Dos imágenes de Guanajuato - Segunda imagen

Por Chobojo Master - 4 de Diciembre, 2005, 1:24, Categoría: NO SON CUENTOS

Vienen y van camiones de Cata a la mina de La Valenciana. Suben y bajan por el tiro de quinientos metros los carros con piedras, más con cuarzo y galena que con plata, mientras el ingeniero de minas supervisa y el operador de las gigantescas poleas observa la aguja del indicador de profundidad. Siete triángulos delimitando la zona meramente extractora simbolizan la corona de Carlos V, y me asalta la pregunta, ¿realmente qué emperador será el que, en pleno siglo XX, sigue exprimiendo lo que queda en el suelo guanajuatense? La mina se siente pobre y su explotación es lenta, acaso porque difícil o casi imposible, por la inundación o la auténtica escasez.

Mientras, allá, en una mesita de la alameda, tomando café, se me acerca una señora con un recién nacido en brazos pidiéndome una ayuda para darle leche a su hijo, para darle lo que su seno le niega. Un anciano ve y se acerca. ¡Otro más! Tengo ganas de salir huyendo o adoptar la postura burguesa de pedirle al mesero que les diga que se retiren. No puedo, no puedo porque no quiero darles una limosna para aliviar mi sentimiento de culpa, ni darles una patada. Los comprendo.

"Siéntense. ¿Qué quieren comer?" No contestan, se apenan. Tengo que convencerlos y platico con todos. Se pide leche, pan y un poco de queso, y juntos compartimos todo.

Es sombrío observar sus mandíbulas sin dientes, pero sus ojos de resignación se iluminan diciendo que me quieren. Este momento es hermoso porque imagino el día en que siempre tendrán, y también es triste porque hoy no es aquel día.

Han bajado carros cargueros de plata para convertirlos en macetas, originales ornamentos que sirven para bloquear las calles y evitar congestionamientos en el centro.

ESTACIONE SU FLAMANTE AUTOMÓVIL EN LA ENTRADA DE LA CIUDAD

Mientras, abajo del Teatro Juárez, pasando el Callejón de la Luz, en la Calle de Alonso, miles de cerdos se hartan con las mejores comidas que puede ofrecer el pueblo que murió. Los niños al no poder entrar, miran a través de las ventanas intentando reconocer a los actores que han visto en las plazas. El pueblo que murió arrastra una larga cola de artistas fabricantes de un folclor perpetuo. La Tuna por la noche remolca con su música española a una turba eufórica de reaccionarios: es una callejoneada para convencionistas e invitados extranjeros; en cada frase que eructan se siente un golpe de desprecio que indica su posición de clase.

Si regreso a la alameda triangular, encuentro detrás de cada periódico al forastero que se escuda en la lectura para ignorar al limosnero y al mendigo. Aquí siempre pasa un loco haciendo ademanes de torero mientras lanza injurias contra todo lo que se mueve. A veces abandona su postura y se observa una mano, la mueve con múltiples ritmos, y en un movimiento ondulado refleja el sin fin de imágenes que tiene labradas. Siento inevitablemente un cosquilleo macabro en la piel, igual que cuando invite a los ancianos: ¡Esas bocas de collares desperlados!

El encuentro de teatro, el encuentro de artistas, se vuelve fatuo, inútil, nimio, intrascendente, porque en todo el estado se encuentra muerta la más mínima chispa en los jóvenes. Escucho en las bocas exquisitas de las mujeres esa muerte que dan las palabras vacías y las observo con sus veintidós años, acompañadas de un chaperón o de su madre, el mejor vigía. La estupidez de la risa loca de muchos jóvenes, a momentos, me toca. Llegan las noticias que en León hubo manifestaciones pro Pinochet. La restricción impuesta por la educación ancestral, el estatismo y la negación del lugareño tratan de aprisionarme.

Por la noche, en el Barrio de Cata, la población minera, hombres de músculos de cantera y profundidad, espera que sus hijos hayan vendido las piedrecitas de color, o guiado muchos turistas a la entrada de la mina para completar su sustento. Muchos ya no piensan en la educación.

La clausura:

SEÑOR GOBERNADOR,
¡HA SIDO UN ÉXITO EL FESTIVAL INTERNACIONAL CERVANTINO!

Alonso Marroquín Ibarra
Mayo de 1974


Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (2)
Etiquetas:

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog