Manuel Bernal, El Brindis del Bohemio, la poesía y la radio

Por Chobojo Master - 14 de Octubre, 2005, 12:55, Categoría: NO SON CUENTOS

Chobojos todos, si bien esta nota fue enviada con anterioridad por este Master a los integrantes del Grupo de los Chobojos,  la reproduzco de nueva cuenta, con pequeñas variantes, para compartirla con los visitantes del Blog. Aprovecho para extender la invitación a todos aquellos que estén interesados en suscribirse al Grupo de los Chobojos o al Blog, para que lo hagan. Ahí podrán intercambiar puntos de vista, ser Chobojos activos o silenciosos, con el beneficio de ser notificados de cuanto aquí se publique y también recibir todos los mensajes que se envíen. Bien, aquí voy.

Arranco comentando primero que El brindis
del bohemio llegó al buzón de este Master como una aportación del Chobojo Julián de la Cerda. El brindis: salud Chobojos… y el bohemio.. sí, ese mero en el que están pensando, el de noble corazón y gran cabeza -sin albur.

Al final de la nota va la poesía, para que la vayan practicando, con harto sentimiento, a lágrima viva si es necesario; acuérdense que es propia para las fechas de año nuevo. También pueden usarla de pretexto para llorar y por ahí desahogar todo tipo de pesares que los acongoje, que los achoboje quise decir.


El brindis del bohemio del potosino Guillermo Aguirre y Fierro, se volvió famoso en la radio de México y América Latina, en la voz de Manuel Bernal, bautizado y afamado como "El primer declamador de América". En su momento, este bato, a través de la radio, volvió populares muchas poesías, algunas de ellas: La chacha Micaila, ¿Por qué me quite del vicio?, El seminarista de los ojos negros, Las abandonadas... Algunas eran melcocha pura, el extremo del romanticismo más acendrado...

Pues bien, yo necesito decirte que te quiero
decirte que te adoro con todo el corazón...

Otras de la corriente llamada modernismo, Rubén Darío al frente con Los motivos del Lobo, o aquella Margarita que empieza diciendo:

Margarita, está linda la mar
y el viento lleva esencia sutil de azar
Margarita, te voy a contar un cuento...

Vale la pena comentar que
en aquel entonces, entre los autores, el declamador y los radioescuchas, se logró establecer un lazo de comunicación excepcional, que duró muchos años. Se logró una extraña magia con recursos sencillos y la raza se acercó al acervo que tenían los poetas de habla hispana, muchos de nuestro país. No quedó fuera el maese español García Lorca, ni Rafael Hernández. En la voz de Manuel Bernal, muchos poetas antiguos y recientes desfilaron, fueron grabados y ampliamente divulgados. Los radioescuchas aprendieron de memoria muchas de las poesías. El brindis del bohemio es un buen ejemplo, y no era inusual escuchar a alguien declamar algunas estrofas que había aprendido en las transmisiones del maese Bernal.

A la labor de Manuel Bernal, como difusor de la poesía, no tardaron en sumarse otros actores radiofónicos que prestaron sus voces para emular al "Primer Declamador de América"; es el caso de José Antonio Cosío, de voz aterciopelada y melodiosa, y su famoso Mi Cristo roto. Al paso del tiempo pocos han sido los que han llevado continuado la difusión de la poesía con un impacto semejante. Francisco "Paco" Stanley es quizá el último que dejó huella en esto con su Poema del padre incluido en uno de dos compactos que grabó.

Hoy lo difícil es, para empezar, encontrar poesía. Ya todo mundo habla de poemas, y en los dichosos poemas entra todo lo que se le pueda ocurrir a cualquier chobojo: mal uso del idioma, por desconocimiento siempre, falta de ritmo, métrica, rima, cadencia, sentido, ideas, síntesis y puf... todo. Las estaciones de radio, utilizan hoy los mentados poemas, casi, casi de relleno, entre melodía y melodía, para llenarle los oídos a los enamorados de palabras "dulces y bonitas", pero ninguno deja huella.

Como otro ejemplo, el antipoema d
el campechano Sergio Witz Rodríguez, mencionado en una de las notas anteriores, se aleja por completo de la belleza, la síntesis, el reflejo de lo que somos y sus palabras se vuelven un panfleto de resentimiento, que pareciera sin causa. Eso, Chobojos, no es poesía. Eso se puede simplemente gritar.

Ultimas notas:
Manuel Bernal nació en Almoloya de Juárez, Estado de México, ahí donde ahora se encuentra una de las cárceles mexicanas de máxima seguridad, llena de bandidos, aunque no están todos los que deberían. Fue pionero de la radiodifusión en México, en la XEW, poseedor de una voz catalogada de barítono, ganó la medalla al merito del Estado de México y la presea Xinantécatl de la Asociación de Locutores del Estado de México.
 
Guillermo Aguirre y Fierro, poeta y periodista. Nace en San Luis Potosí, México. Ejerció en Ciudad de México  el periodismo y la bohemia. Entre sus múltiples obras sobresale la que le dio renombre y celebridad, el volumen de versos titulado "Sonrisas y Lágrimas", donde aparece el famoso poema romántico que hoy se publica en este Blog de los Chobojos:

Todo pasa en Chobojotlán. Si quieres enviarme un correo directo, aquí está la dirección: chobojo_master@hotmail.com

EL BRINDIS DEL BOHEMIO
Guillermo AGUIRRE Y FIERRO
(San Luis Potosí 1887 – 1949)

En torno de una mesa de cantina,
una noche de invierno,
regocijadamente departían
seis alegres bohemios.

Los ecos de sus risas escapaban
y de aquel barrio quieto
iban a interrumpir el imponente
y profundo silencio.

El humo de olorosos cigarrillos
en espirales se elevaba al cielo,
simbolizando al revolverse en nada
la vida de los sueños.

Pero en todos los labios había risas,
inspiración en todos los cerebros,
y repartidas en la mesa,
copas pletóricas de ron, whisky o ajenjo.

Era curioso ver aquel conjunto,
de aquel grupo bohemio,
del que brotaba la palabra chusca,
la que vierte veneno,
lo mismo que melosa y delicada,
la música de un verso.

A cada nueva libación, las penas
hallábanse más lejos del grupo
y nueva inspiración llegaba
a todos los cerebros
con el idilio roto que venía
en alas del recuerdo.

Olvidaba decir que aquella noche,
aquel grupo bohemio
celebraba entre risas, libaciones,
chascarrillos y versos,
la agonía de un año que amarguras
dejó en todos los pechos,
y la llegada, consecuencia lógica,
del feliz año nuevo...

Una voz varonil dijo de pronto:
¡Las 12, compañeros!
Digamos el requiescat por el año
que ha pasado a formar entre los muertos.
¡Brindemos por el año que comienza!
porque nos traiga ensueños;
porque no sea su equipaje un cúmulo
de amargos desconsuelos.

Brindo, -dijo otra voz-, por la esperanza
que a la vida nos lanza,
de vencer los rigores del destino,
por la esperanza, nuestra dulce amiga
que las penas mitiga
y convierte en vergel nuestro camino.

Brindo, porque ya hubiese a mi existencia
puesto fin con violencia
esgrimiendo en mi frente mi venganza,
si en mi cielo de tu limpio y divino
no alumbrara mi sino
una pálida estrella: "Mi Esperanza".

¡Bravo!, -dijeron todos-, inspirado
esta noche has estado
y hablaste breve, bueno y sustancioso.
El turno es de Raúl; alce su copa
y brinde por... Europa,
ya que su extranjerismo es delicioso...

Bebo y brindo, -clamó el interpelado-,
brindo por mi pasado,
que fue de luz, de amor y de alegría,
y en el que hubo mujeres seductoras
y frentes soñadoras
que se juntaron con la frente mía...

Brindo por el ayer que en la amargura
que hoy cubre de negrura
mi corazón, esparce sus consuelos,
trayendo hasta mi mente las dulzuras
de goces, de ternuras,
de dichas, de deliquios, de desvelos.

Yo brindo, -dijo Juan-, porque en mi mente
brote un torrente
de inspiración divina, seductora,
porque vibre en las cuerdas de mi lira
el verso que suspira,
que sonríe, que canta y que enamora.

Brindo porque mis versos cual saetas
lleguen hasta las grutas
formadas de metal y de granito,
del corazón de la mujer ingrata
que a desdenes me mata...
¡Pero que tiene un cuerpo muy bonito!

Porque a su corazón llegue mi canto,
porque enjuguen mi llanto
sus manos que me causan embelesos,
porque con creces mi pasión pague...
¡Vamos! porque me embriague
con el divino néctar de sus besos.

Siguió la tempestad de frases vanas,
de aquellas tan humanas
que hallan en todas partes acomodo,
y en cada frase de entusiasmo ardiente,
hubo ovación creciente,
y libaciones y reír y todo.

Se brindó por la Patria, por las flores,
por los castos amores
que hacen un valladar de una ventana,
y por esas pasiones voluptuosas
que el fango del placer llena de rosas
y hacen de la mujer la cortesana.

Solo faltaba un brindis, el de Arturo,
el del bohemio puro
de noble corazón y gran cabeza;
aquel que sin ambages
declaraba que solo ambicionaba
robarle inspiración a la tristeza.

Por todos estrechado alzó la copa
frente a la alegre tropa
desbordante de risa y de contento.
Los inundó en la luz de su mirada,
sacudió su melena alborotada
y dijo así, con inspirado acento:

Brindo por la mujer, más no por esa
en la que halláis consuelo en la tristeza
rescoldo del placer ¡Desventurados!;
no por esa que os brinda sus hechizos
cuando besáis sus rizos
artificiosamente perfumados.

Yo no brindo por ella, compañeros,
siento por esta vez no complaceros;
brindo por la Mujer, ¡pero por Una!
por la que me brindó sus embelesos
y me envolvió en sus besos:
por la mujer que me arrulló en la cuna.

Por la mujer que me enseñó de niño
lo que vale el cariño
exquisito, profundo y verdadero;
por la mujer que me arrulló en sus brazos
y que me dio en pedazos,
uno por uno, el corazón entero.

¡Por mi Madre! bohemios.
Por la anciana que piensa en el mañana,
como en algo muy dulce y muy deseado;
porque sueña tal vez, que mi destino
me señala el camino
por el que volveré pronto a su lado.

Por la anciana adorada y bendecida,
por la que con su sangre me dio vida
y ternura y cariño;
por la que fue la luz del alma mía
y lloró de alegría
sintiendo mi cabeza en su corpiño.

¡Por eso brindo yo!
dejad que llore, y en lágrimas desflore
esta pena letal que me asesina;
dejad que brinde por mi madre ausente,
por la que llora y siente
que mi ausencia es un fuego que calcina.

Por la anciana infeliz que gime y llora
y que del cielo implora,
que vuelva yo muy pronto a estar con ella;
por mi Madre, bohemios,
que es dulzura vertida en mi amargura
y en esta noche de mi vida, estrella...

El bohemio calló.
Ningún acento profanó el sentimiento
nacido del dolor y la ternura,
y pareció que sobre aquel ambiente
flotaba inmensamente...,

Un poema de amor y de amargura.

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog