Maravilla arquitectónica y cultural

Por Leonel Puente - 15 de Abril, 2017, 21:03, Categoría: ANDANZAS

Desde la entrada, el paraguas de piedra monumental te sugiere que estás a punto de experimentar una aventura de conocimiento a través del tiempo y del espacio. El diseño, a cargo del talentoso arquitecto mexicano, Pedro Ramírez Vázquez, es en sí ya una garantía. "En la Antiguedad, la aspiración del arquitecto era construir una Catedral, mi sueño era hacer el Museo Nacional de Antropología". Ubicado anteriormente en la calle de Moneda, en el Centro Histórico, las nuevas instalaciones fueron construídas a un costado del Bosque de Chapultepec en un periodo récord de 19 meses gracias a la promoción de Jaime Torres Bodet y el apoyo del presidente López Mateos. "Quisiera que fuera tan atractivo, que la gente pregunte a algún pariente o amigo: ¿ya fuiste al Museo?, igual que ¿ya fuiste al teatro? Quisiera que los mexicanos al salir de él se sientan orgullosos de serlo".

Permalink ~ Comentarios (1) ~ Comentar | Referencias (0)
Etiquetas:

Noticias desde el Oriente del Planeta Tierra.

Por Eugenia Roldán Vera - 2 de Enero, 2016, 10:46, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

Diciembre 2015. Las piedras en Jerusalén tienen una energía de dogma y de muerte, de conflicto, de muros, de lamentos y de sangre. El cristianismo, el islam y el judaísmo son herencias demasiado pesadas que, más que convivir, acentúan las diferencias de los habitantes de la ciudad ya de por sí partidos por muros y leyes. Es difícil elevar el espíritu ahí. En Belén, la energía es de madre tierra, cálida, acogedora, muy sencilla. En las montañas de Jericó la roca contiene al espíritu que quiere salirse y volar. En el valle, entre el desierto y el oasis, se alza el monumento palestino al retorno. El mar muerto, donde las piedras flotan antes de caer al agua, no es de nadie; es de la sal y de la neblina y del aire. Todo en esta tierra está transido por el dolor y la esperanza, la historia que no termina, el amor, el odio y la injusticia.

La literatura como mercancía

Por Leócrates - 31 de Diciembre, 2015, 11:35, Categoría: POLÍTICA Y OPINIÓN

(30/XII/2015) Hoy si ha estado muy mal la venta: tan solo un libro y muy barato. De repente decido a darle rienda suelta a una idea que ya traía y me pongo a buscar varios libros con precios entre 45 y 75 pesos. Dicen que no hay cosa peor que un idiota con iniciativa, pero hoy amanecí con algunos gramos de autoestima. Una vez que tengo tres docenas los amontono cerca del aparador con un letrero que dice $50 pesos. Para no verme gandalla con mi empleador, "dono" tres libros míos algo maltratados, uno de Eco y dos de García Márquez (para también correr riesgos y pagar mi parte de responsabilidad). En menos de lo que aletea un colibrí, El nombre de la rosa pasa a otro dueño. El nuevo dueño, en cuestión, es un muchacho de unos 20 años que venía buscando "algo que leer". Le platico someramente la trama de la famosísima novela de Eco y le brillan los ojos, saca su billete y sale disparado; conozco ese comportamiento, hace tiempo yo era así y me devoraba los libros con un hambre de niño de hospicio intelectual.

Viene un señor de edad y me pide algo de algún ganador del Nobel, le ofrezco los de García Márquez y me dice que no, que ya le perdió el gusto, no el respeto pero sí el gusto. Me viene a la mente Solschenitzin para recomendárselo, pero no digo nada. Entre el montón de libros de 50 pesos encuentra uno que se títula Cinco novelas clave de la literatura hispanoamericana de un tal Antonio Sacoto, lo hojea un poco, ve el índice y me dice: -"Este". -"Las he leído todas, sabe usted...creo que va a ser interesante conocer la opinión de otra persona sobre estas maravillosas obras". Le respondo que sí, que seguramente va a ser muy interesante porque "no sólo son cinco novelas clave de la literatura hispanoamericana sino de la literatura universal". Entablamos charla entonces sobre las exquisiteses de las letras y terminamos hablando sobre El Quijote. Me dice:-"Nunca he podido pasar de los molinos de viento". -"Yo sí, pero nunca he llegado al final...¿Sabía usted que en este año se cumplen 400 años de la publicación de la Segunda Parte del Quijote?...¡No! Pues así es, en un inicio, El Quijote no era tan largo como lo fue después y, de hecho, es posible que sea la primera novela propiamente dicha en donde los personajes principales tienen un desarrollo psicológico complejo, antes de eso, los Míos Cid y los Roldanes eran cantares de gestas, siempre de los personajes de la nobleza y siempre de los vencedores...a Don Quijote y a Sancho Panza, el choque con la realidad los va moldeando, los va transformando a lo largo de la trama de sus singulares aventuras, no terminan siendo como eran...".

La presencia de un nuevo cliente me detiene de mis desquiciadas disertaciones y me tengo que despedir del cliente anterior. No me molesto, al fin de cuentas mis esquizofrénicas opiniones no deben ser fomentadas por más de algunos minutos. Me dispongo a atender a otra persona con no sé qué gustos, intereses o manías. Y resulta ser un individuo muy chistoso y muy grosero; me pregunta por un título que no está y luego me pide que le recomiende algo "interesante de a de veras". A todo lo que le sugiero dice que no de forma tajante y altanera. La neurosis ajena me divierte mucho, por eso digo que es muy chistoso, pero después de un rato de intentar atenderlo me comienzo a impacientar tratando de que no lo note. Casi a punto de sacarme de quicio, abruptamente decide irse y yo vuelvo a respirar a todo pulmón. ¿Y esos corajes quién me los paga?

Llega una señora, pone dos bolsas llenas de libros sobre aparador y me pregunta a quemarropa: -"¿Cuánto me da...? Y tenga en cuenta que ya soy clienta...". Reviso el material. Nada extraordinario, sólo una que otra cosa de interés general. De hecho, le devuelvo más de una tercera parte porque son libros de texto escolar, carísimos en su temporada, pero comercialmente insignificantes después de su uso. Hasta abajo encuentro Caballo de Troya 1 y 2 junto con Azteca de Gary Jennings (que se lee en México mucho más que La visión de los vencidos de León Portilla). No es literatura que me atraiga, pero esos tres títulos están en la lista de "cotizados". Le digo: -"Le doy $50"-"No; quiero $100 de menos, fíjese que vienen dos caballos de Troya y un Azteca...". No sé porque carambas, pero me surge un impulso que no puedo detener y con toda la intención de hacerla enojar le pregunto irónicamente: "¿Están buenos? ¿De qué se tratan?". Se me queda viendo como si yo fuera marciano. Me carcajeo para mis adentros, pero no se lo hago notar...-"Le doy 60". -"70 y órale!". -"Va que va". Le pago y me dice: -"El otro señor me daba más". No le creo en lo absoluto, yo apenas soy aprendiz en esto de comerciar con libros y sé que precisamente ese es el negocio de los libros usados: comprar lo más barato posible y vender lo más caro que la demanda de los clientes y la moda lo permita. Pero total, no lo hice tan mal para ser la primera vez.

Llevo los libros al área de nuevas adquisiciones, anoto el gasto y una brevísima descripción del lote comprado; acto seguido, pongo el Caballo de Troya I en el aparador y casi me lo arrebata un cliente. Como está muy maltratado, se me ocurre decirle: -"$70". El individuo saca el dinero y paga sin chistar y se va. ¡Ver para creer!

¿Y yo de qué me quejo si, hace algunos años, para conquistar a una ladie pseudointelectual me tuve que echar tres libros de Coelho al hilo y decirle que eran una maravilla? Además me la pasé muy bien con ella y los libros los canjeé después con un amigo por Las variedades de expériencias religiosas de William James. La vida es muy corta como para asesinar a todo aquel que no haya leído a Nietzsche.

Hablando al chile, también hay veces en que me la creo que el universo entero conspira para que yo logre mi leyenda personal. Nomás que en mi caso, el azotón con la vida real cada vez es peor. Lo que sí es indiscutible es que existe una enorme demanda de literatura como moda, como mercancía en el mercado de las personalidades. Pero aquí no estoy para juzgar las lecturas de nadie, cada quien puede tener las patologías literarias que le vengan en gana y la simple estrategia de venta dio resultado y salvo el día. Mañana otro día será.

Visiten:Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul

MEXI-SONETO

Por Juan Cervera Sanchís Giménez y Rueda - 14 de Junio, 2015, 14:29, Categoría: JUAN CERVERA: VIDA SIN FIN

Por la palabra México transito

y en la palabra México, cautivo,

soy libre y, como México, revivo

y con México canto y resucito.

 

México siempre bello y exquisito

y a la vez violento y compasivo.

México humano, mágico y creativo.

México deslumbrante e infinito.

 

México de los máximos  extremos

y de un extremo a otro fascinante.

México colorido y misterioso.

 

México donde todos, Dios, cabemos.

México, casa abierta al caminante.

México siempre noble  y generoso.

 

JUAN  CERVERA  SANCHIS Y GIMENEZ Y RUEDA

 

2015

Visita:

 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin

MONSTRUOS

Por Jesús Leonel Puente Colin de Anda y Álvarez - 22 de Mayo, 2015, 5:01, Categoría: General

Para Rodrigo Marroquín Posada, cada vez menos hijo de mi Master y más mi gran amigo.

Asistí al primer encuentro del proyecto EL AULA DEL ESPECTADOR de la UNAM y quedé maravillado con el resultado.

Algunas veces he escrito reseñas de libros, de películas o de algún evento cultural de diversa índole; sin embargo, con el teatro nunca me aventuré a reseñar --¡mucho menos o criticar!-- porque más que los libros, el cine, u otra actividad artística; para mí, desde niño, el teatro (especialmente el bien hecho), tiene mucho de misterio, tiene algo de sagrado, mucha magia e infinidad de mounstruos...¡Sí, mounstruos! Así llamó Sergio Jiménez a los actores (a los buenos actores) en el prólogo que escribió para el libro Teoría y praxis del teatro en México.

Copio aquí literalmente la cita (citar, como bien se sabe, es la manera más elegante de plagiar, pues muchos solo se roban las ideas de otros y a veces hasta las patentan):

"Los actores sudan, se desgarran las vestiduras y las gargantas. Lloran. Durante 25 siglos ¡cuántas lágrimas se han derramado sobre este misterio! Los MONSTRUOS* pierden su propio rostro, modifican sus hábitos; aprenden cómo se fuma pipa y se adiestran en diversos métodos para asesinar. Practican esgrima y entrenan su voz. Estudian para comprender los estados de la santidad o las alternativas de la sexualidad. Y los monstruos sufren. ¡Ah, cómo sufren!"

Y así pues, siguiendo el texto de Jiménez, uno cae en la cuenta de que, en las puestas en escena realmente valiosas, sublimes, los monstruos se despersonalizan y más que representaciones realizan encarnaciones (un mal actor nomás sale a ganarse los aplausos, equívoco alimento que puede empacharlo o envenenarlo si es falso, burocrático, obligado o acrítico).

Me atrevo ahora, con mucho temor, a escribir sobre el teatro; no como un estudioso, porque disto mucho de ser un experto en nada y menos en teatro, pero, precisamente, llegué a El aula del espectador gracias a que soy un miembro de la comunidad Entusiastas del teatro y hasta tengo mi número, el 238. De vista conozco a algunos asiduos al teatro, también ubico a Enrique Singer, director universitario de todo este asunto de los Hamlets y de las Antígonas, de los Faustos y de los Godots, de las Medeas y de los Don Juanes... No sé qué clase de persona será en realidad, pero nomás por ser quien dirige esta especie de religión pagana, TITÁNICA Y EFÍMERA a la vez, le tengo un cierto aprecio y mucho respeto.

El primer encuentro del Aula del espectador se realizó el martes 19 de mayo de 2015 en la Sala Carlos Chávez del Centro Cultural Universitario, locación que de suyo también tiene una belleza, una magia y un misterio muy especiales para mí, desde niño (y ya ven lo que dijo Freud acerca de que la infancia es Destino).

Este primer encuentro versó, paradójicamente, acerca de la obra El último encuentro, de Christopher Hampton. Basada en una novela de Sándor Márai. Adaptación y dirección de Raúl Quintanilla. El dramatis personae Sergio Klainer (Henrik), Javier Díaz Duenas (Konrad) y Martha Matiella (Nini, quien a sus 83 años realizó su debut, cosa que requiere un grandísimo valor).

La sesión constó de tres partes:

1. Anécdota de la obra por parte del coordinador, Luis Conde

2. Charla con el actor principal, Sergio Klainer, y el director de la obra, Raúl Quintanilla.

3. Retroalimentación con el público.

Muchas ganas de participar tuve yo, pero afortunadamente me contuve porque casi estoy seguro que hubiese dicho alguna barbaridad por lo contento y emocionado que estaba.

Y bueno, ahorita ya es de madrugada y mi cerebro no da para más...

En unos días continúo con este texto y, espero, con varios otros...

]]]

VISITA: Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul

El Alquimista o de cómo alcanzar la plenitud o al menos el éxito financiero como escritor

Por Gilberto Soriano - 2 de Diciembre, 2014, 11:42, Categoría: NO SON CUENTOS

ESFINGE

Leo me mandó un mensaje: Léete El Alquimista y escribe un texto. Joder. "¿Te refieres al libro de Coelho o al cuento de Lovecraft?", le contesté,  aunque muy en el fondo sabía que la respuesta era más que obvia… "¿En serio, Leo, voy a leer a Coelho? No me jodas". No está de más mencionar que este señor es uno de los autores más vendidos y leído por las masas y a la vez el más odiado por el círculo intelectual. "No quiero decirte no, pero…" Total, qué podía perder al leer la novela ¿tiempo? Cuando uno está desempleado el tiempo es lo que sobra. Además, siempre he dicho que el oficio del reseñador" es como el del buen mecánico: tiene que arreglárselas ya sea con un vocho o con un BMW.  Leer a Coelho, ja. Cosa sencilla. Un reto más. "Perfecto, lo leeré y te mando el texto".

            La novela posee una historia sencilla. Y ese es el objetivo; no se puede esperar más de un escritor de superación. Así que lo primero que hice, antes de dedicarme a leer la novela por completo, fue dejar a un lado mi bagaje cultural y mis pretensiones psuedointelectuales. No quería sesgar mi lectura. Debía ponerme en un papel de lector primerizo, por no decir ingenuo, para así, según yo, disfrutar al cien la novela de Coelho.

            Doscientos cinco páginas más un cuestionario para estudiantes es el corpus de la obra. "¿Cuál era el objetivo de Santiago al volverse pastor de ovejas?", "Para ti, ¿qué es la leyenda personal?". Vaya, la guía del estudiante, sugerida por los editores o quizá por el mismo Coelho, representó para mí toda una complicación. Mejor vayamos a lo importante, la trama: Tomemos a un pastor que sueña con un tesoro, agreguemos a un guía espiritual y unos cuantos personajes secundarios. Enfrentemos al protagonista a problemas cotidianos. Finalmente, revolvamos todo y reflexionemos "filosóficamente"  las trivialidades de la vida... Todos sabemos que la vida es canija, claro, pero con la ayuda de Dios y de nosotros mismos podemos lograr todos nuestros sueños. Voilá, fin de la receta. Tenemos una de las novelas más vendidas y leídas de nuestro tiempo…

El acierto de Coelho reside en apelar a las emociones por medio de la retórica sencilla, por no decir, barata. Se aprovecha de las depresiones, los temores, la sed de éxito y sobre todo de la fe entendida como una religión new age de la sociedad para vender un producto milagro: una guía para resolver los problemas. Si bien, el autor trata de divulgar, por medio de un lenguaje común, las enseñanzas filosóficas antiguas −dígase presocráticos y la filosofía oriental, por no mencionar a Heráclito o a Pitágoras, por respeto−, fracasa en el intento, pues la filosofía antigua no es receta para alcanzar la plenitud ni el éxito entendido en la actualidad: poder, dinero, deseos o tesoros, sino todo lo contrario, son problemas que nos traen más problemas.

Hay que ser sinceros, quizá el fracaso intelectual de Coelho sea la causa de su popularidad. Pues ¿quién diantre quiere leer a los presocráticos o los filósofos antiguos? Nadie, bueno, muy pocos. Ya tenemos demasiados problemas económicos y sociales, que lo que deseamos es una solución rápida, un escape o, al menos, una ayudadita.

Lo malo, independientemente de su literaturidad y argumentos, es la forma en que aborda la condición humana. La autoayuda en lugar de hacer reflexionar al lector, le brinda un camino idílico para abordar y conducir su vida. Todos los problemas se resuelven gracias al Cosmos y a Dios, sólo basta creer en ellos. No sé, aquí mi parte escéptica pone en contraste toda la reflexión del autor. Si pongo mis problemas en manos de Dios, el universo o los aliens y ellos conspiran para que todos mis problemas se resuelvan, para qué diablos me mato en reflexiones y estrategias que ayuden a cumplir mis objetivos. La fe es indispensable para el humano, no cabe duda, pero no hay que dejar a un lado la acción y la razón.

Este pensamiento de dejar nuestros problemas a entes divinos que conspiran para que todo se cumpla, es el boom y la mina de oro de Coelho. En una sociedad tercermundista como la nuestra: en donde la economía, la sociedad y la política están en plena decadencia y corrupción, lo que la gente busca son escapes sencillos para salir de su realidad. Por desgracia, estos escapes son: la televisión, la religión y la literatura de autoayuda.

En fin, debemos tener en claro que el target del autor son: a) las personas no lectoras con pretensiones a acercarse a la lectura; b) los estudiantes de secundaria y nivel medio, o eso sugiere la guía; y c) los lectores de autoayuda. Tomando en cuenta estos sectores, no quiero satanizar a Coelho. Posiblemente su literatura sirva de  apertura para descubrir otro tipo de lecturas. Y si ese es su objetivo, aplaudo su acierto, en este país lo que necesitamos son  más lectores… Amen.

ULTRADERECHA MALTRECHA

Por Leonel Puente - 3 de Septiembre, 2014, 6:28, Categoría: CHOBOJOTLÁN

El fruto republicano

Reseña de la exposición crítica Ultraderecha maltrecha, de José Sacramento.

Ser espectador es denigrante.

Juan Cervera Sanchís.

*

 

La obra de José Sacramento (México, 1975) se caracteriza por una combinación de elementos lúdicos y oníricos, entremezclados con los objetos de la realidad cotidiana; y si ya en proyectos anteriores había dado él muestras de un sentido crítico con respecto al mundo circundante, en su más reciente exposición, titulada Ultraderecha maltrecha, Sacramento ha puesto su talento al servicio de la denuncia con enfoque social sin renunciar a su estilo "surrealista contemporáneo".

 

La exposición Ultraderecha maltrecha, desde su origen conceptual, no fue creada ni desarrollada con fines meramente comerciales y está integrada por diversos trabajos que se insertan en varias disciplinas artísticas entre las que destacan la pintura, el dibujo, el collage, el arte-objeto (principalmente cajas-objeto) y la instalación.

 

Ultraderecha maltrecha, en palabras del mismo autor, "es un proyecto que nace con el objetivo de denunciar el autoritarismo de los gobiernos que han tenido el poder federal durante distintas épocas de nuestra historia y han hecho un uso indebido y reprobable tanto del ejército como de los recursos naturales y que, además, se han enriquecido ilícitamente".

 

El proyecto itinerante Ultraderecha maltrecha no está destinado únicamente a exponer, sino a exhibir, sin concesiones, las incongruencias del salvaje neoliberalismo y a fomentar una conciencia histórica—cosa que puede resultar poco halagüeña—en el público; especialmente en el pueblo mexicano tan dado al olvido, a la indiferencia, a la desesperanza o al olímpico valemadrismo (que sintetiza y rebasa los tres aspectos anteriores). Refrescando algunos ejemplos, ¿quién está al tanto, o se atreve a recordar, que los derechos de autor de la imagen de la tan venerada Virgen de Guadalupe pertenecen a un empresario chino, que el penacho de Moctezuma se expone en un museo austriaco, o que el copyright del mismísimo Himno Nacional Mexicano pertenece a un consorcio estadounidense? ¿Quién puede refutar que Los muertos siempre los pone el pueblo (título de uno de los óleos cuya temática es la guerra cristera)? ¿Quién se pregunta—y no sólo en términos abstractos— ¿Cuántos muertos más ha de dejar la guerra contra el narcotráfico? Ocurren hechos que, de tan evidentes, nadie se toma el tiempo de analizar; como Cuando una gran fortuna se logra creando mucha miseria. Honorato de Balzac ya lo decía: "detrás de cada gran fortuna hay un crimen".

 

Ultraderecha maltrecha no es recomendable para un público autocomplaciente y mocho, cuyo concepto del arte no rebasa los límites del simple entretenimiento, de la recreación estética o del afán coleccionista. Los lúdicos trazos, las oníricas formas—muy propias de Sacramento—no están esta vez avocadas a la pura y sublime representación, sino que pretenden estimular a su interlocutor para que se informe y sea consciente de la dura y decadente realidad que nos ha ido heredando el conjunto de nuestros corruptos gobiernos, eso sí, solapados por nuestra generalizada postura pusilánime ante todo tipo de abusos. Nunca como ahora, las palabras del poeta han sido tan certeras: "ser espectador es denigrante".

Hoy no quiero salir

Por Rabensburgovich de Rueco - 26 de Junio, 2014, 6:30, Categoría: PICOS Y QUIMERAS

 

Hoy no quiero salir. Me quedaré dentro de mi refugio antibombas donde no hay viento, ni ruido, ni luz o cualquier manifestación que siquiera insinúe que tengo que salir del letargo, que tengo que despertar y vivir una realidad que nunca escogí para mí.

Quiero estar oculto en la penumbra alcoholizada de mis cuatro paredes delirantes, fumarme al mundo que se olvida de que alguna vez un subversivo, insurrecto e ingobernable joven vivió con el único propósito de transformar ese sistema que lo adiestró con insensible tecnología y que le cambió cualquier forma de amor por dinero y toda companía por objetos.

Volaré dentro de mí mismo, soñando y construyendo una utopía inalcanzable, tan sublime y deseada por un niño moribundo que susurra en mi cabeza tristes canciones de cuna que jamás escuchó.

Así como crecí, escojo morir. Me olvidaré de todo lo que se olvidó de mí, incluyéndome; hablaré con la sombra acechante, fiel compañera y terrorífica madre. Siento sus besos en mi frente, recuerdo sus abrazos, fríos y crueles sustitutos de los que nunca tendré; y a pesar de todo, le agradezco por haberme adoptado.

Hoy no quiero salir. Esperaré la hora funesta en que la muerte palpitante venga a visitarme y riéndose en mi cara me dé las peores noticias que puedo escuchar: "Aún no es tiempo".

El Blog

Creative Commons License
Esta obra está bajo una
Licencia de Creative Commons.

Calendario

<<   Junio 2017    
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chobojos
 
 Proyecto Cultura Chobojos - Vida sin fin
 
Proyecto Cultura Chobojos – Fotografía 366
 
Proyecto Cultura Chobojos – El círculo azul
 
Proyecto Cultura Chobojos – La Jauría
 
Proyecto Cultura Chobojos – Toma Todo
 
Proyecto Cultura Chobojos - Chistes x Kilos
 
 

Baja gratis el PDF de:

Baja la versión digital de Toma Todo

Suscríbete a CHOBOJOS


Suscribir con Bloglines

Archivos

Sindicación RSS

Add to Technorati Favorites

BloGalaxia

Directorio de Weblogs

Culture Blogs - Blog Catalog Blog Directory

The House Of Blogs, directorio de blogs

blog search directory

Directory of General Blogs

Casinos

blog rating and reviews

BlogESfera Directorio de Blogs Hispanos - Agrega tu Blog

Blogarama - The Blog Directory

TopOfBlogs

terrenos

Blog Ping

Alojado en
ZoomBlog