversas y contrarias, pero fue bienaventurada por­que nunca sintió adversidad de la fortuna".

Con suspiros y evocaciones, tecleó: Chobojo Master


El Regalo - Prosa poética

Por Alonso Marroquín Ibarra - 15 de Marzo, 2006, 0:28, Categoría: VERSOS LIBRES

Vamos, mujer, que hay mucha vida por gastar. Nos esperan amaneceres y batallas diarias que ganar.
Vamos, mujer, quiero besarte otra vez antes de salir al aire para respirarte y congratularme por tenerte.
De hacer canciones serías mi tema permanente, y no sé cuántos lienzos cubriría con tus líneas, si pintara.
Pero hay demasiado de ti que no sabría plasmar, ni cómo ni en qué. Es entonces cuando me dedico a sentir…
Lo que llevan tus caricias cuando compartimos el café o lo que susurramos; tu ansiedad matinal cuando el reloj, verdugo de brazos endebles, dice que ya es tarde; tu serenidad al dormir, esa confianza de saber que estoy contigo, mientras tu brazo viaja en busca de mi cuerpo; algún mohín de coquetería que te descubro cuando bromeamos, que me trasmite ese no sé qué, que te hace inmensamente deseable; los enojos cotidianos que desembarcan siempre en la playa de la reconciliación; las pequeñas construcciones del día a día, que entre avatares superados se convierten en logros que van sumando…
¡Tanto queda impreso en mí!, como si de grabados de agua fuerte se tratara, y sencillamente pienso ¡qué regalo es tenerte!
Vamos, mujer, empujemos con más fuerza, pero mientras, abrázame fuerte y deja que te bese otra vez…
Anda, fundámonos hasta el cansancio... ¿Qué dices?

-Siempre

Alonso Marroquín Ibarra


La guerra del agua ya empezó

Por Constantino Pol - 14 de Marzo, 2006, 20:51, Categoría: MISCELÁNEA

Por la vigencia e importancia del tema, reproduzco un correo que envié el año pasado, que toca de manera chobojamente clara el tema del agua. Échenle un vistazo, y tomen posición. Sólo nos falta que dentro de pocos años nos digan que el metro cúbico de aire respirable es de a tantos pesos; mejor dicho, dólares…

Constantino Pol

Amén de las consecuencias de la contaminación ambiental, de suyo estremecedoras y verdaderamente preocupantes, la guerra por el agua, de hecho, ya empezó. Es el próximo objetivo de las transnacionales. En la actualidad ya es una verdadera mina de oro.

Desde hace algunos años, empezaron las campañas para sembrar en la población la firme creencia que el agua de uso corriente -la que siempre se había consumido y que sigue siendo totalmente potable- representaba grandes riesgos para la salud. Se aprovecharon campañas de las dependencias de salud, o acaso fueron de la mano, para decirle a la gente que no había recurso alguno para evitar el contagio del cólera, enfermedades gastrointestinales y demás hierbas, que no fuera consumir "el agua maravillosa, libre de todo tipo de gérmenes" que la compañía X promovía.

En la actualidad importantes mantos acuíferos, manantiales y fuentes de abasto de agua, son explotados por los "embotelladores" para abastecer un mercado que han hecho crecer de manera impresionante y que les reporta utilidades estratosféricas. Sobra decir que hay poblados enteros que padecen además las consecuencias de estas lindas "concesiones" al "capital productivo tan necesario para la nación", viéndose racionados y en algunos casos privados del liquido esencial. Lo importante para las empresas es "proveer" a los consumidores de los grandes centros urbanos del agua "que no tiene nada" "que ayuda a adelgazar" "que te mantiene saludable" "que te hace ver súper y sentir súper" . No importa si la paisanada, esa que vivía en donde está ahora la embotelladora, sobrevive o no. A fin de cuentas tal vez sólo signifiquen algunos más de los cientos de miles que se "exportan" a Estados Unidos.

Los objetivos van, por supuesto, más allá de esto. Se fijan en el control y distribución del líquido en todos los ámbitos: usos industriales, riego, etc. El control del agua, efectivamente es el control del futuro.

Pero se han puesto a pensar ¿cuántas utilidades deja el agua?

Un ejemplo pequeñito. Ya podrán hacer ustedes cuentas mayores, al multiplicarlo por millones y millones de litros. No en balde la Coca Cola está muy metida en el negocio, con la marca Ciel (un producto Coca Cola, reza el impreso).

Litro de Leche          9.00
Litro de Coca Cola     7.00
Litro de Gasolina       7.00
Litro de Agua           6.00

Los importes anotados son aproximados, en pesos mexicanos, pero válidos para el comparativo

Si consideramos dentro de la cadena de producción, el monto de inversión, toda la tecnología necesaria y el costo de los insumos, para tener el producto final, veremos que las utilidades del agua son excesivamente altas.

El monto de inversión para embotellar el agua, en comparación con cualquiera de los otros productos es mínimo. La tecnología de filtración y purificación es igualmente bajo, y el costo de los insumos, en este caso agua, prácticamente no cuesta nada.

En fin. ¿Qué opinan?

Saludos a todos

Constantino Pol Letier
México mayo 10 de 2005

La subasta - Cuento de Alonso Marroquín Ibarra

Por Alonso Marroquín Ibarra - 13 de Marzo, 2006, 23:40, Categoría: CUENTOS Y MICROCUENTOS

Subasta. sub hasta. bajo el hasta, bajo la lanza.
La venta del botín cogido en la guerra se anunciaba con una lanza

I

El momento se acercaba, era cuestión de minutos. Los que pensaban pujar tenían la promesa, la sonrisa y el dinero preparados. Ninguno pensaba dejar pasar esa extraordinaria oportunidad. Era un momento único en la historia, significaba la posibilidad real de tener un pedazo del mundo, o el mundo mismo, en sus manos. Había expectación en cada rincón de la espléndida estancia. Los ánimos efervescentes de todos los presentes, generaban conversaciones y las seguían con reflejos felinos, rápidos y certeros. Las lenguas danzaban sin parar. Unos acompañaban sus ademanes suaves con la discreción del hablar pausado y moderado pero no menos punzante cuando de ironías se trataba; otros desbordaban anécdotas siempre cosmopolitas, llenas de lugares y personalidades comunes del mundo de los negocios descomunales. Todo estaba pintado de hiper o mega. Sólo los grandes contaban. Ni soñando cabían los banqueros de países menores, o los ricos pobres que fueran su equivalente. Esos ni siquiera habían sido considerados para las invitaciones.

No, ahí se hablaba en otros niveles: las transacciones mundiales en crescendo permanente de la diversificada y gigantesca ChinaMata Enterprises; el alcance global de las políticas del Fondo Promotor de Beneficios de Regiones Protegidas; la disminución de costos en las zona asiáticas que había generado las envidiables utilidades de Transón & Little Hands Corporation; las espléndidas ganancias del grupo financiero Garrapátega y Cagalar Peninsulares; los nuevos paradigmas salidos de la mente privilegiada de W. C. Yellow & Dark Brown… Esos eran los verdaderos niveles, niveles superiores. De ese calibre eran también los asistentes a la subasta. Los políticos sólo habían sido incluidos, por rigor necesario. Eran considerados y tratados, momentáneamente, como si fueran de la "familia", eran los vehículos necesarios para que la subasta se llevara a cabo. Se les regalaban sonrisas de perfección, todos ponían frente a ellos sus rostros luminosos, mientras les ofrecían la champaña, que en mucho ayudaba a redondear el adecuado ambiente de euforia trepidante.

–My dear friend. Are you happy? (Mi querido amigo. ¿Está feliz?)- Preguntó Purebody presidente de Allforus a su colega Whitesoul de Allforme 2.

-Of course. I"m so glad (Por supuesto. Estoy muy contento)–. Contestó el rubiecito alzando su copa para chocarla con la del regordete y calvo millonario.

-What a question!. Me too. Today is the big day (Qué pregunta. Yo También. Hoy es el gran día)–. Chocó el cristal, derramando una buena cantidad de champaña. Ambos se carcajearon grotescamente y lanzaron las copas al piso.

–Our big day. Yes! (Nuestro gran día. ¡Sí!)– corrigió Whitesoul alzando los brazos a un gran dios invisible que desde las alturas les hubiese vuelto realidad todos sus deseos.

–Yeah… In God we trust. (Sí. En dios confiamos)– lo imitó Purebody.

–Oh, nosotros también confiamos en él y en ellos. Ya todo está hablado– se integró a la conversación un latinoamericano impecablemente vestido.

–Cierrto, ya todou está dichou. Bien amarraditou… Ateeención… El asuntou está por empezarr– dijo en un español demasiado arrastarado, Purebody, embarrando las palabras de la manera más chocante posible.

Se dejó caer una cascada de aplausos cuando el subastador, un hombre de bigote largo, con apariencia ad hoc, con casi dos metros de estatura, saludó a la concurrencia con voz de tono grave, un tanto engolada.

–Buenas noches, damas y caballeros. Es un placer estar aquí con todos ustedes, la verdadera creme de la creme de nuestro mundo global, espíritus emprendedores y entusiastas, sinónimos de empuje, de rompebarreras. Sé que todos están ansiosos de conocer nuestras piezas privilegiadas, verdaderas exclusividades, que si bien todos quisieran tener, sólo podrán poseer unos cuantos. Nuestra casa se complace una vez más en brindarles ese algo que ni en sus países pueden obtener. Ustedes saben muy bien que nuestro prestigio y resultados están debidamente porbados. Saben, porque nuestros hechos lo avalan, que si lo que desean no lo tenemos, lo conseguimos para ponerlo en sus manos, siempre apegados al marco de la ley, o apegando la ley a nuestro marco para beneficio y satisfacción de todos. Seguimos fieles a nuestro lema que tan famosos nos ha hecho. "Lo de todos para unos y lo de unos…"– El subastador alzó las manos como si fuera director de orquesta, invitando a todos a contestar.

–For ourselves (Para nosotros mismos)– gritaron todos con inmenso gozo en un coro impresionante.

–Nuestra primera pieza de la noche, por demás está decirlo, es muy codiciada entre todos los coleccionistas aquí presentes… Es el oro del futuro…

La concurrencia estaba desbordada, la ansiedad y la codicia se volvieron reinas del tablero, los enemigos estaban dispuestos a ganarle a su contrario, al costo que fuera. En la misma proporción habían ido dispuestos a pujar con todo. De cualquier manera, los ganadores de la puja,  al convertirse en los poseedores titulares de las piezas que se ofrecerían, sabían que el precio que pagaran por grande que fuera,  sería bajo comparado con el jugo que obtendrían en el corto plazo y por un largo futuro. El ritual empezó.

II

Las piezas subastadas fueron el agua, la energía eléctrica, la educación, el petróleo la petroquímica básica, el gas, la atención a la salud, los bancos y centros financieros, los puertos aéreos y navales, los ferrocarriles, la minería, las telecomunicaciones, la telefonía, las costas y las playas, la selva y los bosques maderables, las aduanas, los sitios arqueológicos, la utilización exclusiva y obligada de semillas transgénicas… Los postores ganadores fueron los grandes ya conocidos, haciéndose con ello más grandes, y todos sin excepción sintieron ese cosquilleo que da el sentirse y saberse dueño del mundo…

El subastador estalló de júbilo. –Felicitamos a todos los nuevos poseedores por las excelentes adquisiciones que han hecho y les recordamos que todos tenemos la misión permanente de velar siempre por el bienestar de la humanidad. Nuestros localizadores seguirán buscando, como siempre, piezas de alto valor para nuestra próxima convocatoria. Son bienvenidas todas las sugerencias. Recuerden que en esta su casa: Si no lo tenemos, lo conseguimos… No me queda más que desearles lo mejor –que sabemos muy bien que lo tendrán– y recordarles que: "Lo de todos para unos y lo de unos…"

–For ourselves– gritaron todos a coro

–1, 2, 3… Todo vendido. Cerró el subastador.

III

Este espacio es para que el lector piense y desarrolle, ya por escrito o de manera mental, la otra cara de la moneda.

Vayan unos ejemplos: un pueblo donde la falta de agua sea extrema, mientras los ganadores de la subasta han sido beneficiados con concesiones de millones de metros cúbicos de agua; mineros con salarios ínfimos, muertos por falta de medidas de seguridad, donde las empresas ha sido premiadas para explotar el gas natural; las aduanas de un país que han sido puestas en manos de extranjeros; etc. Es probable que haya lectores que piensen que todo esto es como una bendición, deben pensar en todos los maravillosos beneficios que se han obtenido con la subasta.

IV

¿Qué piensas, Huan Go?

–Que algo no está bien, estamos muriendo…

En muchos pueblos de muchos estados de muchos países del mundo, se fueron juntando las quejas primero y la irritación después; creció la conciencia y las palabras empezaron a viajar llegando a muchos oídos. La conciencia de todos, más tarde o más temprano se convertiría en una acción de sobrevivencia conjunta.

–Las cosas nunca van a cambiar, Kuan Ching.

–Las sociedades cambian a un ritmo diferente al de las personas y esta en curso el gran cambio, ya empezó. Todo es cuestión de tiempo. Tal vez no alcancemos a verlo nosotros, pero si lo harán los hijos o los nietos. Ya todo es cuestión de tiempo. La cosa esta en marcha, está creciendo… está creciendo, Huan Go.


Alonso Marroquín Ibarra

Los vicios del esclavo - Capitulo XX

Por Chobojo Master - 9 de Marzo, 2006, 0:49, Categoría: LETRAS Y GARABATOS

Saber que cuesto menos que un caballo y casi lo mismo que un perro pequeño me indigna. Además no estoy seguro de que los animales domésticos tengan algún tipo de conciencia de su sometimiento. Si existen muchos humanos que no son capaces de comprender su situación enajenada hasta el grado de plantearse alguna forma de rebelión, los animales todavía tienen menos posibilidades de zafarse de los yugos, de las cuerdas, de los collares o los corrales donde vives encerrados.

Tardé más tiempo de lo habitual en venir a buscar mi pequeño tesoro. Muchas semanas pasamos jornadas extras y varios no llegaron vivos al fin de mes para recibir su moneda de cobre a la que denominan “sueldo”. Hubo dos o tres días en que yo mismo me sentí desfallecer y estoy convencido de que la razón de mi sobrevivencia fueron las nueces y las almendras que guardo en distintos sitios de la mina. En cierta forma, esos granos son otro tesoro, un mínimo acervo alimenticio que quizá sea más vital que el conjunto de libros robados que hoy vine a desenterrar.

Necesitaba consultar mi DICCIONARIO una vez más porque, en un retazo de plática que sostuvieron a unos pasos de mí los capataces, escuché una palabra que no comprendí. Dijeron lo siguiente: “...ya no existen los tiempos gloriosos en que era efectiva la patria potestad...” Dijeron además otras cosas que no alcancé a escuchar bien, pero me llamó la atención ese término.

Potestad s. f. 1. Capacidad para mandar sobre una personas para realizar determinadas funciones. // Pl. 2. Uno de los nueve coros de los ángeles. // 3. Patria potestad. Autoridad que los padres tienen según la ley sobre los hijos no emancipados.

Se trata de una palabra compleja porque tiene significados muy distintos. Pero lo que menos comprendo es porque un par de capataces la usan como si les pertenecieran a ellos los privilegios que implica. Por el sólo hecho de traer un látigo al cinto no se convierten en amos de nada. De alguna manera, también son esclavos y su existencia no es muy superior. Lo curioso es que ese látigo los llena de valor y los hace creerse dueños del destino de los seres a quienes deben supervisar.

Según la definición, incluso los mismísimos hijos de los amos también son sus esclavos

Porque tienen una autoridad sobre ellos que no pueden evadir a menos que se emancipen. Las cadenas no son exclusivas de los esclavos. También hay hombres que se consideran libres (como los capataces) y no lo son. Incluso los hijos de los amos son considerados por ellos como pertenencias, como si fueran cosas. Entonces, ser libre o esclavo va más allá de los grilletes concretos, existen atavismos más sutiles que un pedazo de metal instalado en el cuerpo.

Voy a buscarle otro escondite al DICCIONARIO. Los otros seis libros también son muy interesantes, pero sería una perdida más sensible en caso de que me los llegaran a descubrir. En unas semanas, si todo sale bien, es probable que cambie de ocupación. Hay un jardinero en la hacienda que enfermó desde hace varios días y parece ser que no se va a recuperar. Yo no deseo que muera, pero me ha comentado uno de los capataces que podrían llevarme a mí para sustituirlo. Allá les dan 3 monedas de cobre al mes. El trato con el capataz consiste en entregarle una de esas monedas cada vez que me paguen “para agradecer” el favor recibido.

Entre los esclavos se considera un honor trabajar dentro de la hacienda, pero yo no sé qué tan honesto sea hacer esta clase de convenios; sin embargo, no hay otra opción y si no aprovecho la oportunidad, quizá jamás se presente otra de esta índole y cualquier otro la aceptaría gustoso. Más que por el sueldo lo hago principalmente por sobrevivencia y porque de esa manera, el plan que tenía se me facilita.

Todavía no es un hecho, pueden suceder muchas cosas, pero tal vez dentro de poco mi situación cambie de una forma que ni yo mismo alcanzo a vislumbrar. No pensaré mucho en ello, abrigar esperanzas puede convertirse en una tortura cuando no hay garantías de éxito. Por el momento debo guardar la mayor paciencia posible. Por el momento, y quizá por siempre, la única herramienta para no volverme loco es conservar la serenidad.


Leonel Puente Colín


Artículos anteriores en Marzo del 2006

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog